Posts Tagged ‘Restauración’

La restauración monumental. Un debate sobre la autenticidad y la ocultación

Martes, mayo 9th, 2017

Restauración monumental

“En el fondo, todos llevamos un

pequeño Viollet-le-Duc en el interior”

Jesús Cuartero

Hace ya bastantes años, tantos que ya no recuerdo cuando fue, durante una visita a la Seu Vella de Lleida, paseando por su claustro gótico, maravillándome con sus exquisitas tracerías (soy goticofílico diagnosticado), empecé a fijarme en algo que hasta entonces no me había (pre)ocupado: las piezas realmente góticas eran las menos.

Me volvió a pasar visitando el Conjunto monumental de la Alhambra y el Generalife. En los Palacios Nazaríes, una porción importante de los atauriques y mocárabes me parecieron labrados por cristianos de los siglos XIX, XX y XXI.

Desde entonces es algo que me ha perseguido con mayor o menor intensidad. Tras visitar, hace poco, la Catedral de Notre-Dame de Strasbourg y la Lonja de Valencia, el tema me dejó de perseguir. En esos dos bienes culturales ya me alcanzó, impactando en mis neuronas como un obús.

En esas dos joyas góticas, ambas en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO, no sólo vi el trabajo de una necesaria restauración monumental y conservación, vi algo más.

Se podría decir que la Catedral de Notre-Dame de Strasbourg es una joya de la arquitectura gótica de los siglos XIII-XV, continuada en el XIX, XX y XXI. Yo diría que la mayor parte de las ricas decoraciones y la escultura monumental que la decoran son fruto del trabajo de reconstrucción de los últimos tres siglos.

Estrasburgo

Y atención, no hablo sólo de la escultura que decora sus fachadas, cuyos originales se conservan mayoritariamente en el Musée de l’œuvre Notre-Dame, hablo de toda la decoración típicamente gótica que la tapiza de arriba a abajo.

Normal, teniendo en mente imágenes que permiten ver las afectaciones que tuvo la catedral por los bombardeos durante la Guerra Franco-Prusiana de 1870.

Estrasburgo

En cuanto a la Lonja de la Seda de Valencia, se puede decir que es una espectacular muestra de la arquitectura civil gótica de los siglos XV-XVI, continuada en los siglos XIX, XX y XXI.

Un porcentaje elevado de elementos decorativos y escultóricos del interior y de las fachadas han sido reintegrados en sucesivas restauraciones acometidas a partir del siglo XIX. Basta ver la fotografía de Jean Laurent (1870) para comprobar la inexistencia de almenas en la torre y de tracerías en los ventanales de la Sala de Contratación.

La Lonja

Atención, no dudo que en la casi totalidad de las restauraciones monumentales realizadas en los últimos años, esas reconstituciones sigan fielmente las estructuras originales. Por ejemplo, en la Sala de Contratación de la Lonja de Valencia, con su famosísimo bosque de columnas helicoidales, las piezas reintegradas en las basas lo hacen.

La Lonja

Las restauraciones monumentales van aportando nuevas estratificaciones a los monumentos intervenidos. Nada que objetar, ya que los monumentos son entes vivos que necesitan de una puesta a punto cada cierto tiempo.

Otro cantar es lo realizado siglos atrás, muchas veces convertido en falso histórico. Se pierde la noticia de su ejecución y pasa a identificarse como materia original.

Atención, al decir esto no estoy criticando las restauraciones monumentales del siglo XIX o buena parte del XX. En el momento en el que se hicieron, seguían criterios aceptados en la época.

¿Por qué se oculta esa realidad al visitante?

El principal problema es la nula información que se ofrece al visitante. En poquísimas ocasiones, contadas, he visto materiales de difusión o dispositivos de mediación in situ que dediquen una porción de lo que explican a hablar de esa “vida durante siglos” de monumentos como los comentados. Lo usual es no decir absolutamente nada. Y si se hace, se habla genéricamente de restauraciones, sin especificar gran cosa.

Esa falta de información comporta que los visitantes crean que están visitando unos edificios maravillosamente conservados aún con el paso de los siglos. Y no creo que nadie dedicado a la gestión del patrimonio cultural (que sea mínimamente profesional) quiere engañar a los visitantes.

