Posts Tagged ‘Eventos culturales’

La exposición del Bosco, un tríptico de la museología actual

Lunes, junio 20th, 2016

Magna, irrepetible, cita excepcional [la exposición]

Fascinante, onírico, desbordante [el artista]

Fijadas algunas hipérboles sobre la muestra y los clásicos adjetivos que se le regalan a El Bosco, que nadie espere aquí una crítica artística. Me interesa para ilustrar determinados síntomas museológicos que tienen que ver con la gestión y la museografía, y por los intereses de éste blog, con la comunicación global (la mediación cultural y la comunicación). Un magnífico hilo que me permite hilvanar diversos temas que me (pre)ocupan últimamente.

Miradas_desde_la_copa

[Foto: Miradas desde la copa]

Tabla central. Sobre gestión o mucho más que una exposición temporal

Sin duda es uno de los puntos fuertes del proyecto conmemorativo: la exposición no deja de ser una pieza más de un gran puzle.

Además de un nutrido número de actividades (conferencias, música, cine, etc.), hay tres piezas más que componen el puzle: el cómic El tríptico de los encantados (una pantomima bosquiana) de Max, el documental El Bosco, el jardín de los sueños de José Luis López-Linares y la videoinstalación Jardín Infinito del artista Álvaro Perdices y el cineasta Andrés Sanz (a partir del 4 de julio).

Miradas_desde_la_copa

[Foto: Museo Nacional del Prado]

Sigue en ello la estela de museos como el Louvre, que hace tiempo apostó por este tipo de medios. Y lo hace por la puerta grande, dejando esos proyectos en manos de reputados profesionales como Max o José Luis López-Linares.

En éste aspecto, mi más sincera y efusiva felicitación al Museo Nacional del Prado. Como buque insignia de la museística española, abre ruta para que el resto de la flota se inspire. ¡Enhorabuena!

Tabla izquierda. Sobre museografía o casi todo sigue igual

Aunque Miguel Falomir, Director Adjunto de Conservación e Investigación del Museo Nacional del Prado, se esfuerce en explicar el montaje (en éste vídeo), es un planteamiento clásico. Con un poco de gracia en la arquitectura efímera, pero clásico al fin y al cabo. Ahora bien, si se compara con lo que vienen haciendo, sin ir más lejos en el montaje de la muestra George de La Tour (1593-1652), se percibe un pequeño avance. Muy pequeño, la verdad, aunque el museo lo catalogue de sorprendente y excepcional en la nota de prensa.

El museo ha superado con nota el reto de exponer los diferentes trípticos (aunque por el camino se hayan olvidado de alguno, como el Tríptico de Job procedente del Groeningemuseum de Brujas), isolados de tal modo que se pueden ver las puertas (algo que normalmente se nos escamotea).

Miradas_desde_la_copa

[Foto: Museo Nacional del Prado]

Más allá de éste detalle, la exposición es museográficamente clásica. Incluso en algunos aspectos, como la vitrina en la que se muestran el Retrato de Engelbrecht II, conde de Nassau, el Libro de horas de Engelbrecht II de Nassau y el manuscrito Les visions du chevalier Tondal, son directamente indignos de una exposición como ésta.

En el terreno de las expectativas personales, y viendo como se había resuelto el tema de los trípticos, esperaba encontrar alguna fórmula museográfica interesante en la Mesa de los Pecados Capitales. Pero siguiendo el tono general, la fórmula es clásica.

Sería aconsejable que alguna de las respuestas museográficas puestas en marcha temporalmente, como la colocación isolada de los trípticos, se aplicasen cuando obras como El Jardín de las Delicias vuelva a su lugar de exposición permanente. Una obra así no puede volver a aquel garito como si nada hubiese pasado, privando al visitante del exterior de las puertas.

En este aspecto, sería interesante que el museo comprobase seriamente algo que percibí durante mi visita: la mayoría de visitantes que se agolpaban para mirarlos, prácticamente ni se paraba para ver la decoración exterior de las puertas.

Tabla derecha. Sobre comunicación global

Sobre mediación cultural o el gap entre lo offline y lo online

No puedo empezar éste apartado sin una felicitación. La edición de un pequeño libreto con los textos explicativos de cada obra, que normalmente se colocan en las cartelas, es ser consciente del tipo de muestra que se tiene ‘entre las salas’ y tomar medidas para avanzarse a un problema de circulación y aglomeración.

