Archive for the ‘Conservación’ Category

La restauración monumental. Un debate sobre la autenticidad y la ocultación

Martes, mayo 9th, 2017

Restauración monumental

“En el fondo, todos llevamos un

pequeño Viollet-le-Duc en el interior”

Jesús Cuartero

Hace ya bastantes años, tantos que ya no recuerdo cuando fue, durante una visita a la Seu Vella de Lleida, paseando por su claustro gótico, maravillándome con sus exquisitas tracerías (soy goticofílico diagnosticado), empecé a fijarme en algo que hasta entonces no me había (pre)ocupado: las piezas realmente góticas eran las menos.

Me volvió a pasar visitando el Conjunto monumental de la Alhambra y el Generalife. En los Palacios Nazaríes, una porción importante de los atauriques y mocárabes me parecieron labrados por cristianos de los siglos XIX, XX y XXI.

Desde entonces es algo que me ha perseguido con mayor o menor intensidad. Tras visitar, hace poco, la Catedral de Notre-Dame de Strasbourg y la Lonja de Valencia, el tema me dejó de perseguir. En esos dos bienes culturales ya me alcanzó, impactando en mis neuronas como un obús.

En esas dos joyas góticas, ambas en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO, no sólo vi el trabajo de una necesaria restauración monumental y conservación, vi algo más.

Se podría decir que la Catedral de Notre-Dame de Strasbourg es una joya de la arquitectura gótica de los siglos XIII-XV, continuada en el XIX, XX y XXI. Yo diría que la mayor parte de las ricas decoraciones y la escultura monumental que la decoran son fruto del trabajo de reconstrucción de los últimos tres siglos.

Estrasburgo

Y atención, no hablo sólo de la escultura que decora sus fachadas, cuyos originales se conservan mayoritariamente en el Musée de l’œuvre Notre-Dame, hablo de toda la decoración típicamente gótica que la tapiza de arriba a abajo.

Normal, teniendo en mente imágenes que permiten ver las afectaciones que tuvo la catedral por los bombardeos durante la Guerra Franco-Prusiana de 1870.

Estrasburgo

En cuanto a la Lonja de la Seda de Valencia, se puede decir que es una espectacular muestra de la arquitectura civil gótica de los siglos XV-XVI, continuada en los siglos XIX, XX y XXI.

Un porcentaje elevado de elementos decorativos y escultóricos del interior y de las fachadas han sido reintegrados en sucesivas restauraciones acometidas a partir del siglo XIX. Basta ver la fotografía de Jean Laurent (1870) para comprobar la inexistencia de almenas en la torre y de tracerías en los ventanales de la Sala de Contratación.

La Lonja

Atención, no dudo que en la casi totalidad de las restauraciones monumentales realizadas en los últimos años, esas reconstituciones sigan fielmente las estructuras originales. Por ejemplo, en la Sala de Contratación de la Lonja de Valencia, con su famosísimo bosque de columnas helicoidales, las piezas reintegradas en las basas lo hacen.

La Lonja

Las restauraciones monumentales van aportando nuevas estratificaciones a los monumentos intervenidos. Nada que objetar, ya que los monumentos son entes vivos que necesitan de una puesta a punto cada cierto tiempo.

Otro cantar es lo realizado siglos atrás, muchas veces convertido en falso histórico. Se pierde la noticia de su ejecución y pasa a identificarse como materia original.

Atención, al decir esto no estoy criticando las restauraciones monumentales del siglo XIX o buena parte del XX. En el momento en el que se hicieron, seguían criterios aceptados en la época.

¿Por qué se oculta esa realidad al visitante?

El principal problema es la nula información que se ofrece al visitante. En poquísimas ocasiones, contadas, he visto materiales de difusión o dispositivos de mediación in situ que dediquen una porción de lo que explican a hablar de esa “vida durante siglos” de monumentos como los comentados. Lo usual es no decir absolutamente nada. Y si se hace, se habla genéricamente de restauraciones, sin especificar gran cosa.

Esa falta de información comporta que los visitantes crean que están visitando unos edificios maravillosamente conservados aún con el paso de los siglos. Y no creo que nadie dedicado a la gestión del patrimonio cultural (que sea mínimamente profesional) quiere engañar a los visitantes.

1914, Catedral de Reims: devastada por las bombas y el fuego durante la I Guerra Mundial. ¿Tan difícil, tan insufrible es ofrecer al visitante fotos como la que viene a continuación?

Reims

Fotos como ésta, permitirían que el visitante tuviera muy presente lo que pasó allí, y, sobre todo, le permitiría saber que la cabeza del famoso Ange au Sourire fue arrancada de cuajo y, como un puzle, recompuesta y recolocada por un escultor en la segunda década del siglo XX.

Reims 02

[Fotos: Fototeca del Patrimonio Histórico, Gallica de la BnF y Miradas desde la copa]

Si la historia vivida y sufrida por el patrimonio a lo largo de sus siglos de vida es un valor más, ¿por qué no se explica esa historia?

Aviso, no me sirve la clásica ocurrencia que alguna vez he tenido que escuchar y soportar estoicamente en boca de algún gestor, de una petulancia insufrible: “el visitante tiene que venir informado de casa”.

Bonus track

Jaume Prat (2017), “Limpiar la escena del crimen”, Arquitectura entre d’altres solucions.

El conjunto monumental del Parque de la Ciutadella. Un pulmón enfermo

Lunes, mayo 1st, 2017

“Los jardines son a las ciudades,

lo que los pulmones al cuerpo humano”

Josep Fontseré i Mestre (1871)

Parc de la Ciutadella, Google Maps

El Parque de la Ciutadella de Barcelona posee un extraordinario legado patrimonial que permite catalogarlo como parque histórico.

Como explicaba el periodista Toni Pou en “100 anys de ciències naturals”, precisamente ahora se cumple el centenario de la conversión del parque en una referencia de la investigación y divulgación científica.