1914, Catedral de Reims: devastada por las bombas y el fuego durante la I Guerra Mundial. ¿Tan difícil, tan insufrible es ofrecer al visitante fotos como la que viene a continuación?

Reims

Fotos como ésta, permitirían que el visitante tuviera muy presente lo que pasó allí, y, sobre todo, le permitiría saber que la cabeza del famoso Ange au Sourire fue arrancada de cuajo y, como un puzle, recompuesta y recolocada por un escultor en la segunda década del siglo XX.

Reims 02

[Fotos: Fototeca del Patrimonio Histórico, Gallica de la BnF y Miradas desde la copa]

Si la historia vivida y sufrida por el patrimonio a lo largo de sus siglos de vida es un valor más, ¿por qué no se explica esa historia?

Aviso, no me sirve la clásica ocurrencia que alguna vez he tenido que escuchar y soportar estoicamente en boca de algún gestor, de una petulancia insufrible: “el visitante tiene que venir informado de casa”.

Bonus track

Jaume Prat (2017), “Limpiar la escena del crimen”, Arquitectura entre d’altres solucions.

El diseño de lonas protectoras y la tercera vía de la creatividad

Lunes, diciembre 12th, 2016

A las lonas publicitarias y miméticas, se le puede sumar una tercera vía para diseñar lonas protectoras: la que se sirve de la creatividad como ingrediente principal.

Miradas_desde_la_copa

Aunque poco explorada por los responsables de la restauración de edificios históricos, ya existen algunos buenos ejemplos que permiten ilustrar y valorar esta otra posibilidad.

Uno de ellos, ya comentado en Miradas en el post Monumentos en restauración. Cuando la lona puede marcar la diferencia, fue la lona que se colocó en el Hôtel Altenloh de la plaza Real de Bruselas durante su adecuación como futuro Musée Magritte Museum (en 2008). Una lona escenográfica que partía de una obra de René Magritte, L’Empire des Lumières.

Un ejemplo muy lejano al que últimamente se le pueden sumar otros dos más cercanos en el tiempo: uno en Londres y otro en Salamanca.

Durante la restauración de la Banqueting House (empezó en diciembre de 2015), los Historic Royal Palaces encargaron al estudio Northover&Brown el diseño de una lona protectora.

Partiendo de una base mimética, se crea un interesante trompe l’oeil: “rasgando” la lona deja ver una de las obras maestras del edificio diseñado por Inigo Jones, The Apotheosis of James I, el panel central de la cubierta de la sala principal pintado por Rubens.

Miradas_desde_la_copa

Miradas_desde_la_copa

[Fotos: Northover&Brown]

El otro ejemplo, más cercano, se puede ver en la restauración de la Fachada Rica y fachadas laterales de las Escuelas Mayores de la Universidad de Salamanca. En este caso es un interesante ejemplar de lona que bascula entre la opción creativa y la mimética.

Diseñada por porENDE estudio gráfico, juega también con el trampantojo. En este caso se sirve de letras, vinculadas con los manuscritos e incunables que atesora la biblioteca histórica de la universidad charra.

Miradas_desde_la_copa

Miradas_desde_la_copa

Y no son cualquier tipo de letra: la tipografía es algo que se ha mimado, reproduciendo la forma y color de los vítores que se pueden ver estampados por las fachadas de muchos edificios históricos del núcleo histórico de Salamanca.

Desde la distancia, los caracteres tipográficos se recomponen para ofrecer una imagen que reproduce la fachada tapiz. Todo un acierto visual.

Miradas_desde_la_copa

[Fotos: porENDE estudio gráfico]

Tres muestras que ejemplifican una opción más a la hora de diseñar una lona protectora. Una buena opción, otra más, para abandonar la vía invasiva de la publicidad.

Bonus Track

Sobre la Fachada Rica y la restauración, merece la pena ver este reportaje de La 8 Salamanca (Castilla y León Televisión):

La insoportable invisibilidad de la lona. La Pedrera y los medios de comunicación

Miércoles, junio 18th, 2014

Viernes 16 de mayo. Los gestores de la Pedrera reciben a un buen nutrido grupo de periodistas de diferentes medios. Están convocados para conocer in situ el curso de la restauración de la fachada y, por supuesto, para que hablen de ella en sus respectivos medios.

