Archive for the ‘Mundo Digital’ Category

El sueño de exposiciones temporales abiertas 365 días al año es una realidad

jueves, febrero 25th, 2016

Desde 1990 me persigue un fantasma: la exposición temporal de Velázquez que le dedicó el Museo Nacional del Prado. La Venus del espejo, La vieja friendo huevos o El aguador de Sevilla juntos en un mismo espacio. Por desgracia para mí, no fui uno de los más de 600.000 visitantes que pudieron disfrutarla.

Desde entonces me persigue el fantasma del hic et nunc del que habla Walter Benjamin en La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica, el aquí y ahora de este tipo de actividad museística. Como su nombre indica, las exposiciones temporales han sido tradicionalmente actividades de vocación efímera: tienen fecha concreta y planificada de nacimiento y defunción.

Bueno, debería decir que me perseguía. Unos años después de aquella experiencia traumática con Velázquez, ya en 2009, cuando todo parecía indicar que me volvería a pasar lo mismo con la exposición de Francis Bacon, navegando por el pegamento digital de internet me topé con una maravilla: la versión online que había diseñado la Tate Britain, un regalo para los que no habíamos podido visitar la muestra en ninguna de sus tres sedes (el Met y Nueva York, la Tate Britain y Londres y el Museo Nacional del Prado y Madrid).

Miradas_desde_la_copa

Y es que con la irrupción de internet las cosas has cambiado: gracias al diseño y puesta a disposición de los internautas de las versiones virtuales en línea de esas exposiciones temporales, el adjetivo “temporal” ha pasado a ser una realidad relativa. Paradójicamente, estas exposiciones temporales virtuales subvierten el propio adjetivo que caracteriza esta actividad cultural, pues al estar siempre disponibles en la www eliminan definitivamente su carácter efímero: si la exposición física tiene un inicio y un final concretos, la exposición online está abierta las 24 horas del día de los 365 días del año.

En el artículo Museums and online exhibitions: a model for analysing and charting existing types, que he publicado con mi colega Arnau Gifreu en la revista Museum Management and Curatorship, proponemos un modelo de análisis y analizamos sus principales características, cartografiando las tipologías de exposiciones online existentes en los museos de arte.

En la actual fase de desarrollo del museo virtual, y como cabía esperar, la actividad estrella de este tipo de equipamientos culturales, la exposición temporal, también tendrá su reflejo virtual. Aunque lamentablemente todavía de forma un tanto tímida, alguno de los museos de arte de referencia internacional ya tienen un programa de exposiciones temporales virtuales disponible en su portal web institucional (el Museo Thyssen-Bornemisza), aunque la mayoría por ahora sólo plantean la versión virtual de alguna de ellas (como el MoMA, el Musée du Louvre o la Tate). Bien es cierto que son una selecta minoría, pues otros museos, como el Metropolitan Museum of Art, el Centre Pompidou, el British Museum o el Museo Nacional del Prado, ni tan siquiera disponen de alguna exposición online.

Después del análisis efectuado y los resultados obtenidos, presentamos como principal conclusión una propuesta de tres posibles modelos de exposiciones online que los museos pueden ofrecer al internauta:

Modelo espejo: ofrece un tipo de navegación automática, que guía al usuario en el modo de visita virtual. Lineal en esencia, restrictivo en relación a la navegación e interacción con las obras. Ejemplo: “Impresionismo Americano” del Museo Thyssen-Bornemisza.

Modelo hipermedia: ofrece un tipo de navegación con estilo mosaico y exploración libre. No lineal en esencia y ramificado. Ejemplo: “Van Gogh and the Colors of the Night” del MoMA.

Modelo narrativo: ofrece un tipo de navegación a medio camino entre la libertad y la restricción. Se acompaña en la navegación, se sugieren caminos pero existe cierta libertad para modificar comportamientos. Ejemplo: “Monet 2010” de la Réunion des musées nationaux – Grand Palais.

Parafraseando a Werner Schweibenz, “The online exhibition is no competitor or danger for the “brick and mortar” exhibition”. Al contrario.

Las exposiciones online son potentes amplificadores al servicio del poder divulgador del museo; que además tienen como valioso algo que comentaba en una entrevista Glenn D. Lowry, director del MoMA: se pueden hacer cosas que en el entorno real no son posibles.

Para conseguir que las exposiciones online sean esos potentes amplificadores de los museos, se deberían explorar y explotar las singularidades y posibilidades del medio digital, algo que la literatura científica viene reclamando desde hace casi dos décadas. Basta leer algunas citas de autores como Marc Tinkler & Michael Freedman: “All successful online exhibitions exploit the qualities of the digital medium, and use them as opportunities to explore areas that would otherwise be impossible in a physical museum environment”; Jonathan Bowen: “Do not try to re-create the ‘traditional’ museum experience. The Web is a different medium with its own strengths and weaknesses, which should be exploited to enhance the virtual visitor experience”; y Álvarez, Portús & Vives: “Debemos poder visitar exposiciones virtuales que no sean mera reproducción de su homóloga física. Internet es un nuevo medio de expresión que necesita nuevas formas de comunicación. ‘El medio es el mensaje’.”.

Por todo ello, creemos que la tipología de exposición online que más se adapta al usuario del siglo XXI es aquella que sabe combinar un recorrido más tradicional (por la sala recreada o con otra metáfora gráfica) con una propuesta más acompañada-narrativa donde se guíe de una forma más lineal al usuario, proponiendo retos, juegos y, en definitiva, convirtiéndola en algo más que en una simple réplica más o menos exacta de la exposición física.

Ahora solo falta que los gestores de los museos crean de forma sincera en la potencialidad del medio digital. ¿Quién sabe si algún día los museos solo diseñarán exposiciones para el medio digital? Mientras tanto, el fantasma del hic et nunc seguirá asolando a los amantes de los museos.

El verdadero potencial de las Redes Sociales. Un caso de cocreación involuntaria

lunes, octubre 5th, 2015

En más de una ocasión he comentado el buen uso divulgativo que hace el Museo Nacional del Prado de las Redes Sociales. Y con algún pequeño desajuste, también de la buena gestión que se hace desde el museo ante cualquier crítica o comentario que ponga en duda algún aspecto relacionado con el museo y sus colecciones.

Entre el mes de agosto y septiembre, se produjo un caso que merece la pena presentar y comentar, pues constituye un buen ejemplo del potencial de las Redes Sociales.

