La Difusión preventiva: hacia el visitante protector

Aquí está el nuevo número de Miradas desda la copa:

En esta ocasión, los contenidos están dedicados monográficamente a la Difusión preventiva. Pero, ¿qué es eso de la Difusión preventiva? En pocas palabras: sensibilizar a los visitantes de museos y otros atractivos patrimoniales de su fragilidad, con la sana intención de convertirlos en aliados que ayuden en la difícil tarea de conservarlos sin por ello dejarlos de visitar.

A continuación de unas pocas páginas que sirven de sostén teórico, hemos planteado:

a) Un modelo de interacción preventiva para productos patrimoniales, bautizado con el nombre de Modelo Batiscafo

b) Una pequeña colección de píldoras de Difusión preventiva, con las que queremos poner sobre el tapete alguna de las muchas posibilidades que ofrece la comunicación para llegar de forma impactante y efectiva a los visitantes, marginando los típicos pictogramas de prohibición.  

En este número he tenido la suerte de contar con la colaboración de dos colegas de la Universitat de Vic, Guillem Marca y Oreste Attardi, especialistas en branding, comunicación corporativa, publicidad, técnicas de comunicación no convencionales y márqueting. Y con las diestras manos de Sil Barrios para la maquetación de la e-revista y el diseño de las píldoras.

Esperamos (¡deseamos!) provocar un debate abierto sobre el tema.

Para los que añoren el papel y quieran imprimirla, aquí pueden desgargarla en formato pdf: Miradas desde la copa_03

8 comentarios

Añade el tuyo

Visitando la exposición de Diego Rivera en Coruña en compañía de mi madre, hace ya unos años, comprobé el efecto adverso de las prohibiciones; ella que es una persona con mucha sensibilidad hacia todas las artes, en especial la pintura, en cuanto le dijeron que no podía hacer fotos esperaba un descuido del personal de la Fundación para sacar su cámara minúscula y, con gesto travieso, hacer fotos de los cuadros que más le gustaron…hoy que echo un vistazo a tu publicación, la asumo como una invitación a la reflexión y a la acción, gracias! por el esfuerzo y su resultado. Un abrazo!

Marlene, gracias por compartir las travesuras de tu madre. Debe ser parte de la condición humana: cuando se nos prohibe algo hay la necesidad de hacerlo si se considera que nuestra acción individual no es muy grave.
Y gracias por las felicitaciones. Marlene, saber que el tema interesa, invita a la reflexión y a la acción es precisamente lo que se busca.
Que lo pienses y lo quieras comentar públicamente hace que el esfuerzo se vea ampliamente recompensado.
¡Un fuerte abrazo!

Considero todo un reto que todos los visitante respeten los bienes culturales (todavía más los no motivados). Ya que los valores morales de cada persona están influenciados por su cultura, por su entorno más cercano, sus vivencias, su educación, su estado de ánimo… son muchos factores a tener en cuenta.

Cada día recibimos un bombardeo de mensajes y además somos selectivos a la hora de elegir la información por lo que sino te interesa el patrimonio cultural todavía es más difícil.

Y si añadimos la respuesta de Santi “debe ser parte de la condición humana: cuando se nos prohibe algo hay la necesidad de hacerlo si se considera que nuestra acción individual no es muy grave». Pero creo como han dicho en el texto esa prohibición se puede transformar “una información en tono positivo y contractivo de aquello que se espera de él”.

Pero para ello requiere un esfuerzo intentar crear una “comunicación positiva” con el visitante. Requiere pasar de una fórmula simplista de prohibición que se entiende de forma internacional a una forma más cercana de comunicación como por ejemplo comentaban “La implicación directa de los gestores-conservadores en los procesos de difusión que se establecen con los públicos de la institución”. Me hace pensar en muchas madres que le dicen a los niños “No cojas eso que es caca”. En vez de darle una explicación de porque no pueden coger dicha cosa porque sea perjudicial para su salud… evitando que reflexionen y que entiendan un porque. Dando una solución momentánea e ineficaz. Creo que si hubiera una mejor comunicación con los visitantes, un feedback, un vínculo, se crearía una implicación emocional. Creo «Píldoras de difusión» es una opción muy original, llamativa y fácil de recordar.

Para finalizar me gustaría felicitar al autor de las “píldoras de difusión preventiva”. Me ha gustado mucho: “Declárale tu amor en Facebook”.

Gracias por compartirlo.

Sheila JF

Sheila, no puedo estar más de acuerdo. Si las cosas se plantearan de forma diferente, la visita a museos y monumentos sería memorable, de las que no se olvidan, vaya.
Mil gracias por el comentario.

Realmente me ha parecido un gran trabajo que debe de tenerse muy en cuenta, dentro del ámbito patrimonial. Es una visión fresca e innovadora que aporta un cambio entre la visión prohibitiva de preservar el patrimonio y la visión motivadora proactiva de este modelo y, en especial, de la escalera de interacción preventiva. Felicidades por su aportación

Gracias Jaume. Esperemos, como dices, que se tenga en cuenta. Cuando hay cosas que pueden ayudar con sólo hacer pequeños cambios, debería intentarse. La lástima es que esos pequeños cambios son en realidad un paso de gigante para muchos gestores. De todas formas, seguiremos perseverando hasta convencer algún día al gestor de un atractivo patrimonial para que aplique el modelo de forma integral.
Saludos, y una vez más agradecerte tus amables palabras: más allá de saber el número de personas que han leído el tercer número de la e-revista, lo realmente interesante es conocer su opinión.

Deja un comentario