Archive for the ‘Museos’ Category

El Museo del Prado, el poblado galo que se resiste a la fotografía

sábado, marzo 18th, 2017
Artículo actualizado el 11/05/2018

Buen momento, ahora que hay cambio en la dirección del buque insignia de la museística española, para plantear un tema que viene sobrevolando el museo desde hace años: el mantenimiento de la prohibición a los visitantes de tomar fotos en las salas del museo.

El Museo Nacional del Prado es de los últimos grandes museos internacionales que todavía no permite a sus visitantes fotografiar en las salas.

Tal y como ha evolucionado la fotografía en los últimos años, son pocos los museos que se resisten a la entrada triunfal en sus salas de las cámaras de los visitantes.

Mona Lisa Piqué

Para pulsar el estado de opinión sobre el tema, plantee una encuesta desde mi perfil en una red social (vaya mi agradecimiento público a las 177 personas que han participado). Aunque no hay ninguna pretensión científica (¡no puede haberla!), los resultados sí son interesantes: mayoritariamente se opina que se tendría que permitir la fotografía en el Museo Nacional del Prado (un 68% de los encuestados), aunque un 32% piensa todo lo contrario.

Encuesta

Un debate que hace años se vive y su libra en otros países. Francia es uno de ellos: aunque el Ministère de la Culture et de la Communication había publicado Tous photographes !, una carta de buenas prácticas fotográficas y fílmicas en equipamientos patrimoniales, el Musée d’Orsay mantenía la prohibición.


Tous photographes! Charte de l’usage de la… por culture-gouv

Una potente plataforma ciudadana, OrsayCommons, y la oportuna actuación de la ministra de cultura en aquellos momentos, Fleur Pellerin, lograron finalmente algo que parecía imposible: que se permitiese la fotografía en el museo parisino. Aquí información sobre el caso: Museos y Relaciones Públicas: el poder de los nuevos prescriptores y El fracaso de los nuevos prescriptores. El museo, las fotos y la ministra.

¿Qué argumentos utiliza el Museo Nacional del Prado para mantener la prohibición? 

Cuando algún visitante molesto por la prohibición o personas interesadas en temas museológicos les han preguntado por ello en alguna red social, el argumentario es el que se puede ver en este intercambio de tuits:

Argumentario Museo Nacional del Prado

Es decir, se le prohíbe al visitante para preservar la calidad de la visita y la integridad física de las obras de arte, expuestas a los flashes accidentales.

Argumentario en contra de la prohibición

A la primera de las cuestiones, es evidente que ante piezas icónicas como Las meninas o El jardín de las delicias, en las que se producen aglomeraciones, la presencia de las cámaras las aumentaría significativamente, mermando seguramente la calidad de la visita. Algo que no pasa en el resto de las salas y ante el resto de obras digamos mortales.

Si se quieren evitar las escenas que se viven en el Musée du Louvre ante la Monna Lisa, ya existe la experiencia de otros museos para que eso no ocurra: la prohibición de fotografiar ante esas obras en concreto. Los responsables del Prado no tienen que viajar muy lejos para conocer esas experiencias, ya que bajando por el Paseo del Prado y entrando en el Reina Sofía ya se encuentran con un buen ejemplo: allí, se permite la foto menos en la sala en la que se expone el Guernika.

La segunda ya se ha demostrado que no es científicamente cierta. Cuando los flashes de las cámaras emitían la fuente de luz por ignición, la prohibición tenía todo el sentido, pero hoy día ya no es así con los flashes electrónicos: la incidencia es mínima, tanto como para no poder apelar a la conservación preventiva para prohibirlo. Ante aquellas obras maestras que todos los visitantes quieren fotografiar o fotografiarse, y por tanto, muy expuestas si se permitiese el uso de flash, tendría sentido la prohibición del uso del flash.

No obstante, hay un argumento definitivo para que no se pueda utilizar el flash: es molesto para los propios visitantes. Detalle que justifica que se mantenga la prohibición (siempre que se informe mediante una píldora de difusión preventiva, claro está) por pura cortesía con el resto de visitantes.

