Posts Tagged ‘Fundraising’

Comunicación, una de las claves para el éxito de una campaña de fundraising

Viernes, julio 17th, 2015

Durante los últimos años, se han ido sucediendo las campañas de museos y equipamientos patrimoniales para conseguir fondos con los que comprar alguna obra de arte. Pocas novedades en este sentido.

Como en otros aspectos, lo que parece cada vez más evidente es que la comunicación es esencial para alcanzar el éxito en este tipo de campañas de fundraising o crowdfunding. Me explico: ya no basta (si algún día bastó) con poner en marcha la campaña, ahora hay que comunicarla de forma original, creativa.

Y hablar de originalidad y creatividad es algo más, bastante más que los clásicos anuncios en prensa o exterior o la información en canales propios como el portal web corporativo o las diferentes redes sociales.

El Ashmolean Museum of Art and Archaeology de la Universidad de Oxford permite ejemplificar lo que intento explicar. El pasado 04 de junio puso en marcha una campaña de fundraising para conseguir las 60.000 £ que le faltaban para adquirir la obra The High Street, Oxford (1810) de Joseph Mallord William Turner.

Miradas_desde_la_copa

La obra de Turner estaba depositada en el museo desde 1997 y recientemente fue ofrecida a la nación en concepto de impuesto de sucesiones. Para conseguir la propiedad, el museo necesitaba 860.000 £: Heritage Lottery Fund aportó 550.000 £, Art Fund 220.000 £ y los Amigos y Patronos del propio museo 30.000 £. Para conseguir las 60.000 £ que faltaban, se puso en marcha una campaña de fundraising para captarlos mediante la donación de particulares.

Buena parte del éxito de la campaña se debe sin duda a las acciones comunicativas puestas en marcha: las más interesantes las de marketing de calle y redes sociales.

Para la primera, se repartieron por lugares estratégicos de Oxford 12 reproducciones de la obra.

Miradas_desde_la_copa

Miradas_desde_la_copa

[Foto: Oxford Castle Quarter, vía Twitter]

En cuanto a la acción comunicativa en redes sociales, se puso en marcha un concurso fotográfico. Bajo la etiqueta #MyOxfordView se pide a sus seguidores que propongan su particular vista fotográfica de la ciudad y la publiquen en TwitterInstagram y Flickr.

Miradas_desde_la_copa

Aquí un par de propuestas que me han gustado especialmente:

Miradas_desde_la_copa

[Foto: Cosima C. Gillhammer, vía Twitter]

Miradas_desde_la_copa

[Foto: Tweed&Tango, vía Twitter]

Ambas acciones deben entenderse como piezas de una campaña de comunicación integral, en la que también se utilizaron medios tradicionales.

Miradas_desde_la_copa

[Foto: S. F. Mayhew Craddock, vía Twitter]

Hace unos días, poco más de un mes después de lanzar la campaña, el museo anunciaba que lo había conseguido gracias a las donaciones de 800 personas.

Miradas_desde_la_copa

[Foto: Ashmolean Museum]

¡Bravo!

De Tetuán a la Luna, vía Barcelona. Dos grandes exposiciones, dos modelos diferentes

Lunes, mayo 6th, 2013

En Barcelona, una ciudad mágica en donde las montañas son explanadas, ahora se puede viajar de Tetuán a la Luna en cuestión de unos pocos minutos. Lo que se tarda en caminar de un extremo al otro (yo diría más bien subir/bajar) la «explanada de Montjuïc».

Las exposiciones Georges Méliès. La magia del cine (en CaixaForum Barcelona) y ‘La batalla de Tetuán’ de Fortuny. De la trinchera al museo (en el MNAC) lo permiten.

Siendo dos exposiciones nacidas de planteamientos de gestión muy diferentes, son dos grandes exposiciones.

La primera, una versión mejorada de la que se vió en la Cinémathèque française de París en 2008, es una completísima muestra que descubre los secretos del verdadero padre del cine: George Méliès. Una gran exposición que responde al modelo de compra, como todas o gran parte de las exposiciones que organizan este tipo de centros expositivos.

Miradas_desde_la_copa[Foto: Cinémathèque française]

La segunda es el tipo de exposiciones que los museos públicos deberían hacer más a menudo. Digamos que es una exposición de guerra (nunca mejor dicho): una producción propia cuya actuación se desarrolla en las mismas salas en las que se expone de forma permanente la obra que sirve de tesis. En este caso La batalla de Tetuán de Marià Fortuny.