Uno de los sintagmas que se utilizan de forma mántrica en el mundillo digital es el de cocreación de contenidos: para el caso que nos interesa, los museos ya no son los únicos generadores, sus usuarios también pueden participar en esa elaboración. Y esa colaboración de los usuarios de las Redes Sociales se puede fomentar conscientemente, pero, y aquí viene la novedad del caso que se presenta y analiza a continuación, también de forma totalmente involuntaria.

Algo que pasó precisamente en el perfil de Twitter del Museo Nacional de Prado entre agosto y septiembre.

Ejerciendo aquella labor divulgativa que comentaba al principio, el museo publicó un tuit sobre el Tríptico de la Epifanía (ca. 1479-80) del pintor flamenco Hans Memling, en la que se comentaba que esa obra era la primera muestra artística en la que el rey Baltasar se reproducía como un joven negro.

Miradas_desde_la_copa

Inmediatamente, uno de sus seguidores, Alberto Velasco (historiador del arte y conservador del Museu de Lleida), les alertaba de su error, aportando las pruebas que lo demostraban: la cita del texto de Jean Devisse L’image du Noir dans l’art occidental (1979) y una imagen de una de los compartimentos de la predela del Retablo de la Verge dels Paers de la Paeria de Lleida (ca. 1445-55 y, por tanto, anterior a la obra de Memling).

Miradas_desde_la_copa

En este punto de la conversación (Twitter y las otras Redes Sociales van de eso, de comunicación dialógica), no se recibió respuesta al comentario documentado e ilustrado. Quiero pensar que no fue por falta de interés, sino por falta de tiempo. Es obvio que, como usuarios, estamos mal acostumbrados a la inmediatez del ecosistema digital y pensamos que solo existimos nosotros al otro lado de la pantalla. Pocas veces somos conscientes de la multitud de menciones diarias que debe recibir un museo como el Prado.

Dos días después, el museo retomaba el diálogo (inducido por el comentario reprobatorio de otro seguidor, yo mismo), informado que se había consultado el tema a sus especialistas y estaban a la espera de una respuesta.

Miradas_desde_la_copa

Pasado más de un mes sin respuesta, es más que evidente que se habían olvidado del tema. En este caso, fuese el olvido voluntario o involuntario, no se hizo una buena gestión del tema.

Pero yo no lo había olvidado. Ante mi insistencia, finalmente, el 24 de septiembre, reconocían el error e informaban que lo corregirían.

Miradas_desde_la_copa

Lo interesante del tema es que el error también afectaba al resto de elementos de mediación relacionados con la obra de Memling, entre los que también se encuentran los físicos como la cartela.

En resumen, gracias a las Redes Sociales y al interés y conocimientos de un seguidor, todo un museo como el Prado ha podido subsanar un error, mejorando su labor divulgativa.

Un ejemplo de cocreación involuntaria, pero al fin y al cabo con un resultado positivo.

Actualización a 14/10/15

En una conferencia en la II edición de Cultura en la Nube (8 de octubre, Casa de América), el jefe del Área de Desarrollo Digital del Museo Nacional del Prado, Javier Pantoja Ferrari, explicaba uno de los valores de las Redes Sociales, poniendo precisamente como ejemplo el caso que aquí se comenta: como un tuit de un seguidor puede cambiar una cartela en el museo.

Comunicación, una de las claves para el éxito de una campaña de fundraising

viernes, julio 17th, 2015

Durante los últimos años, se han ido sucediendo las campañas de museos y equipamientos patrimoniales para conseguir fondos con los que comprar alguna obra de arte. Pocas novedades en este sentido.

Como en otros aspectos, lo que parece cada vez más evidente es que la comunicación es esencial para alcanzar el éxito en este tipo de campañas de fundraising o crowdfunding. Me explico: ya no basta (si algún día bastó) con poner en marcha la campaña, ahora hay que comunicarla de forma original, creativa.

Y hablar de originalidad y creatividad es algo más, bastante más que los clásicos anuncios en prensa o exterior o la información en canales propios como el portal web corporativo o las diferentes redes sociales.

El Ashmolean Museum of Art and Archaeology de la Universidad de Oxford permite ejemplificar lo que intento explicar. El pasado 04 de junio puso en marcha una campaña de fundraising para conseguir las 60.000 £ que le faltaban para adquirir la obra The High Street, Oxford (1810) de Joseph Mallord William Turner.

Miradas_desde_la_copa

La obra de Turner estaba depositada en el museo desde 1997 y recientemente fue ofrecida a la nación en concepto de impuesto de sucesiones. Para conseguir la propiedad, el museo necesitaba 860.000 £: Heritage Lottery Fund aportó 550.000 £, Art Fund 220.000 £ y los Amigos y Patronos del propio museo 30.000 £. Para conseguir las 60.000 £ que faltaban, se puso en marcha una campaña de fundraising para captarlos mediante la donación de particulares.

Buena parte del éxito de la campaña se debe sin duda a las acciones comunicativas puestas en marcha: las más interesantes las de marketing de calle y redes sociales.

Para la primera, se repartieron por lugares estratégicos de Oxford 12 reproducciones de la obra.

Miradas_desde_la_copa

Miradas_desde_la_copa

[Foto: Oxford Castle Quarter, vía Twitter]

En cuanto a la acción comunicativa en redes sociales, se puso en marcha un concurso fotográfico. Bajo la etiqueta #MyOxfordView se pide a sus seguidores que propongan su particular vista fotográfica de la ciudad y la publiquen en TwitterInstagram y Flickr.

Miradas_desde_la_copa

Aquí un par de propuestas que me han gustado especialmente:

Miradas_desde_la_copa

[Foto: Cosima C. Gillhammer, vía Twitter]

Miradas_desde_la_copa

[Foto: Tweed&Tango, vía Twitter]

Ambas acciones deben entenderse como piezas de una campaña de comunicación integral, en la que también se utilizaron medios tradicionales.

Miradas_desde_la_copa

[Foto: S. F. Mayhew Craddock, vía Twitter]

Hace unos días, poco más de un mes después de lanzar la campaña, el museo anunciaba que lo había conseguido gracias a las donaciones de 800 personas.

Miradas_desde_la_copa

[Foto: Ashmolean Museum]

¡Bravo!

El Park Güell en la época de la regulación de acceso. Foto fija

martes, abril 14th, 2015

Si hay un reto en la gestión del patrimonio cultural de nuestro país, se trata sin duda del Park Güell de Barcelona.

