El video mapping de Sant Climent de Taüll. De la copia aumentada al patrimonio audiovisual

¿Cuántos lugares permiten disfrutar, en un reducido territorio, de espacios naturales y elementos arquitectónicos con el máximo valor patrimonial posible? Pocos.

La Vall de Boí (Pirineos de Lleida) es uno de ellos. Al espacio natural de Aigüestores y Estany de Sant Maurici (catalogado como Parque Nacional desde 1955) se le suma el conjunto románico (el año 2000 entra en la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO).

Desde el año pasado, la Vall de Boí cuenta con un nuevo atractivo patrimonial: el video mapping Taüll 1123 de Sant Climent de Taüll. Una suerte de guinda para coronar un apetitoso pastel para cualquier amante de la naturaleza y el arte.

Miradas_desde_la_copa

La Vall de Boí, el (obligado) paraíso de la copias

Quien visite las iglesias de Taüll, Boí, Erill la Vall o Durro tendrá la oportunidad de disfrutar de un amplio catálogo de reproducciones de las pinturas y esculturas que en los siglos medievales sirvieron para adoctrinar a los habitantes del valle ¿Y los originales?

Desde principios del siglo XX los originales están lejos de allí, fundamentalmente en el Museu Nacional d’Art de Catalunya. Algo que alejó las piezas artísticas de su lugar de origen, privándolas de su aura, pero que permitió rescatarlas del olvido y que no saliesen camino del extranjero, seguramente hacia Estados Unidos (como ya había pasado con la decoración del ábside de la iglesia de Santa María de Mur, hoy en las colecciones del Museum of Fine Arts Boston).

La histórica reclamación del retorno de estas piezas tendrá mayor sentido si cabe a partir de la inclusión de las iglesias románicas en la lista del Patrimonio Mundial (2000).

Aunque comprendo la reclamación y seguramente se pudiesen dar todos los requerimientos de seguridad, conservación y exhibición in situ, sinceramente me cuesta imaginar el escenario en el que las pinturas de Sant Climent y Santa Maria de Taüll y Sant Joan de Boí vuelven a las iglesias para las que fueron creadas en los siglos XI y XII.

Bien es verdad que si ya fue un hito en la historia del patrimonio su arrancamiento y traslado en los años 20, el camino de retorno sería una segunda muestra del interés incondicional por su conservación en las mejores condiciones posibles. Y el mejor sitio para aproximarse a ellas de forma omnicomprensiva se encuentra en la Vall de Boí.

¿Ha llegado el momento que ICOMOS incluía como recomendación en el informe de evaluación de la candidatura?:

L’ICOMOS est conscient de la nécessité d’assurer des conditions de conservation et de protection complètes de l’art roman des églises de la Vall de Boí, telles qu’elles sont fournies par le MNAC de Barcelone. L’ICOMOS espère cependant que les autorités responsables garderont toujours à l’esprit cette situation dans l’espoir que certains de ces trésors artistiques puissent un jour retrouver leur emplacement d’origine.

Más allá de este interesante debate (me temo que recurrente in saecula saeculorum), el Consorci Patrimoni Mundial de la Vall de Boí, organismo responsable de la gestión del patrimonio del valle, tiene un nuevo elemento patrimonial que conservar y difundir. Me refiero al video mapping Taüll 1123.

Miradas_desde_la_copa

El video mapping Taüll 1123, mucho más que una simple copia

Una primera lectura de lo que es el video mapping de la iglesia de Sant Climent de Taüll se centra en su principal objetivo: un medio museográfico al servicio de la divulgación. Para que el visitante se hiciese una idea de como era lo conservado se podría haber optado por una simple reproducción, función que cumplía la copia de 1961. En cambio, se optó por utilizar las nuevas tecnologías, creando una copia aumentada que durante nueve minutos nos muestra el proceso de realización de la pintura, una simulación de lo que pudo ser en 1123 (año de consagración de la iglesia) y la (cruda) realidad de los restos conservados in situ y en el MNAC.

Miradas_desde_la_copa

[Fotos: Burzon*Comenge y Playmodes]

Solo haciendo una lectura más profunda y menos encorsetada del concepto de patrimonio cultural se puede valorar en su justa medida. Taüll 1123 es una muestra avanzada de lo que la tecnología audiovisual es capaz de hacer. Luego el video mapping es algo más que un simple recurso: es un objeto patrimonial. De hecho una pieza magistral de nuestro patrimonio audiovisual.

En la Vall de Boí no tendrán las pinturas originales de Sant Climent de Taüll, pero tienen un nuevo aliciente patrimonial. Una obra audiovisual que además es capaz de emocionar y explicar in situ como se hicieron las pinturas murales románicas incluso mejor que el propio original, castrado en el templo por excelencia del culto moderno a la obra de arte, el museo.

Bonus track

Una amplia y rica información sobre el proyecto Taüll 1123 está disponible en el portal web Pantocrator.cat, puesto en marcha por las dos empresas que lo han realizado, Burzon*Comenge y Playmodes.