Mi propia experiencia como visitante

Como autor del post, me permito la licencia de explicar mi propia experiencia sobre el tema como usuario habitual de museos y equipamientos patrimoniales.

Durante mi visita al Neues Museum de Berlín, afloró una sensación que no había experimentado antes. Iba contento haciendo fotos hasta que llegué a la sala en la que se expone el busto de Nerfertiti: allí está prohibido hacerlas.

Nefertiti

[Foto: Staatliche Museen zu Berlin / Achim Kleuker]

Al principio me molestó que no me permitiesen hacerle alguna foto a la escultura, pero cuando estaba frente a frente de ella me di cuenta que la estaba saboreando plenamente, sin preocuparme de la cámara y de tomar la mejor fotografía de la historia.

En ese momento, fui consciente de un sentimiento muy personal: cuando no puedo hacer fotos tengo la sensación de saborear más lo que estoy viendo. Pero repito y reitero: es una sensación personal. Y como tal hay que entenderla.

El argumento definitivo

Aunque como he dicho, yo mismo disfruto más cuando no estoy pendiente de la cámara, lo que no es admisible en un equipamiento de titularidad pública es que imponga un determinado criterio, que además rema a contracorriente de la realidad. Un principio que incluso no obliga a entrar en temas jurídicos (ver el documento de Pierre Noual en el apartado de Bonus track).

Un buen gestor debe aceptar el mundo en el que vive. Y en el nuestro, los smartphones, la foto y los selfies son el pan nuestro de cada día.

Si preocupa que los visitantes abusen de los selfies, lo que el museo debería hacer es convencerles de que no lo hagan: que sean muy selectivos con las autofotos, que las compartan por las redes sociales (con los beneficios comunicativos que eso conlleva para el propio museo) y que disfruten plenamente de la experiencia de encontrarse frente a obras únicas. Y eso pasa por comunicárselo de forma activa y evidente.

Espero y deseo que Miguel Falomir sea un excelente director; para ello tendrá que ser un gestor del siglo XXI. El Museo Nacional del Prado lo merece.

Si has llegado hasta aquí (toda una proeza en el mundo gaseoso de Internet), ¿qué opinas tú: fotos sí o fotos no?

La respuesta oficial del Museo Nacional del Prado

Aunque el museo ha sido nombrado y apelado sobre el tema en multitud de mensajes publicados en diferentes redes sociales, su decisión estratégica ha sido la de mantenerse al margen (un caso más para analizar la estrategia comunicativa en redes sociales de nuestros museos).

Finalmente, me puse en contacto con su Área de Comunicación, y esta es la repuesta oficial del museo:

Se apuesta por una visita de calidad, evitando en la medida de lo posible distorsiones y molestias que vayan en detrimento de la experiencia directa de la obra de arte por parte del espectador y aglomeraciones que puedan poner en riesgo las obras. Hay que tener en cuenta que el Prado recibe una media de casi 3 millones de visitantes anuales.

Bonus track

David Sanders (1995), «Photographic Flash: Threat or Nuisance?», National Gallery Technical Bulletin, Volumen 16, pp. 66-72.

Martin H. Evans (2013), «Amateur Photographers in Art Galleries: Assessing the harm done by flash photography».

Pierre Noual (2017), «Photographier au musée. Guide de sensibilisation juridique à l’usage du visiteur-photographe».

Santos M. Mateos (2017), «Normas del siglo XX», ABC, 03 de octubre.

Se alquilan obras maestras. Se pide máxima discreción. Razón: Musée d’Orsay

jueves, octubre 13th, 2016

Musée d’Orsay. Agosto de 2016. Faltan obras, muchas obras. Pero si no lo sabes, no se nota. El museo (entendido como una organización con vida) está, se siente, pero esconde el tema.