Pues bien, cuatro de los bienes patrimoniales que representan ese proyecto científico sufren desde hace años una degradación galopante. Me refiero a los antiguos museos Martorell (obra de Antoni Rovira i Trias, 1878-82) y de Zoología (Lluís Domènech i Montaner, 1887-88), el umbráculo (Josep Fontseré i Mestre, 1883-84) y el invernadero (Josep Amargós i Samaranch, 1883-87).

Parc de la Ciutadella, Google Maps 02

En cuanto al primero, el antiguo Museo Martorell de Geología, se trata del primer edificio construido en Barcelona para albergar un museo y del primer museo público de la ciudad. Singularidades que le otorgan un caché que le hace merecedor de un uso museológico digno.

He dicho “antiguo museo”, pero por la información que se puede leer en la entrada no sé si debería decir únicamente “museo”. Concretamente, el museo número 151 del registro de museos de la Generalitat de Catalunya (uno de los regulados por la Llei 17/1990, de 2 de novembre, de museus).

Museu Martorell

Por desgracia para el museo y la museología catalana, hay que hacer caso omiso a la información colocada in situ. 

Si se consulta el registro de museos de la Generalitat de Catalunya, el número 151 no aparece en la lista.

Si se consulta el portal web del Museu de Ciències Naturals de Barcelona, se dice ésto:

Aviso: la visita al centro está cerrada temporalmente al público, excepto la Biblioteca.

Oficialmente ya no es un museo y el acceso no está temporalmente restringido, sino cerrado sin más. Por tanto, nos quedamos con lo de “antiguo museo”.

El proyecto para convertirlo en un museo que explique y presente la historia de las ciencias naturales en Barcelona y Catalunya es eso, un proyecto en estado de hibernación en algún cajón municipal. En el artículo del diario Ara se habla que la propuesta vuelve a salir del cajón. Veremos.

El antiguo Museo de Zoología, construido para ser el café-restaurante de la Exposición Universal, es hoy (y desde el traslado del Museu de Ciències Naturals de Barcelona en 2011 al desagradable y desafortunado Edificio Fórum de Herzog & de Meuron¹) la sede científica del museo por medio del llamado Laboratori de Natura. El portal web vuelve a hablar sobre su situación:

Aviso: la visita al centro está cerrada temporalmente al público en general por motivos de remodelación y acondicionamiento de nuevos espacios para las colecciones del Museo y el centro de documentación, excepto la biblioteca y el acceso a la consulta científica de las colecciones.

Desde hace tiempo, un edificio clave del Modernisme catalán está cubierto parcialmente por una lona protectora. Lo que demuestra que su degradación es evidente y peligrosa.

Museu Zoologia 01

Museu Zoologia 02

El umbráculo está cerrado los fines de semana. Sólo abre de lunes a viernes. Sólo en horario de mañana (de 10 a 15 horas). Bien curioso, porque no creo equivocarme si digo que la mayor afluencia al parque debe ser por las tardes y los fines de semana.

Umbráculo 01

Umbráculo 02

El invernadero no sólo está cerrado temporalmente, como se informa en el portal web del Ayuntamiento de Barcelona, está abandonado. De los cuatro edificios, es el que muestra un estado de conservación más deplorable, casi casi ruinoso.

Invernadero 01

Invernadero 03

Invernadero 02

Haciendo un viaje en el tiempo gracias a Google Maps, se podrá comprobar que en abril de 2011 mostraba signos de envejecimiento, pero no ruina como ahora.

Invernadero 02

Invernadero 01

Seis años de abandono dan para mucho. Interesante la fotografía que viene a continuación. ¿Quién será la persona que recoge los restos del naufragio del invernadero?

Invernadero 04

Visto lo visto, parece más que evidente que el Parque de la Ciutadella padece enfisema pulmonar. Si hay alguien detrás de la pantalla que sienta y padezca por la ciudad, todavía no es tarde para curar al enfermo.

Invernadero 05

[Fotos: Google Maps y Miradas desde la copa]

Ahora bien, mientras vegeta en la UVI, la imagen de los visitantes que pasean por el parque no creo que sea muy positiva cuando pasan por delante de esos cuatro enfermos.

Si los parques son vida, el Parque de la Ciutadella es un zombi.

Seguramente se decida restaurar los edificios en algún momento. Bien.

No obstante, deberíamos pensar muy fuerte y hacernos la siguiente pregunta: ¿es aceptable que por una acto de dejación de sus propietarios, cuando se actúe la factura (con 3% o sin él) que se tenga que abonar sea más elevada que si se hubiesen mantenido en condiciones dignas?

Recordad esta pregunta cuando, en un futuro seguramente no muy lejano, la alcaldesa o alcalde de la ciudad corte triunfalmente la cinta inaugural. Recordadlo, porque en ese momento nadie lo hará.

¹ Estoy trabajando en un artículo sobre el Edificio Fórum y su transformación y uso como equipamiento museístico.

Bonus track

Miquel Àngel Rodríguez-Arias (2016), “Passat, present i futur de la Ciutadella”, Ara, 18/12/2016.

Lascaux, Episodio IV. La copia contraataca

Miércoles, abril 19th, 2017

Hacía tiempo que buscaba un equipamiento patrimonial que me volviese a generar buenas sensaciones, de esas que te hacen volver a creer que se pueden hacer las cosas con excelencia: por fin lo he encontrado en Lascaux. Centre International de l’Art Pariétal.

Lascaux. Episodio IV

Entre las muchísimas cosas que se pueden comentar, me centraré en las tres que más me interesan (por ejemplo, dejo el análisis del magnífico edificio de Snøhetta -a Libe Fdez Torróntegui de reharq* seguro que le interesa-, la gráfica, el merchandise, el despliegue tecnológico, etc. etc.).

Edificio

Sobre la copia de la cueva o la cueva simplemente

A diferencia de la histórica Lascaux II (inaugurada en 1983), ahora se ha reproducido casi la totalidad de la cueva.