Por lo demás, sirva como ejemplo la radiografía y reflectografía infrarroja del tríptico de El Jardín de las Delicias: pudiendo ser un plus de lo más interesante, se queda corto en su intento por aportar contenidos de valor para muchos visitantes, pues ni la colocación de los textos ni su desarrollo lo consiguen.

Miradas_desde_la_copa

[Foto: Museo Nacional del Prado]

Otro dispositivo de mediación puesto a disposición del visitante (previo pago de 3,50 €) es una audioguía. Más allá del valor de las audioguías (que no discuto), sorprende que un museo cómo el Prado, últimamente muy receptivo a la experimentación con nuevas tecnologías, siga anclado en el siglo XX.

No acabo de entender que online ofrezca cosas tan y tan interesantes como El Bosco. Una historia en imágenes, recurso interactivo con imágenes y textos (scrollytelling* se le llama a la criatura) y offline sean tan rematadamente clásicos.

El catálogo es un buen ejemplo para explicar y entender esa falta de innovación en “viejos” medios de mediación cultural. Con su diseño del siglo XX, está claro que no pasará a la historia de un “viejo” medio como el libro. Si la conmemoración del V centenario de la muerte del Bosco es para el Prado un gran proyecto, de esos que se recordarán, no puedo entender que el mimo que se ha dedicado a otras cosas no lo merezca también el catálogo, una de las pocas cosas tangibles que quedará para el futuro.

El gap entre los “viejos” y los “nuevos” especímenes de mediación cultural empieza a ser un verdadero problema para los museos. Aunque no hay mal que por bien no venga: cómo problema, es un reto más para sus gestores.  

Sobre comunicación o matando moscas a cañonazos

El despliegue publicitario de la muestra es apabullante. Sólo en las estaciones de Atocha (Madrid) y Sants Estació (Barcelona) es realmente abrumador.

Miradas_desde_la_copa

[Foto: Miradas desde la copa]

Tengo serias dudas que el tipo de publicidad informativa que caracteriza al Prado tenga eficacia; ahora bien, no tengo ninguna en otro aspecto fundamental: la eficiencia brilla por su ausencia. Hoy en día, en términos comunicativos (y también publicitarios) se puede conseguir mucho con poco.

Miradas_desde_la_copa

[Foto: Miradas desde la copa]

De hecho, creo que tamaño despliegue es incluso ofensivo. Especialmente cuando sabes que sólo por la compra de espacios en medios de comunicación social para 2016 se paga a una agencia de medios más de doscientos mil euros.

La publicidad del Prado es como el músculo de un culturista, pensada para impresionar.

Cierre del tríptico

Para concluir, y siguiendo para ello el clásico titular de prensa, no dudo que la exposición El Bosco. La exposición del V centenario del Museo Nacional del Prado será la muestra del año. Aunque sólo sea por ser la más completa entre las realizadas hasta hoy, al contar con más de un 75 % de la producción conservada del hombre-árbol de ‘s-Hertogenbosch.

* Mousewheel + Stories = Scrollytelling

Exterior de las puertas o Bonus track

El PaísEspecial interactivo.

Fernando Marías: El Bosco, artista de invenciones, El Cultural, 20/05/2016.

Tarraco Viva, savoir faire para activar y comunicar el patrimonio cultural

Martes, mayo 27th, 2014

1999 dC. Nace Tarraco Viva.

Miradas_desde_la_copa

Un festival especializado en la divulgación histórica de época romana. Creado para servir de lanzadera a la candidatura de Tarragona como ciudad Patrimonio Mundial por la UNESCO, su principal objetivo era y es:

Divulgar el conocimiento de la historia antigua y ser capaces de poner a disposición del gran público herramientas de reflexión sobre el pasado histórico. No basta con conservar y estudiar el Patrimonio Histórico. Sin la divulgación y democratización del conocimiento histórico que nos proporciona dicho patrimonio, se pierde una gran parte del valor cultural y social del mismo. Historia para todos podría ser un lema de las jornadas. La divulgación histórica es el verdadero eje central de todas las jornadas por encima de otros objetivos.