Bal du moulin de la Galette [El baile del molino de la Galette] de Auguste Renoir y Olympia de Edouard Manet. Dos pelotazos de la pintura moderna. Dos de esas obras por las que merece la pena ir de romería allí donde estén. La Virgen del Rocío para los devotos del arte moderno. Dos obras maestras que parece han huido del calor sofocante del agosto parisino. En el museo sólo quedan las postales. Y como nos recordaba el crítico Robert Hughes, una postal es al original lo que el teléfono erótico al sexo. El «efecto Cola-Cao» del arte, puro sucedáneo.

Miradas_desde_la_copa

[Foto: Miradas desde la copa]

Tampoco están La balançoire [El columpio] de Renoir, Le balcon [El balcón] de Manet o L’Absinthe [La Absenta] de Edgar Degas, entre otras muchas.

Reconstruyendo las excursiones de las dos primeras, se puede ver que en los dos últimos años los jóvenes retratados por Renoir se han movido más que cuando acudían al baile. El baile de Renoir ha estado de baile fuera del museo en tres ocasiones, tomando vodka en Moscú, sake en Tokyo y una sangría en Barcelona (sí, efectivamente, la sangría es la bebida oficial para los millones de turistas que nos visitan). En Moscú se expuso en The State Hermitage Museum (del 18 de marzo al 15 de julio de 2015). En Tokyo formó parte de la exposición Renoir : chefs-d’oeuvre des musées d’Orsay et de l’Orangerie, en The National Art Center (del 27 de abril al 22 de agosto de 2016). Y ahora en Barcelona, como pieza estrella de la exposición Renoir entre mujeres. Del ideal moderno al ideal clásico. Colecciones de los museos d´Orsay y de l´Orangerie (del pasado 17 de septiembre al 8 de enero de 2017).

Miradas_desde_la_copa

La segunda, la Olympia de Manet, estaba en The State Hermitage Museum para la exposición Edouard Manet. ‘Olympia’. Theme and Variations (del 30 de julio al 30 de octubre de 2016).

Miradas_desde_la_copa

En resumen, dos obras maestras ausentes durante bastantes meses, que no conocerán los miles de visitantes que tendrá el museo durante su ausencia. Perdón, sí las podrán conocer si telefonean a una línea erótica. Perdón otra vez, si se compran alguna de las múltiples postales que se venden en sus tiendas.

Miradas_desde_la_copa

[Foto: Miradas desde la copa]

Cómo ya preguntaba en el post La desaparación de las líneas rojas en la gestión de los museos, ante el caso de la cesión temporal del Museo Nacional del Prado de La maja vestida al Museo Nacional de Arte Occidental de Tokio y a la Obra Social «la Caixa»:

¿Debe un museo alquilar temporalmente una de sus obras maestras?

La cesión de obras entre museos ha sido una práctica normalizada desde hace bastantes décadas. Una práctica que ha cambiado en los últimos años con la irrupción de fundaciones de bancos y empresas: ahora también entran en ese juego los centros expositivos de esas fundaciones.

Y esos centros expositivos han entrado ofreciendo algo que los museos necesitan urgentemente: dinero. Los museos ceden sus obras a esas fundaciones a cambio de una compensación económica, y no por el tradicional intercambio de cromos (léase el intercambio de obras entre museos).

Cuando la situación respondía y responde a esa normalidad comentada, el museo que cede la obra coloca un aviso en el espacio que ocupa la obra viajera, informando al visitante de la razón que justifica la ausencia. Por ejemplo, el Museo Lázaro Galdiano informaba que su obra Meditaciones de San Juan Bautista del Bosco estaba cedida en préstamo al Museo Nacional del Prado durante la celebración de la exposición El Bosco. La exposición del V centenario.

Miradas_desde_la_copa

[Foto: Miradas desde la copa]

Que, cuando una de esas obras maestras sale del museo, se redistribuyan las piezas de la sala en la que se expone y, por supuesto no exista ningún tipo de información, ¿no es un indicador que demuestra la mala conciencia del museo que prefiere no informar al visitante?

