Comunicando el museo (y tres). Como crear una marca gráfica sin prostituir la cultura

post_6_imagen1

No hay dos sin tres. Y vaya tercer tema a tratar: la creación de marcas gráficas en el mundo de la cultura. Y quien mejor para hablar y hacerte reflexionar que Norberto Chaves, un referente del diseño gráfico a lado y lado del charco.

Su charla empezó con una batería de preguntas, unos certeros disparos que me activaron rápidamente la(s) neurona(s) semi-aletargada(s) -¡deberían prohibir conferencias a la hora de la siesta!-:

“¿Cómo vender la cultura y acumular prestigio, cuando los códigos de venta son incapaces de prestigiar?”

“¿Cómo encontrar un vínculo armonioso entre la retórica de la cultura y la retórica comercial?”

En definitiva, como ser suficientemente hábiles para crear esa condensación gráfica que representa en cuerpo y alma una institución cultural como el museo, sin caer en la banalización, en la pasteurización de la cultura.

Para Chaves, la clave de lo que se debería tener en cuenta cuando se crea ex novo o se rediseña una marca gráfica se podría sintetizar en tres adjetivos: sobrio, pulcro y fino. En fin, todo aquello que se condensa en el bello mantra funcionalista acuñado por Mies van der Rohe “Menos es más”.

Y obviamente pulsó las teclas de lo que no se debería hacer cuando se diseña una marca visual: seguir la pulsión a la coloquialización, la compulsión a la originalidad, a la singularidad; evitando la introducción en los logotipos de museos de guiños, de abalorios innecesarios. Obsesión que en muchos casos supone el nacimiento de lo que mi amigo (desaparecido y siempre recordado) Gabriel Díaz Meyer llamaba “monstruos gráficos” o “logopedos”.

Y para demostrarlo puso el ejemplo de los buques insignia de la museística internacional. Cuanto más poderoso y potente es el museo, más sencillo es su logotipo. Sólo hace falta dar un vistacillo al logotipo del Museo del Prado, del Louvre, del MoMA

Pero como decía al principio, me hizo pensar… Es cierto que estos museos tienen una cara gráfica sencilla, básicamente porque ya están posicionados en la mente de los consumidores. Pero, ¿y los que acaban de nacer y tienen que abrirse paso? ¿Serviría también para ellos el mantra funcionalista o sería mejor el postmodernista de Robert Venturi: “Menos es aburrido”?

Sigo pensando, se aceptan comodines de la llamada…

6 comentarios

Añade el tuyo

Hola me encantó el escrito sobre todo que estamos por crear un museo en una universidad y el tema me apasiona, pues a pesar de que soy diseñadora gráfica esto de utilizar imagenes sencillas es lo que más me encanta. Si tienen más información al respecto envienmela por favor.

Saludos
Mary Carmen Aranda
León, Gto. México

Hola Mary Carmen,
Aunque el planteamiento de Norberto Chaves era sumamente interesante y pertinente, creo que finalmente todo depende de los que se quiera y necesite trasmitir a partir de la marca visual. En muchos casos lo óptimo será el menos es más, pero en otros posiblemente se pueda plantear algo más abierto. Ya sabes, a veces menos es aburrido. Como he comentado en un conjunto de tres post, la última tendencia es todo lo contrario: las marcas dinámicas.
Un saludo

Hola Santi, a que te refieres con marcas dinámicas……

Saludos
Mary Carmen
(Prefiero preguntar a omitir lo obvio)

Hola de nuevo, Mary Carmen,
Básicamente la posibilidad que el elemento básico de identificación de la marca, el logotipo, tenga declinaciones de importancia. Creo que lo mejor es remitirte a los tres post que he escrito sobre el tema (https://www.comunicacionpatrimonio.net/?p=908, https://www.comunicacionpatrimonio.net/?p=945y https://www.comunicacionpatrimonio.net/?p=947) en los que hablo sobre ello basándome en algunos ejemplos interesantes.
Por cierto, enhorabuena por seleccionar la opción más inteligente cuando te enfrentas a una duda: preguntar.
Saludos.

Solo agradecerte el recordatorio que has hecho a mi hermano Gabriel, me ha emocionado el ver que hay personas que recuerdan su trabajo y las ganas de enseñarlo a sus alumnos, simplemente Gracias

Alberto, tuve el placer de conocer a tu hermano e incluso de trabajar un poco con él. Te puedo asegurar que es las personas que SIEMPRE recordaré. Citar sus ideas es para mí una forma hermosa de mantener vivo su recuerdo.
Un fuerte abrazo,
Santi

Deja un comentario