Neocueva

Como defensor del original y su aura, he de decir que en un momento dado de la visita a la reproducción me vi comentando con una de mis acompañantes, Yrene Bueno, el detalle del friso de los ciervos cruzando el río. En ese preciso momento me di cuenta que me había olvidado complemente que estaba visitando una copia.

En el caso de Lascaux IV, la experiencia cultural es plena. Aceptando que no se puede visitar el original, la copia lo representa con honores.

Sólo un par de detalles del buen trabajo para conseguir esa inmersión del visitante: dentro de la neocueva la temperatura es la misma que en la cueva (16°C) y la luz está colocada de tal manera que reproduce la incidencia que debieron tener las lámparas paleolíticas en las pinturas (aquí es el único momento del artículo en el que me permito una pequeña observación: para darle más verosimilitud a la iluminación, en algún punto se podría reproducir el parpadeo característico de una llama).

Sobre el uso de la tecnología o el equilibrio entre la mediación tecnológica y la humana

Aunque la presencia de la tecnología es muy relevante en Lascaux, los impulsores del proyecto no han olvidado que un centro así también tiene la obligación de generar empleo.

La totalidad de la visita se hace acompañada de una tablet, pero en la primera parte de inmersión y exploración por la terraza mirador, el abrigo, el camino del descubrimiento y la réplica de la cueva (me sirvo de lo comentado por Manel Miró), el peso lo lleva una persona.

Guía

Sólo un detalle del buen trabajo que realizó la profesional que me acompañó en esa parte de mi “aventura” por Lascaux: como conclusión y despedida, y ante la imposibilidad científica de saber el papel concreto que jugó el arte parietal para sus creadores, nos ofreció algunas de la hipótesis que se han barajado, invitándonos a imaginar la que a nosotros nos pareciese más evocadora. Una forma bella de despedir a un grupo.

En cuanto al despliegue tecnológico, el mejor piropo es que funciona cuando tiene que hacerlo. Dispositivos móviles, Realidad Virtual y Realidad Aumentada al servicio de la mediación cultural.

Tecnología

Sobre el cierre de la Cueva de Lascaux o una acción de Difusión preventiva

Una de mis inquietudes antes de la visita era conocer el tratamiento de un tema fundamental: la explicación de las razones que llevaron al gobierno francés liderado por su ministro de cultura, André Malraux, a cerrar la cueva en abril de 1963.

En El taller de Lascaux se resolvía mi inquietud. El display Un equilibrio frágil explica de una forma muy visual y efectista los problemas que genera la presencia humana en el interior de una cueva como la de Lascaux: aumento de la temperatura, de la humedad y de CO2.

Difusión preventiva

En este punto no quiero olvidar la anécdota que explica uno de los “padres” de la conservación preventiva, Gaël de Guichen. Miembro del equipo que trabajó en la conservación de Lascaux, explica que la forma que tuvieron de hacer entender a la población local que se tenía que cerrar la cueva era utilizando el símil con uno de los productos estrellas del Périgord, el foie. De la misma manera que al abrir una lata de foie en conserva se produce una alteración inmediata en el producto, algo parecido pasaba con la cueva: se había mantenido protegida durante los miles de años que había permanecido sellada, pero con graves afectaciones desde que se había abierto al público, que la visitó masivamente entre 1948 y 1963. Llegado este momento, tengo que confesarme: albergaba la esperanza que esa fuese la forma de explicárselo al visitante.

Vaya en la siguiente foto mi homenaje a Gaël de Guichen y al magistral símil de la lata de foie.

Gaël de Guichen

En conclusión

Lascaux. Centre International de l’Art Pariétal es, sin ningún género de dudas, el centro de referencia de la presentación del arte parietal paleolítico.

Si en su momento ya recomendé a los interesados en museografía, museos y patrimonio la visita a la Vall de Boí para conocer el mapping Taüll 1123, ahora recomiendo la visita al centro de Montignac.

Un profesional con inquietudes y, por tanto, que quiera estar al día, debe visitar Lascaux. Centre International de l’Art Pariétal. 

En mi caso, hacía mucho tiempo (demasiado) que no recordaba ser tan feliz visitando un equipamiento patrimonial. He de reconocer que también tienen su parte de responsabilidad las dos personas que me acompañaron: Yrene Bueno y Manel Miró. Vaya mi agradecimiento a los dos por aceptar mi propuesta con entusiasmo.

Lascauxfolie

[Fotos: Snøhetta y Miradas desde la copa]

En vista de la magnífica experiencia, está claro que habrá que visitar la Caverne du Pont d’Arc, el otro gran proyecto francés de presentación de una cueva con arte parietal, en este caso de la Cueva de Chauvet.

Con sólo investigar un poco en su web dan ganas de hacerlo mañana mismo.

DCIM100MEDIADJI_0084.JPG

[Foto: Caverne du Pont d’Arc]

Por ahora me conformo con el documental de Werner Herzog “La cueva de los sueños olvidados”.

Bonus track

Le Monde (2017), “Les merveilles de Lascaux. Du chef-d’œuvre à la réplique intégrale”, marzo.

Manel Miró (2017), “Lascaux IV, el triunfo de la réplica”, Raining Stones. Interpretar el patrimonio.

Para los lectores que no puedan viajar hasta Francia, pueden conocer la Cueva de Lascaux gracias a la visita virtual disponible aquí. ¡Buen viaje al paleolítico!

Una última observación: en el viaje virtual se puede acceder al Pozo (con la única representación humana de todo la cueva) y al Divertículo de los Felinos (con grabados), que no se han podido reproducir físicamente por su poca accesibilidad (el arte parietal del Pozo sí se reproduce en El Taller de Lascaux).

Cuando el museo se convierte en sala de fiestas

Miércoles, abril 12th, 2017

Rijskmuseum 04

Los museos también se dedican a la restauración

Jordi Padró

Hace ya más de tres años, al hilo de la (tristemente) famosa boda en el MNAC, escribía el post La desaparición de la líneas rojas en la gestión de los museos, y me hacía una serie de preguntas, entre la que estaba la que sigue:

Si una empresa, institución o particular con posibilidades (económicas) se enamora de la sala del Ábside de Sant Climent de Taüll ¿el museo la cerrará por unos días para que se celebre un acto privado?