Eso es precisamente lo que está pasando en el Musée d’Orsay, un museo en alquiler que cede sus obras maestras y, al no informar a sus visitantes, comete algo muy grave en una institución cultural: miente.

Ahora, para acabar, formularé la pregunta de otra manera:

¿Cómo visitante del Museo Nacional del Prado, entenderías no encontrarte Las Meninas de Velázquez?

¿Cómo visitante de los Uffizzi, entenderías no encontrarte El Nacimiento de Venus de Botticelli?

¿Cómo visitante del Louvre, entenderías no encontrarte La Gioconda de da Vinci?

Bonus Track

Jesús Rodríguez y Carlos Spottorno: El negocio de los grandes museos, El País Semanal, 02 de octubre de 2016.

¡Atención familias!: un oasis en el MNAC

viernes, abril 29th, 2011

Cuando se habla de visitantes y servicios de mediación cultural, el público familiar cuenta poco.

Hablo en primera persona: suelo visitar museos y otros atractivos patrimoniales con mi hija y, sinceramente, estoy bastante cansado de no poder disfrutar la visita conjuntamente.

Cuando por tradición el público mejor tratado por los museos ha sido y es el infantil, curiosamente el peor tratado es el familiar. Si el niño, tenga la edad que tenga, va acompañado de su profesor y sus compañeros, es el rey del museo. En cambio, si va acompañado de sus padres o familiares la cosa es muuuuuuy distinta.    

Pero en el desierto para el público familiar, parece vislumbrarse un oasis en el MNAC. No sólo plantean actividades familiares alrededor de las exposiciones temporales (algo poco singular, ya que otros equipamientos también lo hacen), sino que también han comenzado a plantear actividades no dirigidas para su exposición permanente, algo poco normal en el hábitat museístico.

En el marco de la nueva presentación de la Colección de Arte Gótico, desde el pasado 9 de abril se ofrece gratuitamente la actividad no dirigida Se ha pintado un crimen (Jessica Fletcher estaría muy contenta con el título). Un juego de pistas que permite la interacción entre adultos y niños, recorriendo las salas a la búsqueda de las obras que permiten dar con la solución al enigma que se plantea: ¿qué le pasó al pastor Serafí Coll?

Comunicacion_del_patrimonio

[Foto: Miradas desde la copa]

Una vez resuelto el misterio, se regala a los «investigadores» un diploma y una chapa acreditativas, un detalle que los niños siempre agradecen. 

Comunicacion_del_patrimonio

[Foto: Miradas desde la copa]

Animo a la gente que esté acostumbrada a visitar museos con sus hijos a pasarse por el MNAC: nunca va mal una buena excusa para relacionarse activamente con ellos, estrechando esos lazos que el día a día deshace sin que nos demos cuenta.

Ps.: Aprovecho para felicitar públicamente al equipo del departamento de actividades y educación del MNAC, que con sus talleres está consiguiendo que mi hija ya no crea que Hannah Montana es mejor que los museos.

MY Museum: difusión cultural en formato móvil

lunes, abril 18th, 2011

Si hablamos de difusión cultural aplicada a los museos, y lo queremos hacer en mayúsculas, vale la pena pasearse por Francia.

Mientras por aquí las apps brillan por su ausencia o alimentan injustificadamente el catálogo de iTunes con propuestas condenadas a lo efímero (por su nula adaptación a los dispositivos móviles), que además dan munición a los tecnófobos y confunden peligrosamente a los usuarios que las utilizan, nuestros vecinos saben muy bien cómo debe hacerse.

La Réunion des Musées Nationaux-Grand Palais acaba de presentar My Museum le Louvre, una ludoguía para iPhone (descargable en iTunes por 2.39 €).

Comunicacion_del_patrimonio

[Foto: L’oeil pop]

El proyecto lo lidera la empresa L’oeil pop, cuyo nombre, El ojo popular,  es toda una declaración de intenciones. Su misión se centra en la producción de proyectos de mediación cultural con herramientas tecnológicas, con la intención de producir una aproximación lúdica y accesible a la cultura. 