Esta es la lona que tapaba en ese momento el andamio:

Miradas_desde_la_copa

Una lona mimética o camaleónica que no incluye mensaje publicitario. Una de las soluciones para no transformar los monumentos en el casco o el mono de Fernando Alonso.

Ahora bien, no hay que olvidar que en abril la lona respondía a los dictados del Poster Domination:

Miradas_desde_la_copa

Y que ahora, en junio, pasa exactamente igual:

Miradas_desde_la_copa

[Fotos: Miradas desde la copa]

La significación del monumento consiguió que un numeroso grupo de medios cubrieran la noticia, generándose una excelente publicity. Un gran éxito para los convocantes. TV3 y RTVE Catalunya le dedicaron una pieza en sus noticiarios del mismo viernes 16 de mayo y La Vanguardia, El Periódico, El País, El Punt Avui y Ara un artículo en sus ediciones del sábado 17 de mayo.

Prácticamente ninguno de ellos habló de la lona y la polémica que ha suscitado la utilización como mero soporte publicitario de un monumento tan significativo del Patrimonio Mundial. Únicamente lo hizo Maria Palau en su artículo “La Pedrera vol fer goig” (El Punt Avui, p. 32) y Laura Serra en “Rere la bastida de la Pedrera” (Ara, p. 36).

Como todos somos adultos y tenemos criterio propio, que los medios y periodistas convocados saquen sus propias conclusiones sobre su papel en la convocatoria.

Que los lectores de Miradas desde la copa saquen sus propias conclusiones sobre el tratamiento que está mereciendo este tema en los medios de comunicación y en las redes sociales.

Yo, por mi parte, no quiero desaprovechar la ocasión para felicitar por su trabajo a las periodistas Maria Palau y Laura Serra y a los medios para los que trabajan, El Punt Avui y Ara.

La Pedrera, Patrimonio Mundial transformado en valla publicitaria. Reacciones

Domingo, abril 20th, 2014

Este post pretende pulsar las reacciones que se generen sobre el tema de la colocación de publicidad invasiva en la lona que tapará durante un año La Pedrera.

Por tanto, será un post ‘under construction’.

La Pedrera en febrero:

Miradas_desde_la_copa

La Pedrera en marzo:

Miradas_desde_la_copa

La Pedrera en abril:

Miradas_desde_la_copa

[Fotos: Miradas desde la copa]

La reacción de la Fundació Catalunya-La Pedrera

La primera reacción que me gustaría recoger es la de la propia Fundació Catalunya-La Pedrera. Desgraciadamente, mantienen el silencio como estrategia comunicativa. Algo que dice mucho de sus actuales gestores. Lo dice todo.

Una estrategia de la avestruz que se manifiesta con un superlativo onanismo comunicativo en las redes sociales. Una manera de proceder que no recomendaría ningún especialista en comunicación corporativa, especialmente sorprendente cuando la mencionada fundación tiene como Presidente de su Patronato a Germán Ramón-Cortés, asesor sobre temas de márqueting y comunicación en diferentes empresas e instituciones. Paradojas de la vida.

Sí ha hablado la empresa responsable de la colocación de las lonas, GINSA, especializada en publicidad exterior. Para uno de sus clientes, una lona es lo siguiente:

Las lonas nos ofrecen gran impacto visual que nos ayuda a aumentar la notoriedad de la marca en nuestras campañas.

Totalmente de acuerdo. El gran impacto visual es la gracia de una lona, lo que choca frontalmente cuando hablamos de la colocación de una de ellas en un edificio Patrimonio Mundial como La Pedrera.

Además de alertar mediante un post sobre los derechos de propiedad intelectual de las fotografías publicadas en su blog (espectaculares), ha publicado (15 de abril) el post “La lona mimética de la Pedrera: 2086 m²”. En el artículo defienden la lona mediante dos argumentos: el espacio dedicado a la publicidad es mínimo y cosas así se hacen en otros países.

Cita textual con el primer argumento:

En este post os despejamos las dudas: las medidas de la lona son 2728m², de los cuales menos de 600 se usan para el esponsor.