Miradas_desde_la_copa

[Foto: Miradas desde la copa]

Dos modelos muy diferentes para dos tipos de instituciones igualmente diferentes. Si empresas y organizaciones privadas pueden permitirse (¡y regalarnos!) la compra de exposiciones, la actual coyuntura hace que los museos de titularidad pública deban aguzar el ingenio para ofrecer muestras low cost. La exposición del MNAC demuestra que con poco se puede hacer mucho.  

Pequeños detalles sobre las dos exposiciones

En Barcelona hemos visitado exposiciones por encima de nuestras posibilidades. Yo no sería quien creo ser sin las muchas exposiciones que he disfrutado en las sedes de la Obra Social de “la Caixa” (primero en el Palau Macaya y más recientemente en la fábrica Casaramona) y en la Pedrera, sede de la reciente creada Fundació Catalunya-la Pedrera. 

En el momento de publicar este post, la visita a las exposiciones de CaixaForum ha dejado de ser gratuita. Y si “la Caixa” cobra entrada es que estamos tocado fondo de verdad.

Si unos cobran, los otros piden nuestra ayuda. Si hace unos posts (en Crowdfunding para salvar a nuestro Giotto) ya comenté la campaña de micromecenazgo que ha puesto en marcha el Real Monasterio de Pedralbes para conseguir parte de los fondos con que restaurar los frescos de la Capilla de San Miguel (¡todo un éxito al conseguir incluso más de lo que se pedía!), ahora son los Amigos del MNAC los que lanzan la campaña ¡Tú también puedes ser mecenas!, pidiendo colaboración para comprar La Plegaria, un excelente dibujo de Fortuny.

Miradas_desde_la_copa

[Foto: Miradas desde la copa]

Si después de pagar el IBI, IRPF y demás I(mpuestos) te queda algo de líquido bajo el colchón, una buena opción es convertirse en micromecenas. Lo que no deja de ser una oportunidad histórica para la clase proletaria. Hasta en estos detalles podremos los asalariados pasarles la mano por la cara a la burguesía ilustrada de nuestro país: ¡ahora también nosotros podemos ser mecenas! Ya solo quedará pendiente que también podamos quedar impunes tras la comisión de eso que llaman delitos de guante blanco y nimiedades por el estilo. 

La exposición del MNAC debería titularse De la trinchera al museo, dejando para el subtítulo ‘La batalla de Tetuán’ de Fortuny. En casos como este, el orden de los factores sí altera el resultado. Lástima que a la hora de poner título a las exposiciones, los museos todavía primen lo meramente informativo, dejando en un peligroso segundo plano todo lo que podría regalarles una buena redacción publicitaria.  

Novedades sobre la «explanada de Montjuïc»

A continuación, una foto que demuestra lo originales que podemos llegar a ser los barceloneses: estas magníficas escaleras, tipo Acarazado Potemkin, pertenecen a lo que algunos iluminados llaman explanada…

Miradas_desde_la_copa

[Foto: Miradas desde la copa]

Ps.: Me perdonaréis por utilizar una imagen procedente del montaje expositivo de la Cinémathèque française para ilustrar la exposición de Méliès en Barcelona. Me hubiese encantado incorporar alguna foto de ella, pero la relación entre CaixaForum y las cámaras fotográficas de los visitantes todavía se basa en el principio del agua y el aceite. 

Crowdfunding para salvar a nuestro Giotto

Martes, marzo 26th, 2013

Miradas_desde_la_copa

Este pequeño fragmento de pintura pertenece a un magnífico edificio medieval de Barcelona, el Real Monasterio de Santa María de Pedralbes. Concretamente a las magníficas pinturas murales del taller de Ferrer Bassa, «nuestro» particular Giotto.

En una pequeña capilla situada en un ala del claustro, la de San Miguel, se encuentra una de las muestras más significativas de pintura gótica de nuestro país. Una delicia que se conserva in situ, lo que les otorga aún más valor si cabe. Para los que no conozcáis todavía el conjunto, aquí tenéis un vídeo que, de forma muy atractiva, explica el proceso de realización:

Para finalizar el proceso de estudio y restauración iniciado hace años con el proyecto Murales bajo la lupa, el Instituto de Cultura de Barcelona ha puesto en marcha una macrocampaña de fundraising, que intentará conseguir 25.000 € entre el 24 de marzo y el 3 de mayo, captando pequeñas donaciones (micromecenazgo o crowdfunding) mediante la plataforma online Verkami.