¿Cómo gestionar de forma sostenible y creativa un conjunto monumental altamente visitado? Se dispone de un conjunto de indudable valor patrimonial y un problema a solucionar, un verdadero reto que podía haberse convertido (todavía puede hacerse) en un campo de experimentación en el que poner en juego lo ya aplicado en otros bienes patrimoniales que han vivido situaciones parecidas (el más evidente es Stonehenge) e imaginar y testar otras nuevas medidas. Algo que hubiese permitido ir más allá de la simple solución local al problema concreto, proyectando el caso a nivel internacional.

El pasado sábado visité el Park Güell, la primera vez desde que se regulase el acceso a una porción en octubre de 2013, con la intención de comprobar in situ y en primera persona la incidencia de esa medida en la gestión del bien patrimonial, comparándola con la situación anterior (que ya relaté en un post de 2012: Güellcome to Barcelona, tourists) y sin tener en cuenta lo que pueda pasar en el futuro (como por ejemplo, la anunciada puesta en marcha de un centro de interpretación en la Casa Jaqués).

El objetivo fundamental de la visita de campo era dar respuesta a un par de preguntas:

¿Ha mejorado la calidad de la experiencia de quienes ahora lo visitan?

¿Ha fomentado una relación sostenible entre los visitantes y el conjunto monumental?

Y la respuesta a ambas preguntas es, en síntesis, negativa. Y quiero puntualizar en este punto que buscaba que la respuesta fuese todo lo contrario, pero la realidad es tozuda.

¿Ha mejorado la calidad de la experiencia de quienes lo visitan ahora?

En cuanto a la mejora o no de la experiencia de los visitantes, hay dos variables que la facilitan: la confortabilidad durante la visita y los dispositivos de mediación que permiten extraer el máximo jugo divulgativo al recurso patrimonial.

La regulación, que permite el acceso a la zona más popular del conjunto a no más de 400 personas cada media hora, es cierto que ha descongestionado un poco los puntos calientes, como la Escalinata de la Salamandra, la Sala Hipóstila o la Plaza de la Naturaleza con el banco ondulado. En este aspecto, siendo un espacio relativamente reducido, es difícil evitar que se produzcan aglomeraciones en esos lugares concretos.

Por el contrario, ha supuesto la congestión del espacio museográfico de la Casa del Guarda, en el que ahora se generan largas colas para acceder.

Miradas_desde_la_copa

Y también un aumento evidente de la presión de visitantes en las zonas del parque de libre acceso (recuérdese, más del 90 % de la superficie total del conjunto monumental catalogado por la UNESCO en 1984).

Miradas_desde_la_copa

Hablando de los dispositivos de mediación que se ofrecen al visitante, siendo exigente y realista, tampoco son capaces de ofrecer una experiencia memorable o UNIQUE (Uncommon, Novelty, Informative, Quality, Understanding & Emotions) como reclamaba hace años el especialista holandés Frans Schouten. Algo que sin duda merece un conjunto monumental como el Park Güell.

Claro está que antes de la regulación no existían ni folleto con ruta autoguiada, ni señalética divulgativa, ni aplicación móvil. Pero es que la situación anterior a 2013 era vergonzante, impropia de un país desarrollado.

Que perviva el viejo sistema señalético con uno nuevo, y la deficiente calidad de este último (tanto en lo que se refiere a materiales, como a diseño y contenidos), ya habla por sí solo de lo poco que se ha invertido en algo tan fundamental para conseguir una mediación cultural de máxima cobertura y, por tanto, eficacia divulgativa.

Miradas_desde_la_copa

La aplicación móvil, más allá de su calidad, no asegura ese alcance a todos los visitantes como sí lo hace un bien diseñado sistema señalético, por más que el papanatismo tecnológico que nos asola continúe difundiendo la idea que cualquier acción de mediación cultural tiene que pasar inexorablemente por lo tecnológico.

¿Ha fomentado una relación sostenible entre los visitantes y el conjunto monumental?

Aunque existe un servicio de vigilancia, distribuido estratégicamente por las zonas conflictivas, es más que evidente que la relación tampoco ha mejorado. Es tal la presión en la zona de la salamandra o del Pórtico de la Lavandera, que los vigilantes son incapaces de contener los comportamientos inapropiados de algunos visitantes, que para tomarse la correspondiente fotografía continúan subiéndose a la salamandra o escalando por el muro de contención.

Miradas_desde_la_copa

Miradas_desde_la_copa

[Fotos: Miradas desde la copa]

Está claro que informar en los accesos con un pictograma (Respeten el patrimonio) y colocar vigilantes no es suficiente para eliminar comportamientos como los que se pueden ver en las dos fotografías y que se repiten de forma constante.

Conclusión de la foto fija

Ya comenté cual era mi posición en el post Desajustes en la Gestión del Patrimonio cultural en Barcelona. El caso del Park Güell: sí a la regulación. Obviamente si con esta medida se aseguraba de forma clara y evidente una mejora en la calidad de la visita y en la conservación del conjunto monumental, lo que pasaba por poner en marcha una gestión profesional y creativa y por invertir en el propio parque (tanto en la zona regulada como en la no regulada) el 100 % de los beneficios conseguidos con la venta de entradas.

Solo se puede defender una regulación de acceso como la puesta en marcha por el Ayuntamiento de Barcelona si la situación hubiese mejorado de forma ostensible. Y por ahora, eso no pasa.

Bonus track

Schouten, Frans. “Improving Visitor Care in Heritage Attractions”. Tourism Management, vol. 16, núm. 4, 1995, pp. 259-261.

El fracaso de los nuevos prescriptores. El museo, las fotos y la ministra

jueves, marzo 19th, 2015

Hace años, en el post Museos y Relaciones Públicas: el poder de los nuevos prescriptores, explicaba la lucha de un grupo de activistas para conseguir la eliminación de la prohibición de tomar fotografías en el Musée d’Orsay.

Cinco años de activismo sin conseguir la supresión de la prohibición. Hasta que el pasado 16 de marzo se ha podido comprobar como los resortes del poder continúan siendo los de siempre.

Durante su visita institucional a la exposición “Pierre Bonnard. Peindre l’Arcadie” del Musée d’Orsay, la ministra de Cultura y Comunicación, Fleur Pellerin, publica unas fotos en su perfil de Instagram y Twitter.

Bernard Hasquenoph (uno de los activistas más involucrado en el tema, junto a Julien Dorra) y unos cuantos internautas más le afeaban su privilegio, y la ministra respondía, quedando en evidencia:

Como es bien sabido, menos para la ministra en ese momento, en los museos de Orsay y la Orangerie no se aplicaba la carta Tous photographes.

El resultado inmediato: el museo anunciaba el fin de la prohibición. Haciendo un alarde, eso sí, de lo que llamé en su momento comunicación teletubbie.