Pasados los años, se ha convertido en un ejemplo de savoir faire en la gestión del patrimonio cultural. Una muestra que demuestra que cultura, patrimonio cultural y turismo pueden ir de la mano. En otro de los objetivos del festival queda clara esa voluntad de vincular patrimonio y turismo:

Crear un producto cultural de gran calidad para generar flujos de turismo cultural relacionado con el patrimonio histórico. Para ello los criterios de programación y de comunicación de las jornadas se estudiaron con detalle y se programan las actividades en función de dichos criterios y no de otros ajenos a la propia organización.

Bien es verdad que para que todo esto pase hay que poner un Magí Seritjol en nuestras vidas. El director del festival sabe perfectamente lo que quiere y su pasión y entrega al proyecto permite que se vaya desarrollando según esos estándares.

No seré injusto con la clase política: sin el apoyo del Ayutamiento de Tarragona nada sería posible. Desconozco los tira y afloja entre el equipo del festival y los políticos municipales (debe haberlos, siempre los hay), pero la verdad es que el festival ha llegado a su XVI edición con una excelente salud.

Si el compromiso del consistorio municipal es evidente, no se puede decir lo mismo del gobierno de la Generalitat de Catalunya. Seré directo: cada vez que visito los recursos patrimoniales de la Tarraco romana tengo la misma sensación: merecen una puesta en valor que los dignifique, pues en algunos casos su musealización es indigna. Una sensación que siempre va acompañada de la misma reflexión: si recursos patrimoniales tan potentes como los de Tarragona (recuerdo: Patrimonio Mundial) no merecen una inyección económica importante que permita sentirnos orgullosos de ellos, es que como país no somos dignos depositarios de este legado.

Una acción comunicativa digna de Avgusto

En cuanto al tema comunicativo, los organizadores del evento son dignos seguidores de Augusto.

Si este emperador romano fue consciente que para apuntalar su proyecto político era interesante utilizar el arte (arquitectura, escultura, literatura, etc.) como soporte de propaganda política, el equipo de Tarraco Viva (Magí Seritjol, Manel Granell & Cia.) y el Patronato de Turismo de Tarragona saben muy bien que hoy día una porción importante de la comunicación se juega en la arena digital.

La organización de un conjunto de convocatorias exclusivas para influencers o prescriptores 2.0 lo demuestra.

Entre todas las acciones que se han hecho en el marco de la XVI edición del festival, centrado en el bimilenario de la muerte de Augusto, las tres más llamativas han sido la convocatoria para instagramers y las convocatorias para bloggers gastronómicos y bloggers patrimoniales (en la que tuve el placer de participar).

En esta última, organizada por Carme Rodríguez bajo el ‘paraguas’ de Cafès de patrimoni (información sobre este colectivo aquí), se convocó a un total de 15 personas, la mayoría bloggers. Durante toda una jornada, pudimos conocer de la mano del director del festival la exposición “Avgusto, una civilización mediterránea”; disfrutar en el anfiteatro de uno de las espectáculos más recomendables para entender como debe ser la divulgación del patrimonio, los “Mvnera Gladiatora” del grupo de recreación Ars Dimicandi; conocer en el circo como era el trabajo del cuerpo de bomberos de Roma por medio de “Excvbitorivm cohors vigiles” del grupo Thaleia; o asistir al espectáculo nocturno “Avgusto, el poder de la máscara” con Projecte Phoenix. Sin olvidar la parada técnica para comer, en la que tuvimos la oportunidad de probar un menú de cocina romana del programa Tarraco a Taula.

Miradas_desde_la_copa

Una intensa jornada muy bien organizada y planificada que permitía una excelente aproximación al festival. Todo un acierto desde el punto de visto de organización de este tipo de acciones comunicativas para relacionarse con influencers.

A modo de conclusión

Desde hace bastantes años están pasando cosas muy interesantes en el territorio, que nada tienen que ver con Barcelona y la marca Barcelona. Los políticos que gestionan el patrimonio cultural catalán no deberían olvidar que Tarraco Viva es una de ellas. Pero atención, no para transformarlo en “Tarraco Viva, Bcn” (primera pulsión del político centralista cuando algo funciona), sino para ser conscientes que parte de las soluciones para gestionar nuestro patrimonio están en el territorio, no en los despachos de flamantes agencias.

