Posts Tagged ‘Presentación’

Butrinto, el teatro donde declamaban las ranas

Lunes, julio 3rd, 2017

Según dejó escrito Virgilio en su Eneida, Butrinto era la Troya del Mediterráneo.

Situada en la actual Albania (muy cerca de la frontera con Grecia), la antigua colonia griega se encuentra al sur de la península de Butrinto, sobre una pequeña colina rodeada por las aguas del lago de Butrinto y del canal de Vivari (que la separa de la isla de Corfú).

Butrinto 08

Butrinto 07

Hoy día, lo que queda de la Troya del Mediterráneo forma parte del Parque Nacional de Butrinto (Parku Kombëtar i Butrintit, en albanés). Un yacimiento arqueológico situado en un entorno natural de los que quita el hipo, integrante desde 1992 de la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Una de las joyas de la colonia griega de Butrinto era y es su teatro, una construcción levantada en el siglo III aC y reconstruida por los romanos en el II dC.

Pues bien, sesteando un día los Grandes documentales de La 2 de TVE, tuve la suerte de ver Albania salvaje: en el territorio del águila (un documental de Cornelia Volk y Alexander Sommer, 2015).

Butrinto

En un momento dado (minuto 13:07), di un respingo en el sofá al ver una escena maravillosa.

En invierno, el área baja del yacimiento se inunda con las aguas del lago de Butrinto, manteniéndose estancadas el resto del año en algunas zonas.

Butrinto

[Foto: Brutint Foundation]

Una de esas zonas es la orchestra del teatro, que se había convertido en una charca llena de vida, curioso hábitat para galápagos europeos, tortugas del Caspio y ranas.

Brutinto

Butrinto

Butrinto

[Fotogramas: Albania salvaje: en el territorio del águila]

Era una bellísima fusión entre lo artificial y lo natural, entre el patrimonio histórico y la naturaleza. Como comentan felizmente en el documental, “la naturaleza siempre acaba reclamando lo que abandona el ser humano”.

En el teatro de Butrinto, las ranas no croaban, declamaban.

Supongo que te habrás percatado que hablo en pasado. En una decisión que tiene que ver con su musealización, su adaptación a la visita, los gestores decidieron tapar la orchestra con un entarimado.

Butrinto 03

Butrinto

[Fotos: Melissa Cherry, vía Twitter; Brieuc-Yves Cadat-Lampe, vía Google Street View]

Una verdadera lástima. Aún se pueden ver y oír a sus habitantes, pero no dentro del teatro.

Butrinto 06

[Foto: Escapades en Albanie, vía Twitter]

Butrinto, tal y como está ahora, pierde un rasgo singular. No creo que existan en el mundo muchos teatros antiguos que cuenten con una característica así: unas aguas con una importante colonia de tortugas, galápagos y ranas.

¿Era posible congeniar dos de los objetivos de la Butrint Foundation?

The promotion of public access to, and enjoyment of, the Butrint site by the creation and improvement of appropriate facilities and amenities.

The conservation of animal, bird and plant wildlife within the area of the Butrint National Park and the World Heritage Site.

En casos como éste, lamento profundamente que haya primado el primero de ellos. Algo en lo que me reafirmo aún más cuando veo este tipo de escenas…

Butrinto 05

[Foto: Ioan Laslo, vía Google Street View]

Para mí, Butrinto siempre será el teatro donde declamaban las ranas.

Parc Arqueològic de les Mines de Gavà. Entre la satisfacción y la vergüenza

Lunes, junio 19th, 2017

Mirada invitada: Yrene Bueno López

Minas

Nunca me ha interesado especialmente la Prehistoria. Me dices “Cro-Magnon” y sólo me viene a la cabeza la canción de La Trinca. Nunca he sabido diferenciar entre un bifaz y un canto rodado. Pero lo que sí sé es que, cuando me presentan bien las cosas, me engancho.

