‘Síndrome Tamara’ Returns. El caso del Born

Manual de uso de este post: nadie debe vincular lo que aquí se dice a la lucha ideológica entre independentistas y no independentistas. En éste foro no interesa ese debate, sólo el que atañe a la gestión de un equipamiento patrimonial público. Gracias.

Miradas_desde_la_copa

[Foto: Miradas desde la copa]

Hace ya más de dos años, comentaba en el post El ‘síndrome Tamara’ se instala en los museos el cambio de nombre del actual Museu del Disseny de Barcelona, y decía lo siguiente:

Aquí el problema no solo es que en el cambio de denominación se haya perdido o no. Es que también afecta a aspectos que tienen que ver con la cultura de gestión de nuestros museos y patrimonio cultural (y de tantas otras cosas, como la cultura o la educación): los personalismos.

Un museo o proyecto cultural en marcha no debería cambiar en lo esencial cuando hay relevos entre sus gestores políticos o técnicos. Y por aquí es moneda corriente todo lo contrario: si hay cambio de color político en la administración de la que depende o cambia la dirección del propio equipamiento, es posible que se quiera cambiar todo, incluso el nombre.

(…)

Por último, y no menos importante: los recursos que suponen esos cambios.

Vuelta a las andadas: todo lo dicho entonces se puede aplicar ahora. El año pasado hubo cambio de color político en el Ayuntamiento de Barcelona y se reproduce exactamente lo mismo: el inaugurado en 2013 como Born CC (Born Centre Cultural) ahora se llama Born CCM (Born Centre de Cultura i Memòria).

Con poco más de dos años de vida, se decide reorientar el equipamiento patrimonial y se produce un cambio tan sustancial como el del nombre.

Me temo que la convivencia entre el viejo y el nuevo nombre se continuará “disfrutando” en las aplicaciones del logotipo, dándose curiosidades como éstas del portal web del centro y de su perfil y canal en Twitter y YouTube: sitios donde se ha actualizado y donde no se ha hecho todavía (en la mayoría de fotografías, en los vídeos, etc.). Mientras, in situ, es una verdadera fiesta.

Miradas_desde_la_copa

Miradas_desde_la_copa

Miradas_desde_la_copa

Ante casos como éste siempre me hago las mismas preguntas:

¿A cuánto ascenderá la cuenta de gastos que supone el cambio de nombre?

Si los que deciden estos cambios tuviesen que pagarlos de su bolsillo, ¿lo harían?

Las únicas certezas: el ‘síndrome Tamara’ ataca otra vez en Barcelona; el sueño de la ‘nueva’ política fue bonito mientras duró…

Tags: , , , ,

2 Responses to “‘Síndrome Tamara’ Returns. El caso del Born”

  1. Kippelboy dice:

    Gracias por el post Santos. Tres años después y la cosa sigue igual. Aunque en esta ocasión sí que parece un acto de “apropiación y neutralización” del símbolo del partido que ahora está en la oposición. Está claro que desde las instituciones culturales se hace política. A veces de base, a veces de fondo…y a veces de gesto.

    me recuerda al clásico “PROPERTY OF NED FLANDERS”

    • De nada. De hecho te tendré que ofrecer algún cargo honorario en Miradas por tus comentarios.

      Pues teniendo toda la razón, como tienes, lo del cambio de nombre es ganas de marcar territorio de forma innecesaria. Vaya, que nos lo podían haber ahorrado.

      Siendo absolutamente demagogo (como lo son el grueso de nuestros políticos y partidos políticos -para nuestra desgracia-), se podían haber destinado los recursos dedicados a ese cambio de nombre a obras sociales…

Leave a Reply for Kippelboy