Y además se veía obligado a difundir la carta de buenas prácticas de la fotografía en museos:


Las primeras fotos en el espacio “liberado” eran cuestión de horas:

Cinco años de lucha son todavía poco relevantes en comparación a la llamada de una ministra que ha quedado en ridículo.

Moraleja I: todo sigue igual aunque parezca que todo ha cambiado.

Moraleja II: hay que seguir luchando por todo aquello que merece ser cambiado, aunque al final acaben decidiendo los de siempre.

Moraleja III: algún día dejará de ser así.

Los MOOC. Un nuevo formato de Difusión cultural para los museos

lunes, enero 26th, 2015

Miradas_desde_la_copa

Hablar de los museos a principios del siglo XXI es hacerlo de su apertura a la sociedad. En la fase de desarrollo histórico en la que se encuentra esta institución cultural, la relacional, ya no importa el objeto (las colecciones) ni el sujeto (los visitantes), ahora lo que interesa es la relación entre uno y otro. Utilizando la terminología de Ana I. Fernández Moreno y David Ruiz Torres, se ha pasado de un museo egológico (solo pendiente de sí mismo), a un museo dialógico (preocupado por interactuar con su público).

A los medios tradicionales de mediación cultural implementados para alcanzar la función mediadora encomendada a las instituciones patrimoniales (las clásicas guías, textos de sala, audioguías, etc.), a finales del siglo XX se le han sumado los generados a la sombra de la revolución digital, cuya irrupción ha tenido un efecto directo en la labor de acercamiento entre museo y sociedad, obligando a replantearse términos como accesibilidad, fruición e interactividad. Y si hay algo que haya facilitado ese objetivo mediador, sin duda hay que hablar de Internet.

MOOC y museos

Una de las últimas novedades que circulan por la red son los MOOC (Massive Open Online Courses), cursos de formación a distancia (online) y en formato abierto (gratuitos). Nacidos en 2008, no llegarán al ámbito de los museos hasta 2013, siendo los museos estadounidenses los primeros en poner en marcha este tipo de iniciativa.

El MoMA es el pionero en poner a disposición de la comunidad este tipo de propuesta formativa en el ámbito museístico. En agosto de 2013, comenzó a ofrecer en la plataforma Coursera dos cursos: Arte e investigación: estrategias de enseñanza en museos para tu clase y Arte y actividades: estrategias interactivas para lograr un compromiso con el arte, destinados a profesores de primaria y secundaria. Un destinatario y un objetivo educativo muy específicos que comparten otros cursos ofrecidos por instituciones como The American Museum of Natural HistoryThe Exploratorium.

Ahora bien, si se trata de la utilización de MOOC como un instrumento más de mediación cultural entorno a las exposiciones y dirigidos al gran público, entonces se tiene que hablar necesariamente de la Réunion des Musées Nationaux-Grand Palais de Francia.

La primera experiencia se desarrolló el año pasado, con el MOOC La Rome d’Auguste, relacionado directamente con la exposición Moi Auguste, empereur de Rome (celebrada en el Grand Palais de París, de marzo a julio de 2014). Gracias a la colaboración de FranceTV education y la plataforma de vídeos educativos Pythagora, la institución cultural francesa ofreció un curso sobre la Roma del emperador Augusto, que comenzaba con su biografía, para pasar luego a contextualizar al personaje con su interés por la representación del poder, Roma y sus transformaciones, el arte de la época, etc.

Miradas desde la copa

El último MOOC editado por la Rmn-GP es L’Impressionnisme: du scandale à la consécration. Una acción de mediación cultural más de la exposición temporal Paul Durand-Ruel, l’engagement d’un marchand d’art (Musée du Luxembourg de París, de octubre de 2014 a febrero de 2015). En este caso ha contado con el partenariado de Orange y su plataforma de social learning Solerni y lo ha concebido y producido la empresa especializada en Digital Learning MOOC et Compagnie.

Como comenta en un artículo en Le Figaro Anne-Lise Guinchard, chef de projets multimédias de la Rmn-GP, la producción ha supuesto nueve meses de trabajo, la participación de 18 profesionales y un presupuesto final de 90.000 € (que ha corrido a cargo de la empresa patrocinadora, Orange). Recursos humanos y económicos que han mejorado notablemente la calidad de los materiales ofrecidos. Si el MOOC La Rome d’Auguste ofrecía medios muy básicos (cada lección se acompaña de un vídeo y una presentación con imágenes), en éste cada lección se acompaña también de textos y una sketchnote o síntesis visual dibujada por Frédéric Duriez.

Miradas desde la copa

[Imágenes: Rmn-GP]


L'hostilité déclarée du système officiel por Solerni

En una entrevista a Roei Amit, directeur adjoint en charge du numérique de la Rmn-GP, éste justificaba así la utilización de los MOOC:

Nous souhaitons expérimenter. L’une de nos missions, est d’être une porte d’entrée à la culture pour le grand public. Ce phénomène numérique que représente le MOOC, est une nouvelle manière de s’engager avec le public et nous permet de remplir cette mission.

Experimentación para cumplir con una de las misiones de la institución museística: ser puerta de entrada a la cultura ¡No está nada mal!

Que la experiencia de la Rmn-GP con los MOOC no se limitará a los dos realizados hasta el momento, parece claro leyendo las declaraciones de Christine Albanel. La directora ejecutiva de Orange avanzaba a finales del año pasado que ya estaban trabajando en un nuevo MOOC sobre Picasso, relacionado con la exposición Picasso et l’art contemporain (que se celebrará en el Grand Palais entre octubre de 2015 y febrero de 2016). Las buenas noticias no acaban ahí, ya que también informaba de la preparación para este año 2015 de una colección de MOOC sobre historia del cine en colaboración con la Cinémathèque française.

¿Qué ofrecen los MOOC en el ámbito de la Difusión cultural?

Para Lisa Mazzola, Assistant Director, School and Teacher Programs del MoMA y responsable de los cursos de la institución neoyorkina, MOOC y museos son aliados naturales. En el terreno concreto de la Difusión cultural en los museos, ¿qué ofrecen?

A los visitantes les ofrece:

  • El acceso gratuito y masivo a unos contenidos educativos de calidad.
  • Contenidos que permiten preparar o prolongar la visita a la exposición, profundizando en la temática de la misma.
  • Conocer e interactuar con personas con los mismos intereses gracias a los foros.

A los museos les ofrece:

  • El fortalecimiento de su vocación divulgativa.
  • La integración de sus contenidos en el circuito educativo.
  • La posibilidad de crear comunidades y de fidelizar a los participantes.