Miradas_desde_la_copa

[Fotos: Miradas desde la copa]

Bonus track:

Santos M. Mateos: “Tarraco Viva o la divulgación del patrimonio como motor dinamizador”, Miradas desde la copa, 10 de junio de 2013.

Daniel Zapater: “Tarraco Viva amb els 5 sentits”, Mosaics de cultura, 26 de mayo de 2014.

Cafès de Patrimoni: “Valoració de ‘Carajillu de Cafès’ al ‘XVIè Festival Internacional Tarraco Viva'”, Cafès de Patrimoni, 27 de mayo de 2014.

Antoni Rojas: “Tarraco Viva 2014. Una visió des de la Recerca”, Patrimoni Cultural Blog, 27 de mayo de 2014.

Jordi Suriñach: “Tarraco Viva busca realment la transmissió de coneixement”, El blog de Tarragona Cultura – Ajuntament de Tarragona, 27 de mayo de 2014.

Vàngelis Villar: “Omnia Tuta Feliciter, una trobada de bloggers a Tarraco Viva”, Paisatges Culturals, 27 de maig de 2014.

Oriol Fort: “Postexcavatòrix al festival Tarraco Viva en el marc del Carajillu de Cafès”, Postexcavatòrix. El racó de l’arqueologia catalana, 28 de maig de 2014.

Eva Jove: “Tarraco Viva: vint dies de retorn al passat”, Cabrablog, 31 de mayo de 2014.

Tarraco Viva o la divulgación del patrimonio como motor dinamizador

Lunes, junio 10th, 2013

Recursos patrimoniales + Evento cultural + Divulgación = Dinamización del patrimonio cultural

Esta fórmula genérica se aplica de forma magistral y desde hace quince años en Tarragona. Allí se concreta así: 

Recursos de la Tarraco romana + Tarraco Viva = Dinamización de Tarragona

Con un presupuesto de 200.000 € (y un impacto económico de 1.400.000 € si se aplica el resultado de un estudio realizado en 2011, que demostraba que por cada euro invertido se generaban siete para la ciudad) el Festival Tarraco Viva, dedicado a la divulgación de la Roma antigua, ya es un referente en este tipo de eventos culturales.

Nacido en 1999 con un objetivo instrumental bien claro (servir de plataforma de apoyo a la candidatura de Tarragona como Patrimonio Mundial de la UNESCO), el paso de los años le ha sentado de maravilla. Que el festival va mejorando año tras año, como los buenos vinos, se puede ver en la pasada (y todavía reciente) convocatoria, decimoquinta ya. No solo había multitud de actividades (más de 450), sino que además todas giraban alrededor de un tema central: el idus de marzo del año 44 aC y el asesinato de Julio César en el Senado.

Miradas_desde_la_copa

Algo que no se puede decir de la situación general de los recursos que dan vida al festival, que languidecen sin que se les dediquen los recursos que permitirían mejorar su presentación a los visitantes. Si la pequeña intervención de sustitución de la señalética se «vende» como una gran novedad, es que las cosas por Tarragona no van todo lo bien que deberían ir.

Miradas_desde_la_copa

Miradas_desde_la_copa

En definitiva, si no somos capaces de mimar los recursos patrimoniales que nos sitúan en el mapa internacional, es que no nos los merecemos.   

Aquí, al final, donde pocos lectores llegan, un minúsculo «pero» sobre el acto que cerraba el festival: la recreación histórica del idus de marzo. Aunque el director del festival, Magí Seritjol, hizo muy dignamente su papel de narrador, teniendo en cuenta el tipo de espectáculo no creo que fuese la opción más acertada. Para que se me entienda y no se me malinterprete utilizaré el ejemplo de una actividad ya histórica en el propio festival, Munera gladiatora (la recreación histórica de la lucha de gladiadores del grupo Ars Dimicandi, que ellos mismo califican de «spettacoli & didattica»): el narrador que va explicando la organización y la técnica de los munera es también alguien caracterizado como gladiador, lo que da una imagen de unidad y verosimilitud que no existió en Els idus de març.

Miradas_desde_la_copa

[Fotos: Miradas desde la copa]

Ahora solo queda felicitar a los organizadores y esperar a la XVI edición.  

