Miserachs y ‘Barcelona, blanco y negro’, la exposición » Miradas desde la copa


Deja un comentario