Ahora, ya tengo un magnífico (pero lamentable) ejemplo para ilustrarlo: la otra noche, el Rijskmuseum de Ámsterdam alquilaba sus salas para que Vogue celebrase una fiesta privada. Las salas en las que se exponen obras maestras de Vermeer, Rembrandt, Hals y Cia., ocupadas por mesas, sillas y la alegría de la vida de una fiesta de este estilo.

Rijskmuseum 01

Rijskmuseum 02

Rijskmuseum 03

[Fotos: Reiner RVDA]

Las imágenes hablan por sí solitas. El vídeo, que he conocido gracias a Rosario Fontova, lo redondea.

Sólo faltaba la clásica bola discotequera colocada encima de la Ronda de noche

Gracias a este caso, dos colegas (Damià Amorós y Alberto Velasco) me ponen sobre la pista de otro ejemplo: la noche del 23 de mayo de 2014, se celebraba una cena en las salas del Museo Diocesano Barbastro-Monzón.

Museo Diocesano Barbastro-Monzón

[Foto: Museo Diocesano Barbastro-Monzón]

Una vez más, la imagen “habla”. Invitados y sillas peligrosamente cercanas a las obras expuestas…

¿Dónde queda la conservación preventiva de las obras expuestas?

¿Dónde queda la verdadera misión de los museos?

Cuando el dinero o la política entran por la puerta del museo, su misión, decoro y profesionalidad saltan por la ventana.

¿Qué puede pasar?

Gracias al “soplo” de Celia Guilarte, puedo ilustrar una de las consecuencias directas de este tipo de eventos: que alguna pieza se dañe. Es lo que pasó el 10 de diciembre de 2015 en el British Museum. Un camarero rompió un dedo de la Venus de Townley.

Los titulares, demoledores:

“How the Townley Venus’s thumb was knocked off at the British Museum”, The Art Newspaper, 26/10/2016

“Hapless caterer knocks thumb off Roman statue in British Museum accident”, The Telegraph, 26/10/2016.

“Venus Loses Thumb in Encounter With Caterer (but She Has It Back)”, The New York Times, 27/10/2016.

“Una Venus del British Museum, dañada por un camarero”, ABC, 27/10/2016.

Un pequeño detalle: la noticia no trascendió a los medios de comunicación hasta casi un año después. ¿Cómo es posible? Fácil: el museo lo intentó ocultar.

Algo insólito, pues cualquier responsable de comunicación mínimamente profesional sabe que este tipo de cosas es mejor no ocultarlas, ya que es más que probable que, tarde o temprano, se acaben filtrando a la prensa o en alguna red social.

Al hilo de este último comentario: ¿algún museo que se quiera confesar?

Ampliación. Más casos

Gracias a Jordi Padró, me llegaba la noticia que el pasado 31 de marzo, la Societat Catalana de Pneumologia celebraba su cena de gala de la XXXV Diada Pneumològica en las salas del Museu de Badalona.

02

[Foto: BCIN]

La imagen, una vez más, lo dice todo.

Me sorprende y mucho que el propio museo no tenga empacho en publicarla en su propio perfil en Twitter. Hacerlo implica muchas cosas. Muchas.

Museu Badalona

He de reconocerlo, nunca imaginé que llegaría a ver algo así. Ayer, Demian Ramos me informaba de la fiesta de Louis Vuitton en el Musée du Louvre. La cena se celebró en la Salle des Etats. De fondo, la Monna Lisa.

Sala de los Estados

[Foto: Wallpaper, vía Instagram]

Es una imagen demoledora: el museo francés por excelencia, su sala más emblemática, convertida en un restaurante.

Carlo Mazzoni, via Instagram

[Foto: Carlo Mazzoni, vía Instagram]

Una cena presidida por el presidente-director del museo, Jean-Luc Martínez (Wallpaper). Y por Mme Gherardini, bien sûr.

¿Una realidad aceptada?

No le debería haber hecho caso: Boro me envió una secuencia de fotos de eventos realizados en salas de museos de todo el mundo, indicándome que con solo hacer una búsqueda en San Google, tendría multitud de ejemplos.

Así es. Entre esa ingente cantidad de casos, hay uno que me gustaría comentar: el British Museum. No sólo se han hecho y se hacen este tipo de eventos (con las consecuencias arriba explicadas), sino que se comercializan sin ningún reparo. Por ejemplo, la Sala 17 del museo, que conserva el Monumento de las Nereidas, se puede alquilar para celebrar una fiesta.

Room 17

British Museum 01

[Fotos: British Museum]

No hay problema en hacerlo, ya que se publicita en el apartado Event spaces del portal web corporativo del museo.

Luego este tipo de cosas se aceptan. ¿Es así?

The Metbnb. Una broma con fundamento

El pasado 1 de abril, Hyperallergic publicaba el artículo In Effort to Cover Deficit, Metropolitan Museum Partners with Airbnb to Rent Period Rooms, en el que anunciaba la colaboración de el Metropolitan Museum con Airbnb: el museo, necesitado de ingresos, alquilaría sus habitaciones históricas.

20BREUER-master768-xxxx-720x480

[Imagen: Hyperallergic]

Aunque se trataba de una broma del “April Fools’ Day”, la verdad es que planteaba una interesante reflexión: si se siguen recortando o directamente eliminando las asignaciones públicas a los museos, estos se verán obligados a aceptar cosas simplemente inimaginables como la de la broma. Como decía el replicante de Blade Runner, veremos cosas que no creeríamos: ¿un paseo por Central Park en un carro etrusco del siglo VI aC? (joint venture del Met con Uber).

Bonus track

Maria Palau (2017), “Ni de conya al museus”, El Punt Avui, 25 de marzo.

Addenda

Artículo publicado originariamente el 11 de marzo de 2017.