¡Viva Tarraco!    

Bonus track:

Antonio Rojas Rabaneda: “Herramientas y estrategias de difusión del Patrimonio Histórico: los eventos de recreación histórica en Cataluña”, e-rph. Revista electrónica de Patrimonio Histórico, nº. 9, diciembre del 2011.

Carme Rodriguez: “‘Tarraco Viva’, quan les pedres parlen…”, CARMΣMIX l’estraperlista, 28 de mayo del 2013.

Desafortunado Fortuny

Lunes, marzo 18th, 2013

ATENCIÓN: las imágenes que ilustran este post pueden dañar seriamente tu sensibilidad.

Para que quede claro desde el principio: Fortuny no se merece algo así.

Aunque normalmente publico ejemplos de buenas prácticas, en casos como el que ahora comento creo que es mejor no hacer la vista gorda. Lo considero mi contribución al buen nombre de uno de mis artistas favoritos (visita obligada siempre que paso por el MNAC, para volver a disfrutar una y otra vez de su virtuosa La vicaría o de nuestra particular versión del Origen del mundo, el retrato de Carmen Bastián). 

Un artista como Mariano Fortuny y Marsal, que de no morir a los 36 años seguramente se habría convertido en uno de los grandes de la pintura del XIX, a cuya obra se le pueden asociar palabras como virtuosismo, minuciosidad o preciosismo, no merece que la marca visual que se ha creado para conmemorar el 175 aniversario de su nacimiento sea tan horrible: un «monstruo del diseño» de manual.

Miradas_desde_la_copa

Crear una marca visual en otros ámbitos es muy difícil, pero en el nuestro es muy fácil hacerlo bien, al existir unos referentes visuales potentes y claros desde los que partir. Una obra tan interesante como la de Fortuny permite inspirarse con suma facilidad, no teniendo que acudir a la socorrida firma o al incomprensible fragmento de marco (?).

Y si la marca es horrible, el folleto seguramente la supera (si es que era posible). ¡Qué significa ese montaje que hace que Fortuny sostenga con una de sus manos la marca visual de la conmemoración!

Miradas_desde_la_copa

Cuando creía que mi colección de «Monstruos del diseño» no tendría nuevos miembros de honor, llega a mis manos este «trabajo», que pasa a ocupar un lugar de privilegio. Capaz incluso de superar a la marca visual que se diseñó para celebrar el Año Rusiñol (2006-07).

Está claro que nuestros grandes artistas del XIX no tienen mucha suerte con los «diseñadores» del XXI.

Solo espero y deseo que las actividades y actos que se han organizado sí estén a la altura. Se pueden llegar a tolerar este tipo de conmemoraciones que no concuerdan con un centenario, bicentenario, etc., pero en ningún caso que al final lo menos importante sean las actividades culturales que le dan sentido. Para empezar, no veo en el folleto de actividades ninguna referencia a la exposición La batalla de Tetuán de Fortuny. De la trinchera al museo que se celebrará en el MNAC a partir de abril. Empezamos bien…

Noche de espadas, 1 – FlashMob, 0

Domingo, mayo 16th, 2010

cartellAunque me comprometí a participar en la FlashMob “Congelats per l’art” que se organizó ayer con motivo de “La Nit dels Museus”, he de reconocer que opté por otra actividad que sí me parecía a priori seguir el espíritu del tipo de actividad que deberían hacer los museos en eventos como éste.

La actividad en cuestión, “Nit d’espases” (“Noche de espadas”), la organizó el Museu Frederic Marès. En el marco incomparable del patio del museo, se trató de una exhibición de esgrima antigua ofrecida por expertos de la Associació Catalana d’Esgrima Antiga, que de forma muy divulgativa explicaron las características de esta disciplina.   

Una actividad que ligaba con la presentación de una selección de armas blancas que, pertenecientes a la colección particular de armas de Frederic Marès, acaban de ingresar en el Museu Marès procedentes del clausurado Museu Militar de Montjuïc.

Es decir, una actividad cultural atractiva y totalmente relacionada con las colecciones del museo y su actualidad. Algo que deberían intentar seguir la mayoría de los museos participantes, que se limitan a abrir sus puertas o como mucho a ofrecer las muy sobadas visitas guiadas o alguna actuación musical en directo.