Cita textual con el segundo argumento:

El motivo es que desde GINSA hemos tomado como ejemplo otros paises como italia y alemania donde esta práctica es habitual para  mantener al máximo el diseño de nuestro querido arquitecto Gaudi sin renunciar a la esponsorización.

Lo primero se rebate fácilmente con solo darle un vistazo a la lona. Basta situarse delante del edificio para ver lo que realmente impera en ella. Y de noche se hace aún más evidente si cabe, cuando un buen nutrido grupo de focos la ilumina. Corrijo, ilumina única y exclusivamente su porción publicitaria.

Lo segundo es muy cierto: se ha hecho, se hace y se hará en otros países. Lo que no quiere decir que sea correcto hacerlo cuando hablamos de edificios o espacios emblemáticos de una ciudad.

Valoro muy positivamente que hayan querido manifestarse públicamente, defendiendo su trabajo (aún con argumentos tan frágiles como los arriba mencionados). Ciertamente el problema no son ellos: lo son los gestores de La Pedrera y las empresas que aceptan colocar su publicidad en esta lona (por ahora Nissan, Ermenegildo Zegna y Versace).

Lo que pediría públicamente a GINSA es que no hablen de lona mimética cuando se refieran a la que tapa La Pedrera. Lo pido básicamente pensando en su propia reputación: haciéndolo faltan a la verdad. Y una empresa seria, como seguramente lo es GINSA, no se puede permitir el lujo de cometer ese tipo de pequeños errores.

Repercusión en medios de comunicación

En radio, el periodista Víctor F. Clarés me entrevistó en su programa #10deCooltura (en catalán), el espacio de Amor a l’Art de la cadena CoolturaFM. Pinchando aquí podéis oirla y ver los tilulares generados.

También en radio, hablé del tema con el periodista Carles Mesa en su programa Gente despierta (en castellano) de Radio Nacional de España. Aquí podréis escucharla (del minuto 23:39 al final).

En prensa escrita, por ahora el tema solo ha (pre)ocupado al diario La Vanguardia. En los comentarios al artículo de Meritxell M. Pauné “Una gran lona publicitaria de Nissan cubrirá la fachada de La Pedrera este febrero” (31 de enero):

Elisabeth:

No es podria haver esperat a restaurar la façana de la Pedrera, després de la celebració del Congrés Mundial de Gaudí que tindrà lloc l’octubre d’aquest any? És una llàstima que durant el Congrés estigui tapada amb una lona publicitaria. Com això ja no es pot fer enrere, es podria instalar una lona amb la reproducció de la façana, com va fer en el seu dia la Casa Fuster quan la vàren restaurar. L’anunciant demostraria respecte i sensibilitat vers un dels edificis més emblemàtics de la nostra ciutat.

Alexis:

Otro error en el cuidado del mercado turístico, tan importante en Barcelona, guste o no. La lona debería haber sido una imagen de la misma Pedrera, en todo caso con un pequeño anuncio en un rincón del patrocinador. Todos lo hubieran visto y entendido y todos lo hubieran valorado…

En el mismo medio, una carta de Eulàlia Rodríguez (9 de febrero):

S’ha començat a restaurar la façana de la Pedrera i no se’ls ha ocorregut res millor que aprofitar l’avinentesa per fer-la servir de tanca publicitària. Si, segons les fonts de la Pedrera, els treballs tindran una durada d’un any aproximadament suposarà això que Barcelona acollirà el mes d’octubre el primer Congrés Mundial sobre Gaudí amb la façana de la Pedrera oculta sota una lona publicitària?

És veritat que actualment els missatges publicitaris es presenten en mitjans i suports molt diversos. Però l’eficàcia d’un disseny publicitari resideix en què l’estètica sigui encertada i, en aquest cas, es produeix l’efecte contrari. Tot i que no és la primera vegada que a Barcelona veiem un gran edifici amb aquest tipus de recobriment (o una estàtua vestida amb una samarreta d’un club de futbol), ara estem parlant d’un dels edificis més emblemàtics de Barcelona.

