Posts Tagged ‘Módulos TIC’

Parc Arqueològic de les Mines de Gavà. Entre la satisfacción y la vergüenza

Lunes, junio 19th, 2017

Mirada invitada: Yrene Bueno López

Minas

Nunca me ha interesado especialmente la Prehistoria. Me dices “Cro-Magnon” y sólo me viene a la cabeza la canción de La Trinca. Nunca he sabido diferenciar entre un bifaz y un canto rodado. Pero lo que sí sé es que, cuando me presentan bien las cosas, me engancho.

Después de visitar Lascaux IV, y para continuar con la temática de esta pasada Pascua, el Domingo de Resurrección visitamos el Parc Arqueològic de les Mines de Gavà (Baix Llobregat, Barcelona), visita pendiente desde hacía tiempo. Para una nativa de Horta (para los que desconozcan las interioridades de Barcelona, la ciudad de Horta fue anexada en 1904), trasladarse hasta Gavà parece una gran aventura.

En un poco más de media hora ya estábamos delante del edificio, obra del estudio de Dani Freixes y Varis Arquitectes. Un edificio de acero corten que tiene las marcas del paso del tiempo en sus paredes: las pintadas de algún gamberrillo.

Al entrar, un vestíbulo un poco desangelado; quizás porque éramos los primeros visitantes del día, pero creo que más bien porque, desgraciadamente, este equipamiento cultural no recibe las visitas que merece.

La misma persona que atiende en taquilla, te inicia a la visita: nos dirigió a una sala, donde se proyecta un audiovisual que te sitúa en el contexto. El discurso, perfecto. Te apelan a ti, visitante. Te seducen. Te explican cómo, en 1978, se encontró esta mina de variscita de hace 6.000 años, qué hicieron con ella entonces y qué hacen actualmente allí: conservación, estudio, difusión. Un discurso que tiene 10 años, pero que no está para nada anticuado pues, por ejemplo, me sorprendió la delicadeza en evitar el lenguaje sexista, tema mucho más sensible en estos días. En unos 3 minutos, ya estás dentro de la historia y de la Historia. A continuación, se abren las cortinas y presencias el escenario: la mina de variscita, real, con sus túneles visibles y, alrededor, unos módulos que nos irán contando el contexto de la sociedad que la explotaba.

No me voy a detener en contar al detalle cada uno de los cubos, pues lo de ser spoiler nunca me ha gustado y creo que quienes no hayáis visitado este sitio tenéis que hacerlo.

Minas

[Fotos: Miradas desde la copa]

Lo que sí que voy a hacer es plantearos las conclusiones a las que he llegado, no sólo a partir de esta visita:

  • Como barcelonesa, me avergüenzo. Me avergüenza haber sido durante tantos años una cateta que no veía más allá de la parada de metro de Collblanc. Una cateta con unos prejuicios contra los que ahora lucho. Hay mucho más allá de unas fronteras estúpidas que no sé quién me ha enseñado. Me avergüenzo y entono un “lo siento, me he equivocao, no volverá a ocurrir”. Pena me da no haberlo hecho antes.
  • Como barcelonesa, me avergüenzo. Me avergüenza ver cómo un recurso patrimonial de primer orden, único, con unos contenidos espectaculares, con un discurso bien trabado y pensado, tenga fallos técnicos muy importantes en los audiovisuales porque no hay dinero para arreglarlos. En tres de los cuatro módulos-cubo, faltaba una pantalla. Se oía el audio, pero no se veía la imagen. Como resultado, una explicación casi incomprensible. Pero ahora viene lo peor: el Parc Arqueològic cuenta con la reproducción de la mina, ¡una neo-mina! Pero esta experiencia brutal quedó a medias (por ser muy condescendiente) porque el audiovisual del inicio y otros dos más no funcionaban. Esta reproducción, donde puedes caminar por la mina y ver las diferentes vetas (falsas, por supuesto, pero muy didácticas) de los minerales que allí se encontraban, es el centro de la visita. Los módulos-cubo antes mencionados, te sitúan en el contexto de la sociedad de hace 6.000 años, pero la explicación propia de la mina, de la extracción de minerales, del uso, etc., deduzco que se realiza en los audiovisuales del interior, que no pude ver.

Desgraciadamente, la excusa de que “estamos en Semana Santa y lo vendrán a arreglar después” no es aceptable ni creíble. Claro, el museo local. Claro, el área metropolitana. Claro, no es Diagonal/Paseo de Gracia.