En resumen, una nueva posibilidad en manos de los museos para dar respuesta a una parte esencial de su código genético: divulgar.

Bonus track

Club Innovation & Culture: “MOOC et musées, en France et à l’étranger”, 31 de octubre de 2014.

Clément, Francine: “Des MOOCs et des musées”, Thot Cursus. Formation et Culture Numérique, 08 de abril de 2013.

Clément, Francine: “Des MOOCs et des musées (2)”Thot Cursus. Formation et Culture Numérique, 15 de octubre de 2013.

Fernández Moreno, Ana I. y  Ruiz Torres, David: “Del museo egológico al museo dialógico: hacia la educación abierta, masiva y participativa”, en Bellido Gant, Mª Luisa (ed.), Arte y museos del siglo XXI. Entre los nuevos ámbitos y las inserciones tecnológicas, Editorial UOC, Barcelona, 2013, p. 161-181.

Mazzola, Lisa: “MOOCS and Museums: Not Such Strange Bedfellows After All”, MoMALearning, 16 septiembre de 2013.

Mazzola, Lisa: “Reflections on a MOOC: One Museum Educator’s Journey in the Unknown”Center for the Future of Museums blog, 01 de octubre de 2013.

Reig, Dolors: “Los MOOC, un nuevo instrumento para la sociedad del conocimiento”, CCCBLAB. Investigación e innovación en cultura, 12 de septiembre de 2013.

El video mapping de Sant Climent de Taüll. De la copia aumentada al patrimonio audiovisual

jueves, octubre 30th, 2014

¿Cuántos lugares permiten disfrutar, en un reducido territorio, de espacios naturales y elementos arquitectónicos con el máximo valor patrimonial posible? Pocos.

La Vall de Boí (Pirineos de Lleida) es uno de ellos. Al espacio natural de Aigüestores y Estany de Sant Maurici (catalogado como Parque Nacional desde 1955) se le suma el conjunto románico (el año 2000 entra en la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO).

Desde el año pasado, la Vall de Boí cuenta con un nuevo atractivo patrimonial: el video mapping Taüll 1123 de Sant Climent de Taüll. Una suerte de guinda para coronar un apetitoso pastel para cualquier amante de la naturaleza y el arte.

Miradas_desde_la_copa

La Vall de Boí, el (obligado) paraíso de la copias

Quien visite las iglesias de Taüll, Boí, Erill la Vall o Durro tendrá la oportunidad de disfrutar de un amplio catálogo de reproducciones de las pinturas y esculturas que en los siglos medievales sirvieron para adoctrinar a los habitantes del valle ¿Y los originales?

Desde principios del siglo XX los originales están lejos de allí, fundamentalmente en el Museu Nacional d’Art de Catalunya. Algo que alejó las piezas artísticas de su lugar de origen, privándolas de su aura, pero que permitió rescatarlas del olvido y que no saliesen camino del extranjero, seguramente hacia Estados Unidos (como ya había pasado con la decoración del ábside de la iglesia de Santa María de Mur, hoy en las colecciones del Museum of Fine Arts Boston).

La histórica reclamación del retorno de estas piezas tendrá mayor sentido si cabe a partir de la inclusión de las iglesias románicas en la lista del Patrimonio Mundial (2000).

Aunque comprendo la reclamación y seguramente se pudiesen dar todos los requerimientos de seguridad, conservación y exhibición in situ, sinceramente me cuesta imaginar el escenario en el que las pinturas de Sant Climent y Santa Maria de Taüll y Sant Joan de Boí vuelven a las iglesias para las que fueron creadas en los siglos XI y XII.

Bien es verdad que si ya fue un hito en la historia del patrimonio su arrancamiento y traslado en los años 20, el camino de retorno sería una segunda muestra del interés incondicional por su conservación en las mejores condiciones posibles. Y el mejor sitio para aproximarse a ellas de forma omnicomprensiva se encuentra en la Vall de Boí.

¿Ha llegado el momento que ICOMOS incluía como recomendación en el informe de evaluación de la candidatura?:

L’ICOMOS est conscient de la nécessité d’assurer des conditions de conservation et de protection complètes de l’art roman des églises de la Vall de Boí, telles qu’elles sont fournies par le MNAC de Barcelone. L’ICOMOS espère cependant que les autorités responsables garderont toujours à l’esprit cette situation dans l’espoir que certains de ces trésors artistiques puissent un jour retrouver leur emplacement d’origine.

Más allá de este interesante debate (me temo que recurrente in saecula saeculorum), el Consorci Patrimoni Mundial de la Vall de Boí, organismo responsable de la gestión del patrimonio del valle, tiene un nuevo elemento patrimonial que conservar y difundir. Me refiero al video mapping Taüll 1123.

Miradas_desde_la_copa

El video mapping Taüll 1123, mucho más que una simple copia

Una primera lectura de lo que es el video mapping de la iglesia de Sant Climent de Taüll se centra en su principal objetivo: un medio museográfico al servicio de la divulgación. Para que el visitante se hiciese una idea de como era lo conservado se podría haber optado por una simple reproducción, función que cumplía la copia de 1961. En cambio, se optó por utilizar las nuevas tecnologías, creando una copia aumentada que durante nueve minutos nos muestra el proceso de realización de la pintura, una simulación de lo que pudo ser en 1123 (año de consagración de la iglesia) y la (cruda) realidad de los restos conservados in situ y en el MNAC.

Miradas_desde_la_copa

[Fotos: Burzon*Comenge y Playmodes]

Solo haciendo una lectura más profunda y menos encorsetada del concepto de patrimonio cultural se puede valorar en su justa medida. Taüll 1123 es una muestra avanzada de lo que la tecnología audiovisual es capaz de hacer. Luego el video mapping es algo más que un simple recurso: es un objeto patrimonial. De hecho una pieza magistral de nuestro patrimonio audiovisual.

En la Vall de Boí no tendrán las pinturas originales de Sant Climent de Taüll, pero tienen un nuevo aliciente patrimonial. Una obra audiovisual que además es capaz de emocionar y explicar in situ como se hicieron las pinturas murales románicas incluso mejor que el propio original, castrado en el templo por excelencia del culto moderno a la obra de arte, el museo.

Bonus track

Una amplia y rica información sobre el proyecto Taüll 1123 está disponible en el portal web Pantocrator.cat, puesto en marcha por las dos empresas que lo han realizado, Burzon*Comenge y Playmodes.

Carme Rodriguez: “Taüll 1123. La tecnologia al servei del patrimoni”CARMΣMIX l’estraperlista, 23 de julio de 2013.