Para conseguirlo, se ha creado un personaje ficticio, Paulette (¡la periodista que tiene el poder de hacer hablar las obras!), que permite (re)descubrir las 25 estrellas (leáse obras maestras) del Louvre gracias a una aplicación móvil.

Comunicacion_del_patrimonio

[Foto: L’oeil pop]

Gracias a las entrevistas exclusivas de Paulette (con un tono directo y amigable), un juego de pistas y animaciones, el visitante puede descubrir los secretos de la Monna Lisa, de la Venus de Milo o de la Victoria de Samotracia.

Como se comenta en la web de la RMN, los títulos que se irán publicando están concebidos y escritos por historiadores e historiadores del arte con el objetivo de hacer inteligibles y accesibles conceptos complejos, desarrollando un acercamiento a la vez lúdico y profundo para que la cultura sea accesible a todos.

Por ahora son descargables las versiones en francés e inglés. En español tendremos que esperar hasta octubre.

Curiosamente, el pasado sábado un alumno de mi asignatura de Comunicación digital y Patrimonio cultural (Máster Oficial en Comunicación Digital Interactiva) me preguntaba si aquí sería posible aplicar un modelo de negocio para el desarrollo de aplicaciones digitales destinadas a la comunicación de productos patrimoniales. La respuesta es afirmativa si se cumplen dos requerimientos: que el precio no sea muy elevado y que la aplicación sea realmente buena. Dos variables que se cumplen en el caso comentado.  

Ps.: Gracias a Buzzeum, mi antena francesa.

Museos (re)cortados: oportunidad para repensarse

viernes, febrero 18th, 2011

«No hay mal que por bien no venga».

«Hacer de la necesidad virtud».

Cuando el consejero de Cultura de la Generalitat, Ferran Mascarell (el mismo que decía hace poco aquello de «Un país vale lo que vale su cultura», rutilante Frase del mes de febrero) anuncia un recorte monumental para los grandes equipamientos culturales de Catalunya, hay dos opciones: llorar o moverse. Llorar es sano y muy humano, pero entre lágrima y lágrima no se solucionan los problemas.

recuperacion

[Viñeta: J.R. Mora]

Siendo lamentable el recorte (¡qué nadie me malinterprete y se confunda conmigo!), quizá sea el momento de replantearse muchas cosas.

La primera es sobre la propia genética de los museos. Como decía Keith Christiansen (curator del Met de Nueva York), ¿no será que pretendemos cosas imposibles para ellos?, ¿no será que les exigimos demasiado a los pobres -ahora más que nunca- museos?

Luego, sobre cosas más mundanas (pero no menos importantes, pues seguramente sean parte de la solución):

¿No será el momento de poner tratamiento definitivo a la enfermedad de la exposicionitis, volviendo la mirada a las colecciones permanentes? (cómo ya reclamaba en el post Moviendo la permanente: la vacuna de los museos contra la exposicionitis).

¿No será el momento de olvidarse de los folletos (tradicionales pero inútiles) y los costosos catálogos (magníficos para los especialistas, pero mudos e inalcanzables para el común de los mortales)? ¿No será el momento para implementar definitivamente nuevos formatos de difusión cultural y promoción que los sustituyan?   

¿No será el momento de comenzar a buscar seriamente nuevas fuentes de financiación en el mundo privado? (vale la pena ver los excelentes ejemplos comentados en el post Cultura y economía de guerra: buenas ideas para malos tiempos).   

Sacando de paseo la bola, mucho me temo que al final la única manera de replantearse la dramática situación financiera de nuestros museos públicos pasará por implementar medidas como las comentadas. Ahora es el MOMENTO de repensar nuestros queridos y malheridos museos.