Em vénen al cap algunes opcions. La publicitat es podria haver integrat sobre una imatge de la Pedrera: aquest cotxe que s’anuncia ara i els productes que hi apareixeran els mesos venidors podrien tenir de fons la façana que tants i tants turistes vénen a admirar a la ciutat. O es podrien deixar les bastides de les obres a la vista per poder anar gaudint del procés de restauració i millora. O es podria aprofitar l’oportunitat per demanar a l’artista Christo una de les seves intervencions, a ell que està tan acostumat a embolicar edificis. Potser encara hi som a temps.

Repercusión en las redes sociales

En Facebook, el post publicado en Amor a l’Art (10 de marzo):
Miradas_desde_la_copa

En Twitter se han creado los hashtags #lalonaquenomola y #lonalogia. Mientras el primero se dedica exclusivamente al caso de La Pedrera, el segundo pretende hablar sobre el diseño de lonas en restauración de monumentos. Aquí van algunas perlas en esta red de microblogs:

Miradas_desde_la_copa
Miradas_desde_la_copa
Miradas_desde_la_copa
Miradas_desde_la_copa
Miradas_desde_la_copa

Entradas en blogs:

El cuaderno de Luis (Luis Soravilla): “¿Qué le están haciendo a la Pedrera?“, 15 de febrero.
Rafa Burgos. Guia Oficial de Catalunya: “On és La Pedrera?”, 18 de febrero.

En este último blog, hay un interesante comentario de Montse (20 de febrero):

Sobre la lona de la Pedrera, totalment d’acord Rafa, a Barcelona em sembla que s’ha perdut el senti comú en algunes coses i que a canvi de diners tot val. L’Ajuntament tindria que marcar uns criteris per les lones publicitarias i no permetre el que s’ha fet a la Pedrera o el que Norit ha fet a les torres venecianes de pl. Espanya. Al meu entendre es una gran falta de respecte al nostre patrimoni.

Anecdotario

El domingo 20 de abril, mientras fotografiaba la nueva lona, se me acercaron unos turistas con un mapa de la ciudad en mano. Su pregunta me dejó perplejo, como mi respuesta les dejó a ellos ¡Estábamos delante de La Pedrera y me preguntaban dónde estaba el edificio de Gaudí! Cuando les dije que lo tenían delante, sus ojos se pusieron como platos a puntito de salírseles de las órbitas.

Colofón

Mientras por aquí seguiremos disfrutando de la bonita estampa y del silencio público del gobierno municipal, de insignes representantes de la cultura barcelonesa y de especialistas en Modernisme y en la obra de Antoni Gaudí, en Francia, el presidente del Centre des monuments nationaux, Philippe Belaval, manifestaba en su cuenta de Twitter (el 31 de enero) que en la restauración del Panteón y del Arco de Triunfo de París no se permitiría la colocación de publicidad.

Miradas_desde_la_copaEn el caso del Panteón, la lona que tapará su imponente cúpula se cubrirá el próximo 03 de junio con una instalación artística del fotógrafo y street artist JR. Todo sobre este proyecto en Au Panthéon.

Miradas_desde_la_copa

[Foto: Centre des monuments nationaux]

Monumentos en restauración. Cuando la lona puede marcar la diferencia

Martes, febrero 11th, 2014

Al hilo del caso de La Pedrera, muchos me han preguntado por ejemplos en los que la lona no sea invasiva.

Aquí va, posiblemente, uno de los ejemplos más inteligentes que he visto.

Durante la rehabilitación del edificio que acoge hoy día el Museo Magritte de Bruselas (Bélgica), situado en un lugar emblemático de la ciudad, la Plaza Real, esta fue la solución que me topé en 2008: inteligente, creativa, genial. A la altura del artista, sin duda.

Miradas_desde_la_copa

Miradas_desde_la_copa

Miradas_desde_la_copa

[Fotos: Miradas desde la copa]

Sobran las palabras: el mundo al revés, el surrealismo magrittiano se ha trasladado a Barcelona para vender coches en una de sus joyas arquitectónicas.

La Pedrera, Patrimonio Mundial transformado en valla publicitaria

Sábado, febrero 1st, 2014

Lamentablemente, mis peores augurios se han cumplido: los gestores de la Pedrera han optado por transformar el edificio en una gran valla publicitaria.