Para viralizar la iniciativa, se ha editado el siguiente vídeo:

Yo voy a revisar mis cuentas para ver si se puede contribuir. Aunque si pienso que en poco tiempo mis ahorros se pueden volatilizar (siguiendo el modelo chipriota), mejor no me lo pienso y participo. Al menos, siempre que vaya por Pedralbes podré decir que paticipé en algo que vale la pena (y que no es salvar un banco, claro).

Ps.: Espero y deseo que cuando se edite el catálogo de la restauración, donde se publicará el nombre de las personas que han hecho una donación, esté alguno de los magníficos profesores de arte medieval que tuve en la UB: Rosa Alcoy, Pere Beseran, Maria Rosa Terés, Francesca Español y Gaspar Coll. Ellos, que han vivido tantos años de Ferrer Bassa (académicamente, se entiende), deberían ser los primeros en participar. Sería una buena señal.

Cultura y economía de guerra: buenas ideas para malos tiempos

Sábado, enero 8th, 2011

Gracias a nuestro bien engrasado sistema capitalista, la palabra crisis está en boca de todos (y en los bolsillos de muchos). Y si el ámbito de la Cultura siempre se ha lamentado de disponer de pocos recursos económicos, con la que está cayendo tendrá menos. Si hasta ahora se podía hablar de economía de subsistencia, ahora ya se debe hablar de economía de guerra. Adaptarse o morir en forma de ERE.

viñeta_jr_mora

[Viñeta: J.R. Mora]

¿Qué hacer? Lo típico en el sector es acudir a la subvención pública o al mecenazgo y patrocinio empresarial. Pero en un momento en que las administraciones públicas recortan (o malgastan) y las empresas cierran el grifo, hay que inventarse nuevas fuentes de agua donde seguir bebiendo (léase, tener ideas alternativas y ponerlas en práctica).

Pero, ¿qué tipo de ideas? Para muestra un par de botones: uno internacional y otro nacional. ¿Qué hace el Museo del Louvre para comprar una nueva obra? ¿Qué hace el Ateneu Barcelonès para restaurar parte de sus valiosísimos fondos bibliográficos?

La buena idea del Museo del Louvre

Una vez ordeñadas las vías de financiación usuales (como el mecenazgo de grandes empresas y su propio crédito para adquisiciones), al Museo del Louvre todavía le faltaba un millón de € de los cuatro que necesitaba para comprar una pequeña joya de la pintura renacentista: Las Tres Gracias de Lucas Cranach el Viejo (1531). Para conseguirlo, el museo puso en marcha una campaña de donaciones particulares (para la que incluso se creó una muy completa y potente microsite). Iniciada el pasado 15 de noviembre, tenía previsto su finalización el próximo 31 de enero de 2011. Gracias a la campaña y a la gran movilización conseguida (más de 5.000 donantes), el pasado 17 de diciembre ya se había reunido la cantidad necesaria para comprar la obra, que colgará de las paredes del museo en marzo de este año.  

Comunicacion_del_patrimonio

[Foto: Musée du Louvre]

La buena idea del Ateneu Barcelonès

La institución barcelonesa (que este año celebra el 150 aniversario de su fundación) cuenta con un importante patrimonio bibliográfico; con incunables, manuscritos y obras singulares de los siglos XVI, XVII y XVIII necesitados de una urgente restauración (libros de Petrarca, Góngora, Quevedo, Dante, etc.).

Comunicacion_del_patrimonio

[Foto: Ateneu Barcelonès]

Para conseguir los fondos necesarios, los responsables de la biblioteca han ideado y puesto en marcha la campaña Apadrina un llibre!, que intenta conseguir el apadrinamiento de esos libros, previo pago de la cantidad (o de una parte) necesaria para su restauración.

Comunicacion_del_patrimonio

[Foto: Ateneu Barcelonès]

En ambos casos, los donantes o padrinos reciben algunas ventajas (como figurar en el listado de mecenas del museo parisino o en la caja de preservación del ejemplar apadrinado en la biblioteca barcelonesa). Entre estas contraprestaciones, sin duda la más golosa es la posibilidad de deducir fiscalmente parte de la cantidad donada. Mientras en Francia los particulares se puede deducir el 66%, aquí esa deducción fiscal es sólo del 40%. Un 26% que separa bruscamente el primer mundo del subdesarrollo.

La buena noticia: la idea está funcionando muy bien. Esperemos que casos como los comentados sean capaces de animar y movilizar a otras organizaciones culturales. En el ocaso de la época de la subvención, será una de las pocas formas de sobrevivir. Y ya sabemos como funcionan los mecanismos evolutivos: evolución o muerte.