Este artículo no sería posible sin la colaboración de una serie de personas. Yrene Bueno me informó del caso del Rijksmuseum, que sirvió de detonante para redactarlo. Alberto Velasco, Damià Amorós, Jordi Padró, Celia Guilarte, Karmele Barandiaran, Demian Ramos y Boro me han informado de la mayoría de casos que me permiten ilustrarlo. A todos ellos, gracias.

Una ‘app’ para sensibilizar al visitante. El uso de las TIC en la Difusión preventiva

Lunes, abril 4th, 2016

En total sintonía con los contenidos de libro que acabo de publicar junto a Guillem Marca y Oreste Attardi, La difusión preventiva del patrimonio cultural, y del número especial que antes le dedicamos al tema en el tercer número de la e-Revista de Miradas desde la copa (2011), la Opera de Santa Maria del Fiore di Firenze (Italia) acaba de poner en marcha un proyecto que la practica sirviéndose de las TIC: Autography.

Miradas_desde_la_copa

[Foto: Opera de Santa Maria del Fiore]

Como explican en el post ​Dal vandalismo alla testimonianza: Autography, è tutta una questione di segni…, se trata de una aplicación móvil, Autography, que intenta que los grafitis se trasladen al mundo digital. Así definen la app:

Autography è una App che trasforma il vandalismo contro i monumenti nel “mondo reale” in testimonianza e ricordo nel “mondo digitale”.

En edificios con una presión de visitantes tan importante como el conjunto catedralicio de Florencia, este tipo de acciones vandálicas son de lo más común. Y los mensajes de prohibición no son útiles, como se demuestra en esta imagen del interior de la cúpula de Brunelleschi.

Miradas_desde_la_copa

[Foto: Miradas desde la copa]

Ante la evidencia que existe un problema de vandalismo, los gestores han decidido optar por otra política comunicativa en el campanile de Giotto: una capaz de sensibilizar al visitante. Este es el objetivo de la aplicación:

Trasferire sul piano virtuale quell’impulso che fino ad oggi ha imbrattato ed offeso un patrimonio da godere intatto così come è stato concepito.

Si sensibilizza il visitatore su quanto sia stupido ed inutile danneggiare monumenti ed opere d’arte con scritte e incisioni; ma gli si offre la possibilità di sfogare il suo impulso e di immortalarlo nell’eternità del digitale, rendendolo parte di una nuova storia, condivisa e tutta da raccontare: con uno strumento a scelta (penna, pennarello, spray, matita, rossetto) e selezionando una superficie e un colore.

Los visitantes pueden hacer sus grafitis seleccionando previamente la superficie (madera, mármol, hierro o yeso) y la herramienta para realizarlo (desde lápiz de labios a aerosol).

Miradas_desde_la_copa

[Foto: Opera de Santa Maria del Fiore]

Los grafitis digitales se guardarán en el Archivio storico dell’Opera del Duomo y se pueden compartir mediante las redes sociales.

Con sus más que evidentes diferencias, la propuesta florentina me recuerda a la píldora de Difusión preventiva que diseñamos (de forma ficticia) para solucionar el problema en el conjunto monumental de la Alhambra y el Generalife:

Miradas_desde_la_copa

[Foto: Miradas desde la copa]

Las nuevas tecnologías al servicio de la Difusión preventiva. Bienvenidas sean si permiten aquello que las medidas clásicas de prohibición no han conseguido: visitantes sensibilizados de la fragilidad del patrimonio cultural.

El Park Güell en la época de la regulación de acceso. Foto fija

Martes, abril 14th, 2015

Si hay un reto en la gestión del patrimonio cultural de nuestro país, se trata sin duda del Park Güell de Barcelona.

¿Cómo gestionar de forma sostenible y creativa un conjunto monumental altamente visitado? Se dispone de un conjunto de indudable valor patrimonial y un problema a solucionar, un verdadero reto que podía haberse convertido (todavía puede hacerse) en un campo de experimentación en el que poner en juego lo ya aplicado en otros bienes patrimoniales que han vivido situaciones parecidas (el más evidente es Stonehenge) e imaginar y testar otras nuevas medidas. Algo que hubiese permitido ir más allá de la simple solución local al problema concreto, proyectando el caso a nivel internacional.

El pasado sábado visité el Park Güell, la primera vez desde que se regulase el acceso a una porción en octubre de 2013, con la intención de comprobar in situ y en primera persona la incidencia de esa medida en la gestión del bien patrimonial, comparándola con la situación anterior (que ya relaté en un post de 2012: Güellcome to Barcelona, tourists) y sin tener en cuenta lo que pueda pasar en el futuro (como por ejemplo, la anunciada puesta en marcha de un centro de interpretación en la Casa Jaqués).

El objetivo fundamental de la visita de campo era dar respuesta a un par de preguntas:

¿Ha mejorado la calidad de la experiencia de quienes ahora lo visitan?

¿Ha fomentado una relación sostenible entre los visitantes y el conjunto monumental?

Y la respuesta a ambas preguntas es, en síntesis, negativa. Y quiero puntualizar en este punto que buscaba que la respuesta fuese todo lo contrario, pero la realidad es tozuda.

¿Ha mejorado la calidad de la experiencia de quienes lo visitan ahora?

En cuanto a la mejora o no de la experiencia de los visitantes, hay dos variables que la facilitan: la confortabilidad durante la visita y los dispositivos de mediación que permiten extraer el máximo jugo divulgativo al recurso patrimonial.

La regulación, que permite el acceso a la zona más popular del conjunto a no más de 400 personas cada media hora, es cierto que ha descongestionado un poco los puntos calientes, como la Escalinata de la Salamandra, la Sala Hipóstila o la Plaza de la Naturaleza con el banco ondulado. En este aspecto, siendo un espacio relativamente reducido, es difícil evitar que se produzcan aglomeraciones en esos lugares concretos.

Por el contrario, ha supuesto la congestión del espacio museográfico de la Casa del Guarda, en el que ahora se generan largas colas para acceder.