Miradas_desde_la_copa

Miradas_desde_la_copa

[Fotos: Lorena Ferro]

El poster domination que tanta polémica ha generado en Italia o Francia, que ya había hecho alguna incursión en Barcelona (Casa de les Punxes y el Monumento a Colón), se instala a lo grande en uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad: la Casa Milà.

El debate no se centra en la legalidad o no de este tipo de publicidad invasiva y monumental en bienes culturales de alta significación patrimonial. El tema es mucho más relevante que el cumplimiento o no de una simple normativa municipal reguladora.

Estamos hablando de un edificio catalogado como Patrimonio Mundial por la UNESCO. Lo que significa muchos parabienes, pero también una serie de servidumbres.

Con esta acción, los gestores de la Pedrera, la Fundació Catalunya-La Pedrera, demuestran no estar a la altura de la gran responsabilidad que ostentan, invalidando todo lo bueno que han hecho durante los últimos años.

Leyendo la nota de prensa emitida ayer, 31 de enero, algunos podrían tener la pulsión de aceptarlo como mal menor. Es demagógico que se justifique el tema advocando a otros socialmente tan sensibles:

Con esta decisión, la entidad está en disposición de mantener sus programas sociales en hacia personas en riesgo de exclusión o en situación de dependencia, y el fomento de igualdad de oportunidad, entre otros.

La responsabilidad no es únicamente de los gestores del bien patrimonial, lo es también de las empresas que no tienen empacho en invadir con su publicidad este tipo de edificios singulares, como Nissan. Estas empresas no entienden (o no quieren entender) la singularidad y dimensión de lo que están haciendo.

Empresas inteligentes optarían por algo sutil, comunicándolo de manera inteligente. El caso de Fendi y la Fontana di Trevi es el ejemplo que las cosas se pueden hacer de forma diferente. En cambio, empresas como Nissan optan por la vía fácil del poster domination.

Con esta decisión, la Barcelona europea, moderna y cosmopolita se reduce a su peor versión: una ciudad casposa y con el cartel de “en venta”. Una ciudad incapaz de respetar los monumentos que ha tenido la suerte de heredar.

Monumentos y publicidad. La lección de Venecia y Florencia

Viernes, enero 17th, 2014

«Te pegan un puñetazo en el ojo y arruinan tu experiencia ante de una de las más bonitas creaciones de la humanidad» (Venice in Peril, 2010).

Ante esta realidad, que parece barajarse para La Pedrera, merecería la pena tener en cuenta la lección sobre lo ocurrido hace unos años en Florencia y Venecia.

En la capital de la Toscana, se permitió a la cadena de supermercados Esselunga colgar del Ponte Vecchio una gran valla publicitaria, en octubre de 2009 (llamada de forma eufemística como gigantografía artística). La reacción de los florentinos fue tan airada que la empresa decidió retirarla rápidamente, de forma unilateral, pidiendo excusas por el daño hecho a un símbolo de la ciudad. Fue una reacción afortunada por parte de la empresa, ya que se comenzaba a hablar de que no se había hecho algo tan invasivo y autoritario con el Ponte Vecchio desde 1939, cuando Benito Mussolini lo tapó para recibir a Adolf Hitler.

En el caso veneciano, la presión por medio de la redes sociales virtuales de dos grupos sociales de acción ciudadana (40xVenezia y Venessia.com), hizo que la empresa Scavolini rediseñase su billboard en el Palazzo Ducale y el ponte dei Sospiri, sustituyendo el original que reproducía el interior de una cocina por otro más respetuoso, con la leyenda We love Venice! sobre una representación gráfica del espacio oculto del propio edificio. Basta con ver la actividad en el muro de Facebook de la empresa, concretamente en la entrada que presentaba la campaña, y leer los comentarios mayoritariamente negativos de los internautas, para darse cuenta del acierto de Scavolini en la gestión de una crisis comunicativa tan importante.

En cuestiones de patrocinio cultural, la sutileza es la base que deberían tener siempre presente las empresas interesadas en ejercerlo. Transformar los monumentos en el mono o el casco de Fernando Alonso o de Jorge Lorenzo no sitúa a patrocinados y patrocinadores en la pole position sino todo lo contrario: los margina al último puesto de la parrilla de salida.