Lo Visitant: “La Llum de Taüll”Que puguin visitar-se els museus…, 9 de diciembre de 2013.

Mateos Rusillo, Santos M.; Gifreu Castells, Arnau (2014). “Reconstrucción y activación del patrimonio artístico con tecnología audiovisual. Experiencia de Taüll 1123”. El profesional de la información, septiembre-octubre, v. 23, n. 5, pp. 527-533.

Welkom nieuw Mauritshuis. Cuando la comunicación puede ser un problema

viernes, junio 27th, 2014

Los museos de arte holandeses han experimentado los últimos años una auténtica fiebre por poner al día sus instalaciones. Las remodelaciones y ampliaciones comenzaron por el Stedelijk, y luego vinieron el Museo Van Gogh y hace un año el Rijksmuseum, todos ellos en Ámsterdam. El último en incorporarse será el Mauritshuis de La Haya, que se inaugurará mañana, sábado 28 de junio.

Miradas_desde_la_copa

[Foto: Ivo Hoekstra, Mauritshuis, Den Haag]

Una remodelación que ha durado dos años y ha tenido un coste de 30 millones de euros, integrando al edificio histórico del siglo XVII otro de estilo Art Deco, conectados ambos por una parte subterránea que sirve de vestíbulo del nuevo museo.

Miradas_desde_la_copa

[Foto: © Ronald Tilleman, Mauritshuis, Den Haag]

La remodelación también ha supuesto el cambio de marca visual, diseñada por el estudio Studio Dumbar, y el lanzamiento de un nuevo portal web, desarrollado por Basket Builders.

Miradas_desde_la_copa

[Foto: Studio Dumbar]

En definitiva, una puesta al día que lo convertirá en cita obligada para los amantes del arte y de los museos, al contar con obras tan emblemáticas (y mediáticas) como La joven de la perla o Vista de Delft de Vermeer, La lección de anatomía de doctor Nicolaes Tulp de Rembrandt o El jilguero de Carel Fabritius.

Miradas_desde_la_copa

[Foto: © Ronald Tilleman, Mauritshuis, Den Haag]

En declaraciones a la prensa internacional, la dirección del museo decía lo siguiente (El País):

“En realidad no sabemos qué pasará y nos preocupa porque la visita debe ser confortable y tranquila. Cuando cerramos teníamos unas 260.000 visitas. Ese porcentaje no puede crecer más de un 25%. No podemos tener un millón. No lo pretendemos tampoco. Nos importa la calidad no la cantidad. En ese sentido lanzamos un mensaje contrario al del resto de los museos del mundo. No queremos colas, gracias”.

Un objetivo muy loable que podría entrar en contradicción con la potente campaña de comunicación que se ha puesto en marcha antes de su reapertura.

Como ya se puede interpretar por las declaraciones reproducidas, el museo hizo una convocatoria de prensa internacional. Lo que obviamente le reportó publicity a nivel mundial.

Miradas_desde_la_copa

[Foto: Soraya Gabriel]

La campaña de publicidad se desarrolla mediante un conjunto de acciones: tres espots para la televisión holandesa, inserciones en prensa, publicidad de exterior y online. Todas ellas limitadas al territorio holandés.

La idea creativa que sutura el conjunto de acciones tiene como objetivo recordar a los amantes de su pieza estrella, La joven de la perla de Vermeer, que para ver el original se tiene que visitar el remodelado Mauritshuis. El claim ‘Je vindt het origineel in het Mauritshuis’ ( ‘Descubre el original en el Mauritshuis’) es toda una declaración de intenciones.

Miradas_desde_la_copa

[Foto: Mauritshuis, Den Haag]

Si los gestores del museo no quieren ver colas, una campaña como la puesta en marcha seguramente no ayudará mucho. Sobre todo acciones de relaciones públicas como la convocatoria de prensa internacional.

Por otra parte, ¿cómo reabrir después de varios años y no hacer ningún tipo de comunicación?

Seguramente la clave está en el objetivo de esos esfuerzos comunicativos. Si la campaña se hubiese propuesto un objetivo de notoriedad (que el público objetivo tuviese conocimiento de la noticia), no habría problema. Pero por el hilo conductor de la campaña (una clara invitación a visitar el museo), el objetivo es de venta (que el target lo visite). Y si es así, me temo que las declaraciones de sus directores pueden llegar a no cumplirse.

Si la campaña de comunicación supera el 25 % de crecimiento deseado, ¿sería un fracaso? Parece que sí.

Entonces, ¿de quién será la culpa? Si eso llega a pasar, lo será de quien la ha planificado, pues claramente habría planteado una estrategia y plan de acción no concordante con el objetivo de gestión que se quería conseguir.

Bloggers & Museos. Pistas, prevenciones y anecdotario

lunes, junio 2nd, 2014

“¡Soy un influencer!”

(Sale volando hacia Nunca Jamás)

Petete Potemkim @Petetekin

Al hilo del post “Los bloggers desembarcan en los museos. El caso del Museu Marítim de Barcelona” y los comentarios que generó, he creído interesante redactar este segundo artículo para dar respuesta a algunas dudas que genera la relación con este ‘nuevo’ público de los museos y equipamientos culturales: los influencers, líderes 2.0 o prescriptores 2.0.

El impacto de lo escrito en blogs

Esta es una de las cuestiones que más se han comentado. Un detalle importante para valorarlo es no hacer un uso restrictivo de la palabra impacto, limitándola exclusivamente a un objetivo de venta: aumentar el número de visitantes. No hay que olvidar que en términos comunicativos también se debe ampliar a cuestiones como notoriedad, imagen o reputación.

Un ejemplo reciente que lo demuestra ha sido la convocatoria que, de la mano de Carme Rodríguez y Cafès de Patrimoni, se organizó el pasado 24 de mayo al festival Tarraco Viva. Está claro que los organizadores no pretendían que la convocatoria sirviese de caja de resonancia para conseguir más visitantes. Si ese hubiese sido el objetivo comunicativo, convocarnos un día antes de finalizar el festival no sería muy lógico. Los resultados de esa convocatoria son bien visibles en el storify “Carajillu de Cafès a Tarraco Viva 2014” y en la colección de posts enlazados al final de “Tarraco Viva, savoir faire para activar y comunicar el patrimonio cultural”.

Cafès_de_Patrimoni

[Foto: Cafès de Patrimoni]

Por otra parte, el impacto de un post en un blog es algo parecido al de un artículo en un medio de comunicación. Al final se trata de generar publicity. Y como en todos los colectivos, todo depende de quien escriba el artículo: hay buenos y malos bloggers, como también es cierto que hay buenos y malos periodistas.