Después de visitar Lascaux IV, y para continuar con la temática de esta pasada Pascua, el Domingo de Resurrección visitamos el Parc Arqueològic de les Mines de Gavà (Baix Llobregat, Barcelona), visita pendiente desde hacía tiempo. Para una nativa de Horta (para los que desconozcan las interioridades de Barcelona, la ciudad de Horta fue anexada en 1904), trasladarse hasta Gavà parece una gran aventura.

En un poco más de media hora ya estábamos delante del edificio, obra del estudio de Dani Freixes y Varis Arquitectes. Un edificio de acero corten que tiene las marcas del paso del tiempo en sus paredes: las pintadas de algún gamberrillo.

Al entrar, un vestíbulo un poco desangelado; quizás porque éramos los primeros visitantes del día, pero creo que más bien porque, desgraciadamente, este equipamiento cultural no recibe las visitas que merece.

La misma persona que atiende en taquilla, te inicia a la visita: nos dirigió a una sala, donde se proyecta un audiovisual que te sitúa en el contexto. El discurso, perfecto. Te apelan a ti, visitante. Te seducen. Te explican cómo, en 1978, se encontró esta mina de variscita de hace 6.000 años, qué hicieron con ella entonces y qué hacen actualmente allí: conservación, estudio, difusión. Un discurso que tiene 10 años, pero que no está para nada anticuado pues, por ejemplo, me sorprendió la delicadeza en evitar el lenguaje sexista, tema mucho más sensible en estos días. En unos 3 minutos, ya estás dentro de la historia y de la Historia. A continuación, se abren las cortinas y presencias el escenario: la mina de variscita, real, con sus túneles visibles y, alrededor, unos módulos que nos irán contando el contexto de la sociedad que la explotaba.

No me voy a detener en contar al detalle cada uno de los cubos, pues lo de ser spoiler nunca me ha gustado y creo que quienes no hayáis visitado este sitio tenéis que hacerlo.

Minas

[Fotos: Miradas desde la copa]

Lo que sí que voy a hacer es plantearos las conclusiones a las que he llegado, no sólo a partir de esta visita:

  • Como barcelonesa, me avergüenzo. Me avergüenza haber sido durante tantos años una cateta que no veía más allá de la parada de metro de Collblanc. Una cateta con unos prejuicios contra los que ahora lucho. Hay mucho más allá de unas fronteras estúpidas que no sé quién me ha enseñado. Me avergüenzo y entono un “lo siento, me he equivocao, no volverá a ocurrir”. Pena me da no haberlo hecho antes.
  • Como barcelonesa, me avergüenzo. Me avergüenza ver cómo un recurso patrimonial de primer orden, único, con unos contenidos espectaculares, con un discurso bien trabado y pensado, tenga fallos técnicos muy importantes en los audiovisuales porque no hay dinero para arreglarlos. En tres de los cuatro módulos-cubo, faltaba una pantalla. Se oía el audio, pero no se veía la imagen. Como resultado, una explicación casi incomprensible. Pero ahora viene lo peor: el Parc Arqueològic cuenta con la reproducción de la mina, ¡una neo-mina! Pero esta experiencia brutal quedó a medias (por ser muy condescendiente) porque el audiovisual del inicio y otros dos más no funcionaban. Esta reproducción, donde puedes caminar por la mina y ver las diferentes vetas (falsas, por supuesto, pero muy didácticas) de los minerales que allí se encontraban, es el centro de la visita. Los módulos-cubo antes mencionados, te sitúan en el contexto de la sociedad de hace 6.000 años, pero la explicación propia de la mina, de la extracción de minerales, del uso, etc., deduzco que se realiza en los audiovisuales del interior, que no pude ver.

Desgraciadamente, la excusa de que “estamos en Semana Santa y lo vendrán a arreglar después” no es aceptable ni creíble. Claro, el museo local. Claro, el área metropolitana. Claro, no es Diagonal/Paseo de Gracia.

Como colofón, nadie te informa antes de entrar de estos fallos (me atrevería a decir que son un 60% de la visita).