Como colofón, nadie te informa antes de entrar de estos fallos (me atrevería a decir que son un 60% de la visita).

  • Como ciudadana, me avergüenzo. Me avergüenza ver como se destinan recursos a proyectos insulsos y “del montón”, sólo porque o bien están en la capital (Barcelona), o bien porque los realizan equipamientos “importantes”. Seguro que muchos habéis reclamado, desde estas instituciones “olvidadas”, un reparto digno de los recursos económicos. Sé que no estoy aportando ninguna novedad. Me indigna ver cómo se malgastan los fondos públicos para exposiciones, museos y otros quehaceres que no aportan ni la mitad de la mitad de conocimiento, de emoción y de satisfacción que aporta el Parc Arqueològic.
  • Como historiadora del arte, me avergüenzo. Museos de arte, pónganse las pilas. ¿Cuánto tiempo más tiene que pasar para que los museos de arte lleguen al nivel de los museos de otras disciplinas? Hartos estamos todos de ir a mil y un congresos, leer mil y un posts y escuchar tres mil veces la misma historia de co-creación, engagement, etc., y que todo esto brille por su ausencia. ¿A cuántos congresos más hay que ir para que esto sea una realidad? ¿Por qué no nos dejamos ya de tanta palabrería y pasamos a la acción de una vez por todas para hacer museos de arte comprensibles y atractivos de verdad?

Una ‘app’ para sensibilizar al visitante. El uso de las TIC en la Difusión preventiva

Lunes, abril 4th, 2016

En total sintonía con los contenidos de libro que acabo de publicar junto a Guillem Marca y Oreste Attardi, La difusión preventiva del patrimonio cultural, y del número especial que antes le dedicamos al tema en el tercer número de la e-Revista de Miradas desde la copa (2011), la Opera de Santa Maria del Fiore di Firenze (Italia) acaba de poner en marcha un proyecto que la practica sirviéndose de las TIC: Autography.

Miradas_desde_la_copa

[Foto: Opera de Santa Maria del Fiore]

Como explican en el post ​Dal vandalismo alla testimonianza: Autography, è tutta una questione di segni…, se trata de una aplicación móvil, Autography, que intenta que los grafitis se trasladen al mundo digital. Así definen la app:

Autography è una App che trasforma il vandalismo contro i monumenti nel “mondo reale” in testimonianza e ricordo nel “mondo digitale”.

En edificios con una presión de visitantes tan importante como el conjunto catedralicio de Florencia, este tipo de acciones vandálicas son de lo más común. Y los mensajes de prohibición no son útiles, como se demuestra en esta imagen del interior de la cúpula de Brunelleschi.

Miradas_desde_la_copa

[Foto: Miradas desde la copa]

Ante la evidencia que existe un problema de vandalismo, los gestores han decidido optar por otra política comunicativa en el campanile de Giotto: una capaz de sensibilizar al visitante. Este es el objetivo de la aplicación:

Trasferire sul piano virtuale quell’impulso che fino ad oggi ha imbrattato ed offeso un patrimonio da godere intatto così come è stato concepito.

Si sensibilizza il visitatore su quanto sia stupido ed inutile danneggiare monumenti ed opere d’arte con scritte e incisioni; ma gli si offre la possibilità di sfogare il suo impulso e di immortalarlo nell’eternità del digitale, rendendolo parte di una nuova storia, condivisa e tutta da raccontare: con uno strumento a scelta (penna, pennarello, spray, matita, rossetto) e selezionando una superficie e un colore.

Los visitantes pueden hacer sus grafitis seleccionando previamente la superficie (madera, mármol, hierro o yeso) y la herramienta para realizarlo (desde lápiz de labios a aerosol).

Miradas_desde_la_copa

[Foto: Opera de Santa Maria del Fiore]

Los grafitis digitales se guardarán en el Archivio storico dell’Opera del Duomo y se pueden compartir mediante las redes sociales.

Con sus más que evidentes diferencias, la propuesta florentina me recuerda a la píldora de Difusión preventiva que diseñamos (de forma ficticia) para solucionar el problema en el conjunto monumental de la Alhambra y el Generalife:

Miradas_desde_la_copa

[Foto: Miradas desde la copa]

Las nuevas tecnologías al servicio de la Difusión preventiva. Bienvenidas sean si permiten aquello que las medidas clásicas de prohibición no han conseguido: visitantes sensibilizados de la fragilidad del patrimonio cultural.