Miradas_desde_la_copa

Y también un aumento evidente de la presión de visitantes en las zonas del parque de libre acceso (recuérdese, más del 90 % de la superficie total del conjunto monumental catalogado por la UNESCO en 1984).

Miradas_desde_la_copa

Hablando de los dispositivos de mediación que se ofrecen al visitante, siendo exigente y realista, tampoco son capaces de ofrecer una experiencia memorable o UNIQUE (Uncommon, Novelty, Informative, Quality, Understanding & Emotions) como reclamaba hace años el especialista holandés Frans Schouten. Algo que sin duda merece un conjunto monumental como el Park Güell.

Claro está que antes de la regulación no existían ni folleto con ruta autoguiada, ni señalética divulgativa, ni aplicación móvil. Pero es que la situación anterior a 2013 era vergonzante, impropia de un país desarrollado.

Que perviva el viejo sistema señalético con uno nuevo, y la deficiente calidad de este último (tanto en lo que se refiere a materiales, como a diseño y contenidos), ya habla por sí solo de lo poco que se ha invertido en algo tan fundamental para conseguir una mediación cultural de máxima cobertura y, por tanto, eficacia divulgativa.

Miradas_desde_la_copa

La aplicación móvil, más allá de su calidad, no asegura ese alcance a todos los visitantes como sí lo hace un bien diseñado sistema señalético, por más que el papanatismo tecnológico que nos asola continúe difundiendo la idea que cualquier acción de mediación cultural tiene que pasar inexorablemente por lo tecnológico.

¿Ha fomentado una relación sostenible entre los visitantes y el conjunto monumental?

Aunque existe un servicio de vigilancia, distribuido estratégicamente por las zonas conflictivas, es más que evidente que la relación tampoco ha mejorado. Es tal la presión en la zona de la salamandra o del Pórtico de la Lavandera, que los vigilantes son incapaces de contener los comportamientos inapropiados de algunos visitantes, que para tomarse la correspondiente fotografía continúan subiéndose a la salamandra o escalando por el muro de contención.

Miradas_desde_la_copa

Miradas_desde_la_copa

[Fotos: Miradas desde la copa]

Está claro que informar en los accesos con un pictograma (Respeten el patrimonio) y colocar vigilantes no es suficiente para eliminar comportamientos como los que se pueden ver en las dos fotografías y que se repiten de forma constante.

Conclusión de la foto fija

Ya comenté cual era mi posición en el post Desajustes en la Gestión del Patrimonio cultural en Barcelona. El caso del Park Güell: sí a la regulación. Obviamente si con esta medida se aseguraba de forma clara y evidente una mejora en la calidad de la visita y en la conservación del conjunto monumental, lo que pasaba por poner en marcha una gestión profesional y creativa y por invertir en el propio parque (tanto en la zona regulada como en la no regulada) el 100 % de los beneficios conseguidos con la venta de entradas.

Solo se puede defender una regulación de acceso como la puesta en marcha por el Ayuntamiento de Barcelona si la situación hubiese mejorado de forma ostensible. Y por ahora, eso no pasa.

Bonus track

Schouten, Frans. “Improving Visitor Care in Heritage Attractions”. Tourism Management, vol. 16, núm. 4, 1995, pp. 259-261.

La insoportable invisibilidad de la lona. La Pedrera y los medios de comunicación

Miércoles, junio 18th, 2014

Viernes 16 de mayo. Los gestores de la Pedrera reciben a un buen nutrido grupo de periodistas de diferentes medios. Están convocados para conocer in situ el curso de la restauración de la fachada y, por supuesto, para que hablen de ella en sus respectivos medios.

Esta es la lona que tapaba en ese momento el andamio:

Miradas_desde_la_copa

Una lona mimética o camaleónica que no incluye mensaje publicitario. Una de las soluciones para no transformar los monumentos en el casco o el mono de Fernando Alonso.

Ahora bien, no hay que olvidar que en abril la lona respondía a los dictados del Poster Domination:

Miradas_desde_la_copa

Y que ahora, en junio, pasa exactamente igual:

Miradas_desde_la_copa

[Fotos: Miradas desde la copa]

La significación del monumento consiguió que un numeroso grupo de medios cubrieran la noticia, generándose una excelente publicity. Un gran éxito para los convocantes. TV3 y RTVE Catalunya le dedicaron una pieza en sus noticiarios del mismo viernes 16 de mayo y La Vanguardia, El Periódico, El País, El Punt Avui y Ara un artículo en sus ediciones del sábado 17 de mayo.

Prácticamente ninguno de ellos habló de la lona y la polémica que ha suscitado la utilización como mero soporte publicitario de un monumento tan significativo del Patrimonio Mundial. Únicamente lo hizo Maria Palau en su artículo “La Pedrera vol fer goig” (El Punt Avui, p. 32) y Laura Serra en “Rere la bastida de la Pedrera” (Ara, p. 36).

Como todos somos adultos y tenemos criterio propio, que los medios y periodistas convocados saquen sus propias conclusiones sobre su papel en la convocatoria.

Que los lectores de Miradas desde la copa saquen sus propias conclusiones sobre el tratamiento que está mereciendo este tema en los medios de comunicación y en las redes sociales.

Yo, por mi parte, no quiero desaprovechar la ocasión para felicitar por su trabajo a las periodistas Maria Palau y Laura Serra y a los medios para los que trabajan, El Punt Avui y Ara.

La Pedrera, Patrimonio Mundial transformado en valla publicitaria. Reacciones

Domingo, abril 20th, 2014

Este post pretende pulsar las reacciones que se generen sobre el tema de la colocación de publicidad invasiva en la lona que tapará durante un año La Pedrera.

Por tanto, será un post ‘under construction’.

La Pedrera en febrero:

Miradas_desde_la_copa

La Pedrera en marzo:

Miradas_desde_la_copa

La Pedrera en abril:

Miradas_desde_la_copa

[Fotos: Miradas desde la copa]

La reacción de la Fundació Catalunya-La Pedrera

La primera reacción que me gustaría recoger es la de la propia Fundació Catalunya-La Pedrera. Desgraciadamente, mantienen el silencio como estrategia comunicativa. Algo que dice mucho de sus actuales gestores. Lo dice todo.