Por cierto, menos mal que el consejero tiene una opinión favorable sobre el papel nuclear de la cultura para nuestro país. No quiero ni pensar que hubiese pasado de ser consejero de cultura un economista o una doctora especializada en dermatología…

El chollo de los museos: Art Project de Google

martes, febrero 1st, 2011

Definitivamente: los museos de arte internacionales tienen un aliado perfecto en Google.

Hace tiempo ya comenté dos proyectos favorecidos por la empresa estadounidense, pero ahora se superan. Si aquellos proyectos se limitaban a dos museos (el Prado y la Tate), ahora la cosa se generaliza.

Hoy se ha presentado Art Project, una plataforma que Google pone a disposición de los internautas de todo el mundo (bueno, sin contar a los egipcios -¡espero que sólo sea temporalmente!-) las obras maestras de alguno de los mejores museos de arte del mundo: del MoMA de Nueva York al Rijksmuseum de Ámsterdam, pasando por la Galería de los Uffizi de Florencia y la National Gallery de Londres. 

 

En realidad lo que se nos ofrece es una plataforma digital con reproducciones en súper alta resolución.

art-project-carpaccio

Imágenes que se acompañan de una pequeña ficha con información de las mismas (texto y vídeos) y links a las casas virtuales de los museos propietarios, donde se puede ampliar la información.

Comunicacion_del_patrimonio

Entre los 17 museos, dos españoles: el Reina Sofía y el Thyssen-Bornemisza. Felicidades, es toda una gozada ver detalles de La botella de anís de Juan Gris o del Joven caballero en un paisaje de Vittore Carpaccio.

Comunicacion_del_patrimonio

En pocas palabras, Google es un auténtico chollo para los museos. ¡Qué la fiesta continúe!

Como comenta Amit Sood (responsable de Art Project) en el post de presentación Explore museums and great works of art in the Art Project, se espera que más museos se sumen al proyecto. Ejem, el MNAC tiene alguna gigafoto de sus obras maestras y el MNAC Online

Museos transparentes: el caso del Prado

martes, noviembre 9th, 2010

informe-a-traves-del-espejoHace poco conocí el interesante informe A través del espejo. Transparencia en la web de los museos españoles 2010 (descargar), editado por la Fundación Compromiso Empresarial.

Un informe que analiza el grado de transparencia de los museos españoles de arte y arqueología* en la rendición de cuentas públicas, utilizando para ello el canal web. A tenor del resultado global, los museos españoles de arte y arqueología no salen muy bien parados: son bastante opacos.   

En el ranking de transparencia en la web, el Museo Nacional del Prado consigue la medalla de bronce (con una valoración final de 9 sobre 14), sólo superado por el Teatre-Museu Dalí de Figueres (11 sobre 14) y Artium de Álava (10 sobre 14).

Gracias a ese más que aceptable grado de transparencia del Museo Nacional del Prado, que permite acceder a su memoria anual de actividades, son públicas cifras muy interesantes.

Si ojeamos la memoria del 2009, sabemos que el Prado real recibió 2.764.155 visitantes, mientras que el Prado virtual recibió la visita de 3.887.150 internautas. Las cifras me sorprenden, pues la diferencia entre ambas es importante pero no tanto como cabría esperar teniendo en cuenta el poder difusor del portal web del museo.

Al comparar las cifras del año pasado con las del 2008 (2.415.748 visitantes virtuales por 2.759.029 reales) creo que la conclusión es clara y muy positiva: todos los esfuerzos de mejora del portal que el Prado ha llevado y lleva a cabo últimamente están dando frutos más que evidentes (¡en un año han aumentado sus visitantes virtuales en más de un millón!). Aunque sea una perogrullada decirlo, está claro que a más y mejor oferta de contenidos mayor circulación.

Por otra parte, y como me temía (positivamente) en el post Pirotecnia digital: Google & Museo del Prado, el proyecto Obras Maestras del Prado en Google Earth fue la noticia que obtuvo mayor cobertura mediática (sin tener en cuenta las exposiciones temporales): un total de 450 informaciones, 341 publicadas en medios nacionales y 109 en internacionales. Nada mal, teniendo en cuenta que la muy mediática exposición Joquín Sorolla (1863-1923) consiguió ser noticia 1.143 veces.