Una idea para congelarse: las FlashMob llegan a los museos

Jueves, mayo 13th, 2010

¿Qué es el arte? Morirte de frío.

pegatina congelat macba

 

Parece que la mente pensante que ha ideado la FlashMob “Congelats per l’art” (“Congelados por el arte”) ha tenido muy presente este chiste (tonto y facilón…pero graciosillo).

Como una actividad más de “La Nit dels Museus” (el próximo sábado 15 de mayo, de las siete de la tarde a la 1 de la madrugada) organizada por el Institut de Cultura de Barcelona (ICUB), se ha diseñado uno de esos eventos tan de moda (por ahora en grandes almacenes, estaciones de metro…).

Se trata que la gente se reúna en puntos concretos de los museos que participan (Fundació Joan Miró, MNAC, Fundació Antoni Tàpies, MACBA, Museu d’Història de Catalunya, etc.) y que a las 00:00 horas se queden congelados por espacio de 3 minutos.  

El evento se justifica de la siguiente forma: “Lo que se quiere conseguir con esta FlashMob es crear una acción espontánea donde los ciudadanos participen activamente en actividades culturales, que puedan demostrar su admiración por el arte quedándose congelados en diferentes espacios observando sus propuestas artísticas. El arte en los museos provoca un acto puramente de observación y con esta FlashMob se propone una acción que rompe con esta idea y permite la participación respetando las obras”.

El acierto creativo de la acción es más que dudoso. Se apela a la participación activa haciendo que los participantes se queden en standby tres minutos.

Pero el problema creativo no es lo más preocupante.  

Si el objetivo es conseguir que mucha gente acuda a alguno de los museos que participan, seguro que lo conseguirán.

Pero si lo que se persigue con un evento como “La Noche de los Museos” son objetivos culturales, tengo muchas dudas que esa acción ayude en algo. No sólo se trata que nuevos públicos vayan a los museos para hacer algo simpático y efímero, se trata que se queden para disfrurarlos al 100%. Está claro que un museo persigue cosas muy diferentes a una superfície comercial (por suerte, aunque algunos apocalípticos los vean cada vez más cercanos).  

Por tanto, ¿esta es la mejor opción? Quien me conoce sabe que no soy ni mucho menos elitista (para quien no me conoce, sólo hace falta que lea este blog), pero tampoco frívolo. Y lo siento, pero no acabo de ver el rendimiento cultural de la FlashMob en cuestión. Si acaso intentaré ir (e incluso participar como infiltrado) para ver en primera persona qué se respira entre el resto de participantes.

En conclusión, la duda que me asalta se sintetiza en una pregunta: ¿cuántos participantes de la FlashMob -ya descongelados- se quedarán en el museo -donde se congelaron- para disfrutar de sus colecciones?

(Re)animando la cultura y los museos

Lunes, julio 6th, 2009

comunicacion_del_patrimonio_19

 ¡Genial! 

El pasado sábado 4 de julio viví en primera persona el ambientillo de una noche blanca en Barcelona: Montjuïc de Nit. Música, arte y deporte abierto casi hasta el amanecer y un río de gente, razonablemente joven, ávida de consumir cultura de forma diferente.

 

Tenía especial curiosidad por saber qué se cocería una noche tan especial en el Museu Nacional d’Art de Catalunya. Y la verdad es que disfruté al cubo: primero desde la grada de la Sala Oval de una actuación de jazz de la mano (¡y de los pulmones!) de la New Orleans Jazz Box. Y después, circulando por las salas y viendo como la misma gente que me había acompañado en el concierto disfrutaba de las magníficas colecciones del museo.

 

Pienso en este tipo de actividades e intento imaginar la cara desencajada e indolente de algún miembro conocido de la muy ilustrísima y reverendísima casta de los conservadores. Y la verdad, sólo de pensarlo hace que estas iniciativas me parezcan más interesantes. Eoooo, estamos en el siglo XXI, ¿nos hemos enterado, colegas? 

 

Sólo una crítica: ¿por qué limitar el evento a la montaña de Montjuïc? ¿y el resto de equipamientos culturales de la ciudad? ¿a qué se tiene miedo?