  • Como ciudadana, me avergüenzo. Me avergüenza ver como se destinan recursos a proyectos insulsos y “del montón”, sólo porque o bien están en la capital (Barcelona), o bien porque los realizan equipamientos “importantes”. Seguro que muchos habéis reclamado, desde estas instituciones “olvidadas”, un reparto digno de los recursos económicos. Sé que no estoy aportando ninguna novedad. Me indigna ver cómo se malgastan los fondos públicos para exposiciones, museos y otros quehaceres que no aportan ni la mitad de la mitad de conocimiento, de emoción y de satisfacción que aporta el Parc Arqueològic.
  • Como historiadora del arte, me avergüenzo. Museos de arte, pónganse las pilas. ¿Cuánto tiempo más tiene que pasar para que los museos de arte lleguen al nivel de los museos de otras disciplinas? Hartos estamos todos de ir a mil y un congresos, leer mil y un posts y escuchar tres mil veces la misma historia de co-creación, engagement, etc., y que todo esto brille por su ausencia. ¿A cuántos congresos más hay que ir para que esto sea una realidad? ¿Por qué no nos dejamos ya de tanta palabrería y pasamos a la acción de una vez por todas para hacer museos de arte comprensibles y atractivos de verdad?

El cómic entra en el museo de arte. Por favor, que no lo haga como el cartel

Domingo, abril 2nd, 2017

Mono

[Foto: Miradas desde la copa]

Nunca he entendido que los museos de arte que exhiben o hacen exposiciones temporales sobre el cartel, expongan estas muestras publicitarias solamente desde el punto de vista estético, castrando voluntariamente su verdadera función, sin la cual jamás se habrían diseñado: la promocional.

No tendríamos la trinidad de carteles de Ramon Casas para el Anís del Mono, si la empresa de Badalona no hubiese convocado un concurso en 1898 para conseguir un cartel que publicitase su evolucionado producto anisado.

En los museos de arte, la función publicitaria primigenia del cartel casi siempre queda diluida y supeditada a la aproximación meramente esteticista.

Hay pocos artefactos más extraños que un cartel enmarcado, protegido por un vidrio y acompañado por una minúscula cartela informativa.

Photo Pedro Ruiz en Le Devoir

[Foto: Pedro Ruiz, Le Devoir]

Siempre que veo un cartel encapsulado de esa manera, me vienen a la cabeza los museos de ciencias naturales y sus colecciones de coleópteros clavados con paciencia de acupuntor chino en tapetes de terciopelo granate.

No me gustaría que ahora que finalmente algunos museos de arte españoles han puesto el foco en el cómic (el Museo Thyssen-Bornemisza ha sido el pionero, seguido por ahora por el Museo Nacional del Prado y parece ser que pronto también por el Museu Nacional d’Art de Catalunya), pase algo parecido.

No me gustaría que el cómic fuese exhibido como si se tratase de una pieza de Velázquez. No me gustaría ver expuesto un cómic como si fuera un escarabajo rinoceronte.  

Por otra parte, de la emergencia del cómic se genera una curiosidad: hemos tenido que esperar al siglo XXI para que el cómic franquee las puertas del museo de arte español. Pero al hacerlo, llega tarde a la fiesta: como me comentó irónicamente Carles Sora, deberían estar hablando e incorporando ya el cómic interactivo (algo que sí ha hecho un museo de sitio: Un videojuego narrativo para que los jóvenes se enganchen al museo). Pero como dice el refrán, nunca es tarde si la dicha es buena. Aunque la dicha no sea interactiva.

Este post viene al hilo del interesante artículo del periodista cultural Xavi Serra sobre el auge del cómic en algunos museos de arte españoles, El còmic travessa les portes dels museus

Una museografía digna de reyes

Viernes, mayo 4th, 2012

Entre los muchos museos y exposiciones que he visitado últimamente (que por mi “enfermedad” han sido unos pocos), las cosas más interesantes que he visto en cuanto a presentación museográfica las he disfrutado en armerías o colecciones de armas y armaduras. 