* Un pero metodológico al estudio y a la selección de la muestra. Si sólo se han tenido en cuenta museos de estas especializaciones, el título y los resultados que se derivan no deberían generalizar hablando de los museos españoles en genérico, ya que no tiene en cuenta los de historia, ciencias naturales, ciencia y tecnología, antropología y etnología, etc. Mejor si el título fuese A través del espejo. Transparencia en la web de los museos españoles de arte y arqueología 2010

Más sobre el e-camino del Prado

jueves, julio 1st, 2010

Siguiendo con el análisis de algunas acciones que últimamente me han sorprendido de la extensión virtual del Museo Nacional del Prado, otra cosa que me ha parecido interesante es la utilización de sus redes sociales en Facebook y Twitter.

Para agradecer la fidelidad e interés de sus seguidores en estas dos redes sociales (a día de hoy y subiendo «escandalosamente»: 41.307 seguidores en Facebook y 91.018 en Twitter), el museo ha puesto en marcha promociones especiales para ellos: «Conectados con el Prado», un 2×1 para visitar exposiciones temporales como «El arte del poder» o «Turner y los maestros». El museo no se olvida que detrás de esas comunidades virtuales hay personas de carne y hueso que también esperan algún beneficio tangible de tanto en tanto. A la vez que implementa una acción de márqueting que se sirve hábilmente de las redes sociales.

Por cierto, y al hilo del post Museos y (in)visibilidad de sus redes sociales online, el Prado es de los museos que lo hace correctamente. En este caso, una etiqueta en la página de bienvenida de su portal institucional nos informa que el museo dispone de perfiles en las redes sociales. comunicacion_del_patrimonio 

Benditas daciones: un nuevo Casas en el MNAC

miércoles, junio 16th, 2010

ramon-casas

En épocas difíciles como la que nos toca vivir, cuando salen de paseo las tijeras, al mundo de la Cultura le sobreviene un escalofrío de terror. Si hay algo prescindible para nuestros políticos es la Cultura.

Por eso, noticias como la entrada de nuevas piezas en las colecciones de nuestros museos públicos es algo orgiástico. Obras que habían permanecido durante muchos años en manos privadas y que ahora pasan a ser de dominio público.  

Y cuando además ese ingreso se consigue mediante la figura de la dación (la posibilidad que contempla la Ley del Patrimonio Histórico Español de satisfacer deudas tributarias por medio de obras de arte de valor reconocido), la cosa es ya el no va más.  

Muy buenas noticias: hoy se ha informado que el óleo de Ramon Casas «Ramon Casas y Pere Romeu en un automóvil» (1901) ingresa en el Museu Nacional d’Art de Catalunya, donde hará conjunto (¡un espectacular conjunto!) con la archiconocida «Ramon Casas y Pere Romeu en un tándem» (1897).

comunicacion_del_patrimonio

Un curioso conjunto, pues jamás coincidieron en el espacio para el que fueron concebidas, la taberna-cervecería Els Quatre Gats.

¡Lo que el museo ha unido, que no lo separe el hombre!

comunicacion_del_patrimonio

Ahora sólo falta que los responsables del museo aprovechen al máximo la oportunidad de dinamización de esa parte de la colección permanente, programando alguna actividad potente relacionada con ambas piezas (por favor, no nos quedemos en una anoréxica cartela informativa al pie de ellas). Quizá este tipo de actividades sean las óptimas para tiempos de crisis, pues no sólo de exposiciones temporales vive el hombre.