Quedándome con los buenos, leyendo el post de Manel Miró en Raining Stones “Víkings”, una exposición más allá de una leyenda de pillaje y violencia, posiblemente alguno de sus lectores visitará la exposición. Algo parecido a lo que pasa si se lee el artículo “El Greco rompe con Toledo” del periodista Peio H. Riaño en El Confidencial.

En este sentido, la visión crítica de Javier Sanz (en el artículo que se enlaza al final de este post) no se ajusta por ahora a la realidad del ámbito cultural.

No hay que mezclar churras con merinas

Otro tema que ha creado una cierta controversia (cuando no la debería crear) es la necesidad que las convocatorias para estos prescriptores 2.0 sean diferentes a las que ya se hacen para los periodistas.

Y digo que es un tema que no debería crear controversia, ya que en términos de gestión de la relación de los museos con sus públicos, una cosa son los periodistas y los medios de comunicación y otra muy distinta los bloggers, microbloggers, instragramers, etc.

Los objetivos de los unos no son los de los otros. Las necesidades informativas tampoco. Creo que no es necesario comentar como trabaja un periodista y como lo hace un blogger.

Convocar a un mismo acto, por ejemplo la presentación de una exposición temporal, a periodistas y bloggers solo puede ocasionar problemas al convocante. Y en la gestión de la comunicación de los museos hay que solucionar problemas, no generarlos.

Prevenciones sobre la figura del blogger

Sobre la propia figura del blogger, pienso que también habría que huir de la imagen inmaculada y angelical que algunos quieren ‘vender’.

Si se critica a los periodistas por plegarse a los intereses económicos, ideológicos, etc., de los medios de comunicación para los que trabajan, en el caso de los blogs y los bloggers pasa exactamente igual. En el fondo, el blogger comparte algo esencial con el periodista: ambos son seres humanos, con sus bondades y sus miserias.

Iría incluso un poco más allá: en el ámbito cultural, un museo o equipamiento cultural seguramente tiene más fácil influenciar a un influencer que a un periodista.

El fenómeno es tan reciente (relativamente), que las reglas de juego para establecer y mantener una relación entre museos y bloggers todavía están por escribir. Algo que no pasa, obviamente, cuando hablamos de la relación con los medios de comunicación.

Los responsables de relación con los influencers no deberían entender que la frescura del mundo 2.0 justifica levantarle la falda al blogger, presionándole de forma más o menos directa para que escriba algo sí o también.

Los bloggers no deberían creerse estrellas de rock que pueden exigir al museo toallas de rizo americano y camerino propio.

Mi propia experiencia como editor de Miradas

Con la simple intención de ilustrar algunas cosas sobre el tema, explicaré ahora algunas anécdotas sobre mi propia experiencia como bloguero.

Desde hace unos cuanto años, mantengo relación con dos museos. Y después de un tiempo me he dado cuenta perfectamente que uno me respeta profesionalmente, mientras el otro simplemente me (pretende) utilizar como mero soporte comunicativo. Si con uno mantengo una relación estable, un verdadero matrimonio, con el otro es esporádica, un ‘aquí te pillo, aquí te mato’. Al primero me lo llevaría a una isla desierta, con el otro juego a su mismo juego: lo utilizo para lo que me interesa (aquí vale la pena puntualizar: yo no empecé el juego).

En otro caso, he visto como de una evidente prevención al principio, se ha pasado a una relación normalizada. Algo que me permite comprobar que los propios museos se están adaptando a esta nueva realidad.

Aún así, hay dinámicas que cuesta horrores modificar. Por ejemplo, la agilidad para responder a peticiones concretas de información o material. Cuando quiero analizar y comentar una campaña, pieza o acción de comunicación, finalmente he decido optar por contactar con la agencia o estudio que la ha desarrollado, ya que los museos suelen tener una especial querencia al arte de colocar palos a las ruedas. Mientras las agencias y estudios saben perfectamente que facilitar información y material solo les puede beneficiar, los responsables de comunicación prefieren guardarlo como un tesoro.

En los cinco años de vida de Miradas, hay incontables ocasiones en las que me hubiese encantado comentar algo pero me ha sido imposible por la falta de colaboración del museo en cuestión. Que alguien muestre interés por algo que has hecho, acuda a tí para recabar información detallada con la que después hablar de ello, en ningún caso debería recibir por respuesta evasivas (y por supuesto nunca debería no responderse, ya no por profesionalidad sino básicamente por educación).

Como ya he dicho en más de una ocasión, los museos son polígamos. Entre sus múltiples públicos, ahora tienen una pareja de baile más: los influencers o prescriptores 2.0.

Pues que suene la música y comience el baile.

Bonus track:

Una pequeña historia de las convocatorias de bloggers realizadas por museos del Estado español en Nacho Granero: “Historia de las convocatorias de bloggers en Museos españoles”, La Cultura Social, 27 de mayo de 2014.

Cristina Aced: “Cómo relacionarse con un blogger”, Blog-o-corp, 18 de marzo de 2014.

Paul Capriotti: “¿Quién influencia a los Influencers?”, Bidireccional, 07 de marzo de 2014.

Martí Casas: “Sobre la relació de museus i bloguers. La meva visió”, Embadalits. Art, museus i patrimoni,  11 de julio de 2014.

Enrique Dans: “Y en lugar de las notas de prensa… ¿qué?”, Enrique Dans, 27 de diciembre de 2012.

Marta Franco: “Cómo definir un plan de relación con influenciadores y ganar embajadores de tu marca”, Ideas para comunicar en la nube, 24 de abril de 2014.

Ana García: “La fiebre de los influencers”, Rh 485. El blog de Ogilvy & Mather, 28 de enero de 2013.

Alfonso González Herrero: “Influyo, luego existo: influenciadores, influyentes y líderes de opinión”, Communi sensu, 24 de febrero de 2014.

Clara Merín: “Acciones con bloggers e influencers en museos”, Ende Comunicación, 8 de noviembre de 2016.

Rocío Rodríguez: “¿Están las agencias preparadas para tratar con los bloggers? 5 malas praxis en su relación”, prcomunicación, 17 de marzo de 2014.

Antoni Rojas: “Bloggers navegando por los museos”, Patrimonio Cultural Blog, 26 de junio de 2014.

Javier Sanz: ‘Influencers’, los nuevos tronistas”, Teknautas. El Confidencial, 10 de abril de 2014.

Wicho: “Sobre la maldición de las notas de prensa”, Microsiervos, 28 de diciembre de 2012.