Una estrategia de la avestruz que se manifiesta con un superlativo onanismo comunicativo en las redes sociales. Una manera de proceder que no recomendaría ningún especialista en comunicación corporativa, especialmente sorprendente cuando la mencionada fundación tiene como Presidente de su Patronato a Germán Ramón-Cortés, asesor sobre temas de márqueting y comunicación en diferentes empresas e instituciones. Paradojas de la vida.

Sí ha hablado la empresa responsable de la colocación de las lonas, GINSA, especializada en publicidad exterior. Para uno de sus clientes, una lona es lo siguiente:

Las lonas nos ofrecen gran impacto visual que nos ayuda a aumentar la notoriedad de la marca en nuestras campañas.

Totalmente de acuerdo. El gran impacto visual es la gracia de una lona, lo que choca frontalmente cuando hablamos de la colocación de una de ellas en un edificio Patrimonio Mundial como La Pedrera.

Además de alertar mediante un post sobre los derechos de propiedad intelectual de las fotografías publicadas en su blog (espectaculares), ha publicado (15 de abril) el post “La lona mimética de la Pedrera: 2086 m²”. En el artículo defienden la lona mediante dos argumentos: el espacio dedicado a la publicidad es mínimo y cosas así se hacen en otros países.

Cita textual con el primer argumento:

En este post os despejamos las dudas: las medidas de la lona son 2728m², de los cuales menos de 600 se usan para el esponsor.

Cita textual con el segundo argumento:

El motivo es que desde GINSA hemos tomado como ejemplo otros paises como italia y alemania donde esta práctica es habitual para  mantener al máximo el diseño de nuestro querido arquitecto Gaudi sin renunciar a la esponsorización.

Lo primero se rebate fácilmente con solo darle un vistazo a la lona. Basta situarse delante del edificio para ver lo que realmente impera en ella. Y de noche se hace aún más evidente si cabe, cuando un buen nutrido grupo de focos la ilumina. Corrijo, ilumina única y exclusivamente su porción publicitaria.

Lo segundo es muy cierto: se ha hecho, se hace y se hará en otros países. Lo que no quiere decir que sea correcto hacerlo cuando hablamos de edificios o espacios emblemáticos de una ciudad.

Valoro muy positivamente que hayan querido manifestarse públicamente, defendiendo su trabajo (aún con argumentos tan frágiles como los arriba mencionados). Ciertamente el problema no son ellos: lo son los gestores de La Pedrera y las empresas que aceptan colocar su publicidad en esta lona (por ahora Nissan, Ermenegildo Zegna y Versace).

Lo que pediría públicamente a GINSA es que no hablen de lona mimética cuando se refieran a la que tapa La Pedrera. Lo pido básicamente pensando en su propia reputación: haciéndolo faltan a la verdad. Y una empresa seria, como seguramente lo es GINSA, no se puede permitir el lujo de cometer ese tipo de pequeños errores.

Repercusión en medios de comunicación

En radio, el periodista Víctor F. Clarés me entrevistó en su programa #10deCooltura (en catalán), el espacio de Amor a l’Art de la cadena CoolturaFM. Pinchando aquí podéis oirla y ver los tilulares generados.

También en radio, hablé del tema con el periodista Carles Mesa en su programa Gente despierta (en castellano) de Radio Nacional de España. Aquí podréis escucharla (del minuto 23:39 al final).

En prensa escrita, por ahora el tema solo ha (pre)ocupado al diario La Vanguardia. En los comentarios al artículo de Meritxell M. Pauné “Una gran lona publicitaria de Nissan cubrirá la fachada de La Pedrera este febrero” (31 de enero):

Elisabeth:

No es podria haver esperat a restaurar la façana de la Pedrera, després de la celebració del Congrés Mundial de Gaudí que tindrà lloc l’octubre d’aquest any? És una llàstima que durant el Congrés estigui tapada amb una lona publicitaria. Com això ja no es pot fer enrere, es podria instalar una lona amb la reproducció de la façana, com va fer en el seu dia la Casa Fuster quan la vàren restaurar. L’anunciant demostraria respecte i sensibilitat vers un dels edificis més emblemàtics de la nostra ciutat.

Alexis:

Otro error en el cuidado del mercado turístico, tan importante en Barcelona, guste o no. La lona debería haber sido una imagen de la misma Pedrera, en todo caso con un pequeño anuncio en un rincón del patrocinador. Todos lo hubieran visto y entendido y todos lo hubieran valorado…

En el mismo medio, una carta de Eulàlia Rodríguez (9 de febrero):

S’ha començat a restaurar la façana de la Pedrera i no se’ls ha ocorregut res millor que aprofitar l’avinentesa per fer-la servir de tanca publicitària. Si, segons les fonts de la Pedrera, els treballs tindran una durada d’un any aproximadament suposarà això que Barcelona acollirà el mes d’octubre el primer Congrés Mundial sobre Gaudí amb la façana de la Pedrera oculta sota una lona publicitària?

És veritat que actualment els missatges publicitaris es presenten en mitjans i suports molt diversos. Però l’eficàcia d’un disseny publicitari resideix en què l’estètica sigui encertada i, en aquest cas, es produeix l’efecte contrari. Tot i que no és la primera vegada que a Barcelona veiem un gran edifici amb aquest tipus de recobriment (o una estàtua vestida amb una samarreta d’un club de futbol), ara estem parlant d’un dels edificis més emblemàtics de Barcelona.

Em vénen al cap algunes opcions. La publicitat es podria haver integrat sobre una imatge de la Pedrera: aquest cotxe que s’anuncia ara i els productes que hi apareixeran els mesos venidors podrien tenir de fons la façana que tants i tants turistes vénen a admirar a la ciutat. O es podrien deixar les bastides de les obres a la vista per poder anar gaudint del procés de restauració i millora. O es podria aprofitar l’oportunitat per demanar a l’artista Christo una de les seves intervencions, a ell que està tan acostumat a embolicar edificis. Potser encara hi som a temps.