Museu AGBAR de les Aigües: ¡Felicidades!

jueves, junio 10th, 2010

comunicacion_del_patrimonioHace tiempo que quería escribir un post sobre el Museu AGBAR de les Aigües de Cornellà de Llobregat (Barcelona) y ahora, gracias a una muy buena noticia, estoy obligado a hacerlo. El pasado 22 de mayo le fue otorgado en Tampere (Finlandia) el premio Micheletti 2010, que concede anualmente el European Museum Forum (EMF). Un galardón que reconoce la excelencia entre los museos europeos especializados en industria y tecnología.

Como comentan desde el museo: «el jurado ha destacado el valor del patrimonio industrial conservado y expuesto en paralelo con la maquinaria actual en funcionamiento, la dinamización cultural y expositiva del patrimonio, la fuerte vocación educativa que el Museo Agbar de les Aigües desarrolla, y la mirada caleidoscópica y rigurosa alrededor del agua desde el punto de vista científico, medioambiental, histórico, social, ético y humanista.»

Los miembros del jurado conocen muy bien el museo cornellanense. Y yo, que lo visito asiduamente desde su inauguración el año 2004, certifico que aciertan plenamente en su valoración.

Aprovechando las magníficamente bien conservadas instalaciones modernistas y la maquinaría (máquinas de vapor, calderas, etc.) de la Central de Bombeo de la Sociedad General de Aguas de Barcelona (de principios de siglo XX) que se utilizaban para bombear agua a la vecina ciudad de Barcelona, la Fundació AGBAR decidió crear un museo corporativo que tratase de forma integral la cultura del agua. 

comunicacion_del_patrimonio

Y lo hicieron tan bien, que demuestran que la empresa privada está muy capacitada para crear y gestionar equipamientos culturales. Algo que muchas veces las administraciones públicas son incapaces de hacer. Sólo basta con mirar como, en la misma ciudad, el Ayuntamiento de Cornellà está dejando morir lentamente el Museu Palau Mercader, una casa-museo del siglo XIX que, por sus potencialidades, se podría convertir en un referente de los museos románticos catalanes. Y, por favor, nada de excusas tipo «no tenemos recursos». Si el ayuntamiento no ha sido capaz (desde el año 1974 en que pasó a ser de su propiedad) de conseguir los fondos para abrirlo regularmente al público (en 1995 se abrió de forma precaria) es que no le interesa realmente la cultura. Para muestra un botón: desde la página de bienvenida de la web municipal se puede linkar directamente al Museu AGBAR de les Aigües, pero, en cambio, no se puede hacer lo mismo para acceder a la web del Museu més gran de Catalunya de la Diputació de Barcelona, donde se aloja la información más detallada del Museu Palau Mercader. 

Volviendo al Museo AGBAR de les Aigües, el post que tenía pendiente tiene que ver con el dinamismo que ha demostrado en sus pocos años de vida. Si en un principio se podía criticar la poca importancia museográfica que se le daba a la propia instalación (unos textos y dibujos mínimos explicaban al visitante la funcionalidad de cada una de las salas de la central de bombeo), últimamente han sido capaces de mejorar este aspecto sensiblemente. Y utilizando para ello las TIC.

Primero con la colocación de unos puestos multimedia que, mediante recreaciones en 3D, explican de forma atractiva y comprensible el funcionamiento de cada sala y de la maquinaria en ella instalada. Pero también con la emotiva narración de la audioguía, en la que un personaje ficticio (un antiguo trabajador) nos explica sus vivencias e impresiones personales. Una audioguía que demuestra que es posible hacer contenidos atractivos para el público no especializado utilizando este sistema de mediación.  

Viendo el dinamismo del museo, me encantaría recibir algún día la feliz noticia que han sido los primeros en implantar una guía multimedia realmente atractiva y enriquecedora para el visitante. Sí, sí, ya sé que existen por Cataluña algunas guías que se autodenominan «multimedia», pero me niego a considerarlas como tal. Es más, algunas son un insulto a la comunicación digital y a los propios usuarios.

Espero que este post os haya hecho la boca agua. Tanto que, si alguna vez estáis por el Baix Llobregat, no dejéis de visitar el Museu AGBAR de les Aigües.