Tarraco Viva, savoir faire para activar y comunicar el patrimonio cultural

martes, mayo 27th, 2014

1999 dC. Nace Tarraco Viva.

Miradas_desde_la_copa

Un festival especializado en la divulgación histórica de época romana. Creado para servir de lanzadera a la candidatura de Tarragona como ciudad Patrimonio Mundial por la UNESCO, su principal objetivo era y es:

Divulgar el conocimiento de la historia antigua y ser capaces de poner a disposición del gran público herramientas de reflexión sobre el pasado histórico. No basta con conservar y estudiar el Patrimonio Histórico. Sin la divulgación y democratización del conocimiento histórico que nos proporciona dicho patrimonio, se pierde una gran parte del valor cultural y social del mismo. Historia para todos podría ser un lema de las jornadas. La divulgación histórica es el verdadero eje central de todas las jornadas por encima de otros objetivos.

Pasados los años, se ha convertido en un ejemplo de savoir faire en la gestión del patrimonio cultural. Una muestra que demuestra que cultura, patrimonio cultural y turismo pueden ir de la mano. En otro de los objetivos del festival queda clara esa voluntad de vincular patrimonio y turismo:

Crear un producto cultural de gran calidad para generar flujos de turismo cultural relacionado con el patrimonio histórico. Para ello los criterios de programación y de comunicación de las jornadas se estudiaron con detalle y se programan las actividades en función de dichos criterios y no de otros ajenos a la propia organización.

Bien es verdad que para que todo esto pase hay que poner un Magí Seritjol en nuestras vidas. El director del festival sabe perfectamente lo que quiere y su pasión y entrega al proyecto permite que se vaya desarrollando según esos estándares.

No seré injusto con la clase política: sin el apoyo del Ayutamiento de Tarragona nada sería posible. Desconozco los tira y afloja entre el equipo del festival y los políticos municipales (debe haberlos, siempre los hay), pero la verdad es que el festival ha llegado a su XVI edición con una excelente salud.

Si el compromiso del consistorio municipal es evidente, no se puede decir lo mismo del gobierno de la Generalitat de Catalunya. Seré directo: cada vez que visito los recursos patrimoniales de la Tarraco romana tengo la misma sensación: merecen una puesta en valor que los dignifique, pues en algunos casos su musealización es indigna. Una sensación que siempre va acompañada de la misma reflexión: si recursos patrimoniales tan potentes como los de Tarragona (recuerdo: Patrimonio Mundial) no merecen una inyección económica importante que permita sentirnos orgullosos de ellos, es que como país no somos dignos depositarios de este legado.

Una acción comunicativa digna de Avgusto

En cuanto al tema comunicativo, los organizadores del evento son dignos seguidores de Augusto.

Si este emperador romano fue consciente que para apuntalar su proyecto político era interesante utilizar el arte (arquitectura, escultura, literatura, etc.) como soporte de propaganda política, el equipo de Tarraco Viva (Magí Seritjol, Manel Granell & Cia.) y el Patronato de Turismo de Tarragona saben muy bien que hoy día una porción importante de la comunicación se juega en la arena digital.

La organización de un conjunto de convocatorias exclusivas para influencers o prescriptores 2.0 lo demuestra.

Entre todas las acciones que se han hecho en el marco de la XVI edición del festival, centrado en el bimilenario de la muerte de Augusto, las tres más llamativas han sido la convocatoria para instagramers y las convocatorias para bloggers gastronómicos y bloggers patrimoniales (en la que tuve el placer de participar).

En esta última, organizada por Carme Rodríguez bajo el ‘paraguas’ de Cafès de patrimoni (información sobre este colectivo aquí), se convocó a un total de 15 personas, la mayoría bloggers. Durante toda una jornada, pudimos conocer de la mano del director del festival la exposición “Avgusto, una civilización mediterránea”; disfrutar en el anfiteatro de uno de las espectáculos más recomendables para entender como debe ser la divulgación del patrimonio, los “Mvnera Gladiatora” del grupo de recreación Ars Dimicandi; conocer en el circo como era el trabajo del cuerpo de bomberos de Roma por medio de “Excvbitorivm cohors vigiles” del grupo Thaleia; o asistir al espectáculo nocturno “Avgusto, el poder de la máscara” con Projecte Phoenix. Sin olvidar la parada técnica para comer, en la que tuvimos la oportunidad de probar un menú de cocina romana del programa Tarraco a Taula.

Miradas_desde_la_copa

Una intensa jornada muy bien organizada y planificada que permitía una excelente aproximación al festival. Todo un acierto desde el punto de visto de organización de este tipo de acciones comunicativas para relacionarse con influencers.

A modo de conclusión

Desde hace bastantes años están pasando cosas muy interesantes en el territorio, que nada tienen que ver con Barcelona y la marca Barcelona. Los políticos que gestionan el patrimonio cultural catalán no deberían olvidar que Tarraco Viva es una de ellas. Pero atención, no para transformarlo en “Tarraco Viva, Bcn” (primera pulsión del político centralista cuando algo funciona), sino para ser conscientes que parte de las soluciones para gestionar nuestro patrimonio están en el territorio, no en los despachos de flamantes agencias.

Miradas_desde_la_copa

[Fotos: Miradas desde la copa]

Bonus track:

Santos M. Mateos: “Tarraco Viva o la divulgación del patrimonio como motor dinamizador”, Miradas desde la copa, 10 de junio de 2013.

Daniel Zapater: “Tarraco Viva amb els 5 sentits”, Mosaics de cultura, 26 de mayo de 2014.

Cafès de Patrimoni: “Valoració de ‘Carajillu de Cafès’ al ‘XVIè Festival Internacional Tarraco Viva'”, Cafès de Patrimoni, 27 de mayo de 2014.

Antoni Rojas: “Tarraco Viva 2014. Una visió des de la Recerca”, Patrimoni Cultural Blog, 27 de mayo de 2014.

Jordi Suriñach: “Tarraco Viva busca realment la transmissió de coneixement”, El blog de Tarragona Cultura – Ajuntament de Tarragona, 27 de mayo de 2014.

Vàngelis Villar: “Omnia Tuta Feliciter, una trobada de bloggers a Tarraco Viva”, Paisatges Culturals, 27 de maig de 2014.

Oriol Fort: “Postexcavatòrix al festival Tarraco Viva en el marc del Carajillu de Cafès”, Postexcavatòrix. El racó de l’arqueologia catalana, 28 de maig de 2014.

Eva Jove: “Tarraco Viva: vint dies de retorn al passat”, Cabrablog, 31 de mayo de 2014.