Mapa de actitudes ante la relación Patrimonio & TIC

Jueves, marzo 17th, 2016

Hace unas semanas, la directiva de la Asociación para la Interpretación del Patrimonio me invitó a participar como ponente en sus XV Jornadas, organizadas del 10 al 13 de marzo en el Museu d’Història de Catalunya (Barcelona). El tema de las jornadas era la Interpretación del patrimonio en la era digital y el encargo que me hicieron era claro: plantear críticamente la relación entre patrimonio (cultural y natural) y tecnología.

De entre todo lo comentado, creo que merece la pena compartir el mapa que dibujé para explicar las actitudes ante la tecnología de los profesionales de la gestión patrimonial.

Miradas_desde_la_copa

Los submarinistas: son los que profundizan críticamente en la incidencia que tiene la tecnología en el ámbito del patrimonio, entendiendo crítica como el análisis pormenorizado del tema para valorarlo según criterios propios de la materia de que se trata.

Los nadadores: sufren de papanatismo, ya que admiran la tecnología de manera excesiva, simple o poco crítica. Como me comentó Marcelo Martín, en esta categoría puede plantearse una subcategoría: la del nadador que hace snorkel de tanto en tanto.

Los surfistas: son superficiales, frívolos, sin fundamento. Hablan del tema por puro esnobismo: ya sabemos que hoy en día todo lo que tenga que ver con tecnología “vende”. Utilizan de forma insistente palabras abracadabrantes como storytelling, engagement, y otros anglicismos.

Aviso para navegantes: los últimos no tienen cura. Y tú, ¿qué eres?

Mapa de actitudes ante la relación Patrimonio & TIC. Versión ampliada y mejorada

Gracias a la tecnología, mi aproximación se está mejorando día a día gracias a la colaboración de otros colegas que han querido compartir públicamente sus ideas. Un buen ejemplo del diálogo y la cocreación que permiten plataformas digitales como el blog.

Al planteamiento inicial se unen tres categorías más, creadas por Juan Carlos Utiel (Uti) y José Luis Hoyas.

Los hidrofóbicos: podrían ser los que ante cualquier atisbo de “nueva” (para ellos) tecnología, salen corriendo tierra adentro y no llegan ni siquiera a plantearse su utilización, o lo que es lo mismo: no se mojan. Siempre estarán al borde de ser una especie en peligro de extinción, ya que las tecnologías avanzarán mucho más rápido que ellos en su puesta al día (por narices) con ella (”¿para qué quiero Internet?”, “el móvil sólo lo uso para llamar”… etc.).

Los ahogados: podrían estar dentro de las tres clases de actitudes, como factor de riesgo, cuando se desequilibre excesivamente la relación Patrimonio/Tecnología. Esto podría suceder al aumentar el denominador por excesiva profundización y mala descompresión o por nadar demasiado lejos de la orilla, también por apnea excesiva (snorkel), o por romperse la tabla, directamente.

Los chiringuiteros: están en el chiringuito, porque no son muy de playa; además para llegar al agua hay que cruzar la arena. Querrían ser submarinistas (que es lo que más mola y lo que les pide el cuerpo), pero la pereza, el miedo escénico o la comodidad les lleva como mucho a nadar un ratito o a subirse a la colchoneta hinchable. Algunos de ellos nadan mal, les da miedo el agua o se ven mayores para surfear. Como se fijan mucho controlan toda la playa, saben quién va y quién viene y dónde se hace el mejor espeto.

Lo dicho en los comentarios, el crecimiento del post inicial hace que plantearse éstas y otras ideas merezca la pena.

Por regalarme unas perlas: gracias Uti; gracias José Luis.

Por comentar el post: gracias Marcelo, Marta, Manel, Carlos y Vàngelis.

El Museo Picasso de Barcelona hace honor al malagueño

Jueves, enero 26th, 2012

Los que vivan en (o cerca de) Barcelona o viajen a nuestra ciudad antes del 19 de febrero, todavía están a tiempo de disfrutar con la exposición temporal Picasso 1936. Huellas de una exposición. Una meta-exposición (trata de la muestra de Picasso que se celebró el nefasto 1936) que condensa alguna de las características del artista: riesgo, creatividad, ruptura con lo establecido e innovación.

