Unos gramos de creatividad publicitaria para el Museo Nacional de Escultura

Canela en rama. Cosa muy fina y exquisita según el Diccionario de la lengua española de la RAE.

Pues bien, la creatividad publicitaria es la canela en rama de la publicidad. Y como la mayor parte de las cosas buenas, es un bien muy escaso. En el ámbito de los museos y del patrimonio cultural es tanta la escasez, que la producción anual se nos sirve en gramos.

Y parece que buena parte de la producción de “canela en rama publicitaria” se cultiva en la Antigua Redería, sede de Herederos de Rowan. Más allá de su trabajo para el Museo de Bellas Artes de Bilbao (precisamente este año han llegado a la década de colaboración conjunta), la agencia vasca ha ido ampliando su zona de acción en los dos últimos años. Si en 2013 hicieron un magnífico planteamiento con Anatomía de Sert para el San Telmo Museoa de San Sebastián (Anatomía de Sert. Radiografía de un gran proyecto y una magnífica campaña), este año ha acabado de la mejor manera posible con su campaña Ven a darnos vida para el Museo Nacional de Escultura de Valladolid.

Se trata de una campaña dirigida a los habitantes de la propia ciudad, cuya pieza central es un gran bloque de piedra (simulado) de 3×3 metros, situado en una zona comercial muy transitada de Valladolid.

Miradas_desde_la_copa

Jugando creativamente con la idea de Miguel Ángel sobre la escultura (la estatua duerme en el bloque de piedra a la espera que la mano del escultor le permita ver la luz), el copy convierte el bloque en una pieza publicitaria extraordinaria:

Miradas_desde_la_copa

[Fotos: Museo Nacional de Escultura]

Un texto publicitario que reconoce el papel esencial del visitante, sincero al manifestar que sin él un museo (el de Valladolid y todos en su conjunto) no es más que un almacén y las piezas expuestas objetos sin vida.

Esta y otras campañas van aportando gramos de creatividad a la publicidad de los museos. Por desgracia todavía son pocos, ya que la publicidad que nos torpedea con mera información se nos presenta a quilos. Una publicidad borderline, limitada a la utilización de imágenes de obras o espacios como clave visual y a recursos tan gastados en redacción publicitaria como el “te esperamos”, “ven y descubre” o el “si quieres viajar en el tiempo” como clave textual.

Por su escasez, estoy firmemente convencido que vale la pena dejar de hacer el canelo y paladear intensamente cada gramo de la “canela en rama publicitaria” que nos regala cada año Herederos de Rowan y los museos que se van acercando a la Antigua Redería para incluirla en su receta comunicativa. Por ahora son tres, ¿alguno más se atreve?

Tags: , , , ,

3 Responses to “Unos gramos de creatividad publicitaria para el Museo Nacional de Escultura”

  1. […] El cubo incluía un código QR que llevaba a una microsite donde se podía ver el cubo “vaciado”a través de difrentes esculturas del Museo. #Venadarnosvida empezó a circular por redes sociales obteniendo una gran repercusión a nivel local y de Castilla León, además de en blogs especializados. […]

  2. […] parte de la estrategia de comunicación publicitaria, son interesantes algunas campañas como “Ven a darnos vida”, desarrollada por el Museo Nacional de Escultura de Valladolid y dirigida fundamentalmente al […]

  3. […] parte de la estrategia de comunicación publicitaria, son interesantes algunas campañas como “Ven a darnos vida”, desarrollada por el Museo Nacional de Escultura de Valladolid y dirigida fundamentalmente al […]

Deja un comentario