La reacción en Venecia ante la invasión publicitaria de sus monumentos

Jueves, enero 16th, 2014

An appeal launched by Venice in Peril to Sandro Bondi, Italian Minister of Culture, and Giorgio Orsoni, mayor of Venice

“We appeal to the Italian government to change the legislation that permits huge advertisements on the scaffolding of public buildings. Only ten years ago, Venice was a city without large advertisements. Today, they are proliferating. They hit you in the eye and ruin your experience of one of the most beautiful creations of humankind. Their scale dwarfs the fine detail and proportions of the buildings, and now that they are also illuminated, you cannot escape them even by night, when they are the hardest, brightest lights in town by far.

We ask you to imagine the disappointment that the 17.5m visitors to Venice this year will feel. They come to this iconic city with an image of it in their mind’s eye and instead they see its famous views grotesquely defaced.

To those who say that the money the advertisements bring is necessary to restore those buildings, we remind you that after the great flood of 1966, when Venice was in a much worse state and Italy a much less rich country, no one contemplated using this method to raise funds.

Other ways of financing restoration must be found, otherwise Venice is doomed to be covered in advertisements for the rest of its life because its buildings will always be undergoing work due to their great age and the environmental fragility of the city.

Finally, we remind you that Venice is a Unesco World Heritage Site and that a preceding government of Italy undertook to protect its essential nature in perpetuity when it accepted this nomination.”

Among those who supported the Venice in Peril appeal to Minister Sandro Bondi  were:

Lord Foster OM;
Mark Jones, director, The Victoria and Albert Museum;
Glenn Lowry, director, Museum of Modern Art, New York;
Neil MacGregor, director, British Museum;
Lars Nittve, director, Moderna Museet, Stockholm;
Mikhail Piotrovsky, State Hermitage Museum, St Petersburg;
Malcolm Rogers, Museum of Fine Arts, Boston;
Martin Roth, Director General, Dresden State Museums.

_________

Fuente: Venice in Peril

Poster Domination: cuando la publicidad invade los monumentos

Miércoles, enero 15th, 2014

Miradas_desde_la_copa

Miradas_desde_la_copa

Miradas_desde_la_copa

Miradas_desde_la_copa

La Pedrera en restauración: lona mimética o poster domination

Lunes, enero 13th, 2014

Anunciada la limpieza y restauración de la fachada de La Pedrera (nota de prensa), que la mantendrá tapada durante todo un año, veo indicios que me hacen pensar que la lona que recubrirá los andamios se puede convertir en un mero soporte publicitario.

Atendiendo a la actualidad del tema, creo conveniente desempolvar dos post escritos en Miradas, con la sana intención que los gestores del edificio y las potenciales empresas o instituciones que podrían patrocinar la restauración, sean conscientes de la realidad del edificio que tienen entre manos: icono visual de Barcelona y Patrimonio Mundial.

____________

Los monumentos no son el mono de Fernando Alonso

[publicado el 14 de febrero de 2012]

Sutileza es la clave.

Cuando el propietario de un monumento busca patrocinador para acometer su restauración, en su hoja de ruta siempre debería reservar un espacio de privilegio a esa palabra: “sutileza”. Y la empresa que decide patrocinarla también la tendría que tener muy presente.

Sutileza para no convertir el monumento en el mono de Fernando Alonso. De hacerlo, todos pierden, todos perdemos.

Mayoritariamente, la gente ve con malos ojos la transformación de los monumentos en un soporte publicitario más (¡publicidad sí, pero no en todos los sitios!), lo que afecta negativamente a la imagen y reputación del gestor del monumento y a la empresa patrocinadora. Y si lo que buscan las empresas al asociarse al mundo cultural es, fundamentalmente, la buena imagen y el aumento de su reputación que le otorga el matrimonio de conveniencia, es una idea desastrosa pensar que un monumento no deja de ser un soporte más.