Repercusión en las redes sociales

En Facebook, el post publicado en Amor a l’Art (10 de marzo):
Miradas_desde_la_copa

En Twitter se han creado los hashtags #lalonaquenomola y #lonalogia. Mientras el primero se dedica exclusivamente al caso de La Pedrera, el segundo pretende hablar sobre el diseño de lonas en restauración de monumentos. Aquí van algunas perlas en esta red de microblogs:

Miradas_desde_la_copa
Miradas_desde_la_copa
Miradas_desde_la_copa
Miradas_desde_la_copa
Miradas_desde_la_copa

Entradas en blogs:

El cuaderno de Luis (Luis Soravilla): “¿Qué le están haciendo a la Pedrera?“, 15 de febrero.
Rafa Burgos. Guia Oficial de Catalunya: “On és La Pedrera?”, 18 de febrero.

En este último blog, hay un interesante comentario de Montse (20 de febrero):

Sobre la lona de la Pedrera, totalment d’acord Rafa, a Barcelona em sembla que s’ha perdut el senti comú en algunes coses i que a canvi de diners tot val. L’Ajuntament tindria que marcar uns criteris per les lones publicitarias i no permetre el que s’ha fet a la Pedrera o el que Norit ha fet a les torres venecianes de pl. Espanya. Al meu entendre es una gran falta de respecte al nostre patrimoni.

Anecdotario

El domingo 20 de abril, mientras fotografiaba la nueva lona, se me acercaron unos turistas con un mapa de la ciudad en mano. Su pregunta me dejó perplejo, como mi respuesta les dejó a ellos ¡Estábamos delante de La Pedrera y me preguntaban dónde estaba el edificio de Gaudí! Cuando les dije que lo tenían delante, sus ojos se pusieron como platos a puntito de salírseles de las órbitas.

Colofón

Mientras por aquí seguiremos disfrutando de la bonita estampa y del silencio público del gobierno municipal, de insignes representantes de la cultura barcelonesa y de especialistas en Modernisme y en la obra de Antoni Gaudí, en Francia, el presidente del Centre des monuments nationaux, Philippe Belaval, manifestaba en su cuenta de Twitter (el 31 de enero) que en la restauración del Panteón y del Arco de Triunfo de París no se permitiría la colocación de publicidad.

Miradas_desde_la_copaEn el caso del Panteón, la lona que tapará su imponente cúpula se cubrirá el próximo 03 de junio con una instalación artística del fotógrafo y street artist JR. Todo sobre este proyecto en Au Panthéon.

Miradas_desde_la_copa

[Foto: Centre des monuments nationaux]

Monumentos en restauración. Cuando la lona puede marcar la diferencia

Martes, febrero 11th, 2014

Al hilo del caso de La Pedrera, muchos me han preguntado por ejemplos en los que la lona no sea invasiva.

Aquí va, posiblemente, uno de los ejemplos más inteligentes que he visto.

Durante la rehabilitación del edificio que acoge hoy día el Museo Magritte de Bruselas (Bélgica), situado en un lugar emblemático de la ciudad, la Plaza Real, esta fue la solución que me topé en 2008: inteligente, creativa, genial. A la altura del artista, sin duda.

Miradas_desde_la_copa

Miradas_desde_la_copa

Miradas_desde_la_copa

[Fotos: Miradas desde la copa]

Sobran las palabras: el mundo al revés, el surrealismo magrittiano se ha trasladado a Barcelona para vender coches en una de sus joyas arquitectónicas.

La Pedrera, Patrimonio Mundial transformado en valla publicitaria

Sábado, febrero 1st, 2014

Lamentablemente, mis peores augurios se han cumplido: los gestores de la Pedrera han optado por transformar el edificio en una gran valla publicitaria.

Miradas_desde_la_copa

Miradas_desde_la_copa

[Fotos: Lorena Ferro]

El poster domination que tanta polémica ha generado en Italia o Francia, que ya había hecho alguna incursión en Barcelona (Casa de les Punxes y el Monumento a Colón), se instala a lo grande en uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad: la Casa Milà.

El debate no se centra en la legalidad o no de este tipo de publicidad invasiva y monumental en bienes culturales de alta significación patrimonial. El tema es mucho más relevante que el cumplimiento o no de una simple normativa municipal reguladora.

Estamos hablando de un edificio catalogado como Patrimonio Mundial por la UNESCO. Lo que significa muchos parabienes, pero también una serie de servidumbres.

Con esta acción, los gestores de la Pedrera, la Fundació Catalunya-La Pedrera, demuestran no estar a la altura de la gran responsabilidad que ostentan, invalidando todo lo bueno que han hecho durante los últimos años.

Leyendo la nota de prensa emitida ayer, 31 de enero, algunos podrían tener la pulsión de aceptarlo como mal menor. Es demagógico que se justifique el tema advocando a otros socialmente tan sensibles:

Con esta decisión, la entidad está en disposición de mantener sus programas sociales en hacia personas en riesgo de exclusión o en situación de dependencia, y el fomento de igualdad de oportunidad, entre otros.

La responsabilidad no es únicamente de los gestores del bien patrimonial, lo es también de las empresas que no tienen empacho en invadir con su publicidad este tipo de edificios singulares, como Nissan. Estas empresas no entienden (o no quieren entender) la singularidad y dimensión de lo que están haciendo.

Empresas inteligentes optarían por algo sutil, comunicándolo de manera inteligente. El caso de Fendi y la Fontana di Trevi es el ejemplo que las cosas se pueden hacer de forma diferente. En cambio, empresas como Nissan optan por la vía fácil del poster domination.

Con esta decisión, la Barcelona europea, moderna y cosmopolita se reduce a su peor versión: una ciudad casposa y con el cartel de “en venta”. Una ciudad incapaz de respetar los monumentos que ha tenido la suerte de heredar.