Y por segunda vez acudo a la Tower of London (ya lo hice hace meses en el post La voz del conservador o la ventriloquia): la exposición de su armería, Fit for a King (Digno de un rey, inaugurada en abril de 2010), es lo mejor que he visto en muchos años.

Comunicacion_del_patrimonio

[Foto: Tower of London]

Literalmente me quedé con la boca abierta cuando vi la original forma de presentar museográficamente las armaduras de los reyes Charles II y Henry VIII.

Reproduciendo un juguete entrañable (aquellos sobres con soldados, indios y vaqueros de plástico, cosas de una época pre-PSP), se presentan de una forma totalmente sugestiva ambas armaduras, ya de por sí espectaculares.

Comunicacion_del_patrimonio

Comunicacion_del_patrimonio

[Fotos: Marko Vallius, vía Flickr]

Si visualmente ya es impactante ver las diferentes piezas del arnés expuestas de esa forma, el vídeo que acompaña este display, producido por el canal History, hace que la presentación sea también magnífica desde el punto de vista divulgativo. Un audiovisual que, combinando la recreación 3D con imágenes reales, explica las diferentes guarniciones que se hacían servir si se trataba de entrar en combate a pie o en justa:

Una presentación museográfica que demuestra, una vez más, que las cosas pueden hacerse de forma atractiva sin por ello perder el rigor.

La voz del conservador o la ventriloquia

Miércoles, diciembre 1st, 2010

Estamos acostumbrados a que las piezas expuestas en nuestros museos y los monumentos musealizados nos hablen directamente. Lo hacen de forma impersonal, presentándonos ideas como si fueran únicas y definitivas.

Los bienes culturales hablan.

Lamentablemente, la mayoría de las veces no se nos ofrece la posibilidad de conocer otras teorías: saber que existen otras posibles interpretaciones sobre la autoría de aquella pieza o sobre cómo era aquel espacio en una determinada época histórica.

Pero, ¿quién habla realmente?

Los conservadores. Profesionales de la gestión que dan su versión, pero de forma anónima, escudándose bajo las siglas del museo o bien cultural. Unas siglas que utilizan como si fuese el muñeco del ventrílocuo. Parece que quien habla es la institución, no sus profesionales. ¿Comodidad?, ¿timidez?, ¿miedo? Me da la sensación que nuestros conservadores se sienten a gusto en su papel de ventrílocuos.

La prueba de una difusión cultural diferente. 

Los responsables de la Torre de Londres demuestran que existe otra forma de plantear el tema.

Recrean algunos ambientes del Palacio Medieval, haciendo una foto fija de como sería en una época determinada. Por ejemplo, aquí se puede ver una recreación de la cama del rey Edward I.

comunicacion_del_patrimonio1

[Foto: Miradas desde la copa]

Un montaje museográfico basado en fuentes visuales de la época. Nos lo explica en la web Susan Holmes, assistant curator del conjunto:

Cuando estábamos recreando la cama de Eduardo I, una de la fuentes más útiles que encontramos fue una imagen medieval que muestra ¡la concepción del mago Merlín! El suceso tenía lugar en un lujoso lecho que nos ayudó mucho en nuestros diseños.

Hasta aquí nada nuevo. Lo verdaderamente interesante es el cartel explicativo que se encuentra el visitante al final del recorrido. Mejor dicho, el contenido de ese cartel. Pues no sólo sabemos el nombre del equipo responsable, sino que también se explica y justifica la recreación, reconociendo que no es la única opción y aceptando que a mucha gente no le guste.

comunicacion_del_patrimonio

[Foto: Miradas desde la copa]

Con algo tan sencillo, dejan de lado el muñeco para hablar abiertamente. Un ejercicio científicamente sano. Además de valiente.

Yo lo tengo claro: me gustaría saber siempre quien es el ventrílocuo. Para conseguirlo necesitamos conservadores más valientes o bien instituciones más transparentes, ¿no?