Se trata de una exposición documental (atención, como avisa la comisaria, Sílvia Domènech, de documentos no con documentos) que se hubiese podido plantear museográficamente de muchas maneras. Las convencionales: vitrinas con los documentos acompañados de anoréxicas cartelas identificativas, una recreación escenográfica que reprodujese fielmente las salas de exposición de la Sala Esteva donde tuvo lugar la muestra original, etc. Por suerte el museo se lo planteó como un reto museográfico: como dice la comisaria, encontrar la solución para pasar de un plano horizontal a uno vertical, de lo estático a lo dinámico.

Y la respuesta al reto ha sido la de servirse de manera pertinente y atractiva de las TIC. Los organizadores hablan de una apuesta por presentar de forma sencilla, comprensible y atractiva las relaciones entre los documentos. Del dicho al hecho: lo consiguen sobradamente.

Entrar en las salas 3 y 4 es una auténtica gozada.

En la sala 3 se visualizan y relacionan todos los documentos relacionados con la génesis de la exposición, mediante una mesa en la que se introducen hasta diez tarjetas con diferentes contenidos que generan proyecciones en la pared del mapping. 

Comunicacion_del_patrimonio

[Fons documental del Museu Picasso, Barcelona. Foto Juan Avila]

La 4, que presenta una ontología picassiana, sintetiza y plasma visualmente la relación de Picasso con Barcelona y España. Para ello se ha planteado un sistema táctil que se presenta como una red de conexión de todos esos nodos que gravitan alrededor del genio de Málaga. Para que os hagáis una idea aproximada (y muy limitada) de lo que os encontraréis si la visitáis (como así espero), solo tenéis que mirar la interfaz interactiva que presenta la exposición en el portal corporativo del museo (aquí). Los módulos interactivos de esta sala son visualmente espectaculares: puro arte digital al servicio de la divulgación histórica.

Comunicacion_del_patrimonio

[Fons documental del Museu Picasso, Barcelona. Foto Juan Avila]

Está claro que se trata de una exposición dirigida a un público minoritario (o muy interesado en el universo Picasso o en nuevas formas de presentación museográfica). Pues bienvenida sea.  

Ofrecer este tipo de exposiciones junto a otras más mediáticas es seguramente la fórmula que facilita a los museos el equilibrio entre calidad y cantidad, cifras y letras, cultura y espectáculo. Es posible que el futuro inmediato de los museos se sustente en este ejercicio de funambulismo.   

Con el trabajo del museo y exposiciones como Picasso 1936 se consigue que la apocalíptica premonición que tuvo hace años Jean Clair no se cumpla: cuando a los jóvenes se les hable de Picasso lo asociarán a lo que es, un artista (aunque Citroën se empeñe en que se trata de un modelo de automóvil).

Bonus track: Mariona Tió, Making of “Picasso, 1936. Huellas de una exposición”, El Blog del Museo Picasso de Barcelona, 24 de enero de 2012.

Ps. I: la correspondencia que se intercambiaron las personas implicadas en la organización de la muestra de 1936 (Luis Fernández, los propietarios de la Sala Esteva, los miembros de ADLAN, etc.) demuestra que por desgracia en muchos aspectos todavía no hemos avanzado mucho: falta de previsión, descoordinación, retrasos, etc.  

Ps. II: mi más sentido pésame al equipo del Museu Picasso de Barcelona. La marcha de su director es una buena noticia para el MNAC (donde ya ha tomado las riendas del trasatlántico de la museística catalana), pero pésima para ellos. Ahora estoy seguro que al MNAC no le pasará como al Costa Concordia (por suerte, su último Schettino -ha tenido varios- se cayó oportunamente por la cubierta), y sólo espero que con el nuevo capitán (por tierras catalanas nos gustan últimamente mucho las metáforas marineras) alcance la excelencia que ha conseguido el Picasso en los últimos años. Como también deseo que el nuevo almirante de la nave picassiana sea capaz de, como poco, mantener el rumbo.

e-Monna Lisa: terrorismo digital

Martes, junio 30th, 2009

Pasar de la gamberrada al terrorismo cultural es demasiado fácil. Sólo hace falta ver lo que hacen por Corea del Sur con algunas obras de arte de referencia. Alive Gallery lo llaman. Sólo con mirar el vídeo de la CBS y ver a mademoiselle Lisa  hablando en coreano (o a los Arnolfini, versión de Jan Van Eyck, haciéndose arrumacos) ya asusta hasta a la mente menos sensible ¡No quiero ni pensar lo que será verlo in situ!

Mamma mia, ¡qué pérdida de dinero! ¡Pobres niños y niñas! Con las buenas ideas que se generan desde la Didáctica del patrimonio, educativas y divertidas …