Casos de lo que se llama poster domination hay cada vez más, por desgracia. En Francia y en Italia es donde seguramente más polémica ha suscitado este tema, especialmente en París, Venecia y Florencia (para conocer detalles de estos casos, vale la pena leer los artículos Ads of Sighs de Enrico Tantucci y El lujo francés se instala en los museos nacionales de Juan Pedro Quiñonero -este enlace ha desaparecido-). Y empresas inteligentes, que habían transformado el Palacio Ducal y el puente de los Suspiros de Venecia o el puente Vecchio de Florencia en meros soportes publicitarios, tuvieron la suficiente cintura como para pedir disculpas y cambiarlos por lonas menos invasivas ante la avalancha de críticas recibidas.

Pues en Barcelona también tenemos nuestro particular monumento-casco de Jorge Lorenzo: se trata de la Casa Terrades (popularmente conocida como Casa de les Punxes), un magnífico edificio modernista de Josep Puig i Cadafalch, uno de los tres mosqueteros del modernismo catalán.

Comunicacion_del_patrimonio

[Foto: Miradas desde la copa]

Los propietarios y la empresa patrocinadora, Calvin Klein, no han tenido empacho en convertir una de las fachadas que se están restaurando en una gran valla publicitaria, sustituyendo el adjetivo “sutil” por “invasivo”.

Comunicacion_del_patrimonio

[Foto: Miradas desde la copa]

Si verdaderamente quieren hacerlo bien (haciendo honor a la leyenda colocada bajo las dos chicas semidesnudas: “Calvin Klein col·labora en el Programa de remodelació de parets mitgeres a la ciutat de Barcelona”), propietario, empresa patrocinadora y organismo municipal competente (el Institut del Paisatge Urbà i la Qualitat de Vida) deberían empezar por discriminar cuando el edificio en restauración, susceptible de tapar con una gran lona, es o no un monumento singular de la ciudad.

Comunicacion_del_patrimonio

[Foto: Miradas desde la copa]

Lo denunciaba el periodista Edwin Winkels en el artículo Las “punxes” son ahora pezones (El Periódico) y yo me sumo a su denuncia.

Y vosotros, ¿qué pensáis?

Roma no transformará la Fontana di Trevi en el mono de Fernando Alonso

[publicado el 04 de marzo de 2013]

La memoria del baño nocturno de Anita Ekberg Y Marcello Mastroiani en la Fontana di Trevi no será mancillada.

Miradas_desde_la_copa

Parace ser que las grandes marcas italianas han aprendido la lección sobre cómo deben utilizar las grandes vallas que protegen los monumentos durante su restauración.

Después de las polémicas de alcance internacional que sacudieron la imagen y reputación de las empresas Scavollini o Esselunga, por la colocación de grandes lonas publicitarias en el Palacio Ducal y el puente de los Suspiros de Venecia y el puente Vecchio de Florencia, las marcas ya saben que cuando se trata de participar en la restauración de algún edificio icónico del patrimonio histórico es mejor actuar con sutileza.

Fendi anunció públicamente, el pasado 29 de enero, la donación de 2,5 millones de € para la restauración de la mítica Fontana di Trevi y del Complesso delle Quattro Fontane. Como informa el Ayutamiento de Roma, la novedad es que la gran valla protectora que se colocará durante las obras estará libre de publicidad. Solo una pequeña cartela de 30×40 informará del papel de la empresa en la restauración. Una vez finalizada, se colocará una pequeña placa que agradecerá la generosidad de la empresa.

Esta claro que Fendi sabe que solo con hacer que se conozca su gesto, gracias a la voz amplificadora de los medios de comunicación y la blogosfera, su imagen y reputación internacional saldrá reforzada. Solo basta con ver el marco en el que se hizo la rueda de prensa que anunciaba el proyecto Fendi for Fountains: la Esedra del Marc’Aurelio de los Museos Capitolinos, con el telón de fondo de la imponente estatua ecuestre de Marco Aurelio.

Miradas_desde_la_copa

[Foto: Davide Blasigh]

En definitiva, una buena noticia para nuestros vecinos italianos. Lo que no es poco teniendo en cuenta como está el patio por allí.

____________

Espero y deseo que la Fundació Catalunya-La Pedrera y las empresas potencialmente interesadas en patrocinar la restauración sean sensibles, no convirtiendo finalmente la fachada de La Pedrera en una gran valla publicitaria.

Sería insufrible para Barcelona, Catalunya, España y el mundo entero.