Carme Rodriguez: «Taüll 1123. La tecnologia al servei del patrimoni»CARMΣMIX l’estraperlista, 23 de julio de 2013.

Lo Visitant: «La Llum de Taüll»Que puguin visitar-se els museus…, 9 de diciembre de 2013.

Mateos Rusillo, Santos M.; Gifreu Castells, Arnau (2014). “Reconstrucción y activación del patrimonio artístico con tecnología audiovisual. Experiencia de Taüll 1123”. El profesional de la información, septiembre-octubre, v. 23, n. 5, pp. 527-533.

10 comentarios

Añade el tuyo

Muy interesante que hayas incluido la palabra «divulgación» a la descripción de qué es el videomapping de Sant Climent. Si bien una discusión posible sobre esta pieza audiovisual es su adecuación o no a la educación y formación del visitante, considerarla como un elemento divulgativo me parece totalmente acertado.

Me parece claro que lo es, como también entiendo las dudas sobre si lo es mucho o poco.
Encontrar el equilibrio no es nada fácil: si se potencia la faceta divulgativa (incluyendo, por ejemplo, una voz en off que vaya explicándolo), está claro que perdería potencia como pieza audiovisual. Y una de las cosas que más me sorprendió, gratamente, fue su potencia audiovisual. Algo que convierte Taüll 1123 en un elemento patrimonial más, obviamente mucho más que una simple copia.
Las posibles debilidades divulgativas quizá se podrían solucionar mediante otros soportes, pero en ningún caso transformado el video mapping.
Pero más allá de nuestras dudas y consideraciones, lo mejor sería preguntar directamente a los visitantes que lo han visto. Ellos, los destinatarios, son los únicos que pueden decirnos si más allá de su espectacularidad audiovisual sirve para entender como se realizaba la pintura al fresco, lo que queda de ella y lo que pudo ser, etc.
Yo, por ahora, me quedo con la expectación del público que nos acompañaba aquel día y los aplausos cuando finalizó.

Creo que una cosa es divulgar y otra educar e incluso instruir. Creo que el vídeomapping cumple perfectamente su función de mostrar aquello que hubo e incluso insinuar un hilo argumental cronológico que quizá no sea obvio a la primera, pero está.

Creo que eso es lo que pretende. Para el futuro, según nos indicaba el equipo gestor del valle, quedará la creación de otros elementos con función educativa. ¡Habrá que ir a verlos!

También lo creo Vàngelis, pero recuerda que en nuestro propio grupo hubo quien no lo veía tan claro como lo vemos nosotros.
Para que no haya dudas, yo no tocaría absolutamente nada del video mapping. De pensar que sí hay que modificarlo, estaría yendo en contra de uno de mi argumentos principales: Taüll 1123 como integrante de nuestro patrimonio cultural (audiovisual).
En cuanto a esa posible versión didáctica pensada para el sistema escolar, a priori no me parece una mala idea. Si al final hay fumata blanca y se hace, me apunto contigo a la nueva expedición.

Interesante la idea de patrimonio audiovisual y también interesante la idea de la Vall de Boí como laboratorio de museización del patrimonio «in situ». Respecto al tema que comenta Vangelis y que surgió como tema de debate el fin de semana del «carajillu de patrimoni» yo también creo que el videomapping de Taüll es un instrumento de divulgación. Coincido con el comentario de Óscar «el medio es el mensaje». El carácter didáctico del mapping de Taüll no se basa en una narración histórico iconográfica sino en una experiencia visual y emotiva. Creo que Tilden estaría satisfecho.

Manel, te compro esta frase: «El carácter didáctico del mapping de Taüll no se basa en una narración histórico iconográfica sino en una experiencia visual y emotiva». Seguramente no exista un mejor recurso divulgativo que el audiovisual para devolver a las pinturas el objetivo para el que fueron creadas: generar una experiencia visual y emotiva en los feligreses.
¡Si Tilden visitase la Vall de Boí se quedaría a vivir!

Perdonen ustedes, pero, las proyecciones de cine quedarían muy bien en el MNAC, pues, las pinturas murales tiene que volver al templo de donde se arrancaron, aparte de que, con su arranque, ya se dañaron mucho por la mala técnica empleada (strappo). Para justificar la restitución de esas pinturas, valga solamente reflejar lo que dicen los PRINCIPIOS DEL ICOMOS (Instituto Internacional de Museos) DE 2003 SOBRE LA CONSERVACIÓN DE PINTURAS MURALES:
En el preámbulo de estos Principios de 2003 del ICOMOS, que os anexo, se dice lo siguiente: « Las pinturas murales son una parte integrante de los monumentos y lugares de valor patrimonial y deben ser preservadas in situ.»

En su art. 6, se dice lo siguiente:«Artículo 6. Medidas de Emergencia.- En situaciones de urgencia, es necesario recurrir a tratamientos de emergencia para salvaguardar las pinturas murales. Pero los materiales y las técnicas que se empleen deben permitir un tratamiento posterior. Tan pronto como sea posible, deben aplicarse medidas idóneas de conservación, con autorización de las AUTORIDADES COMPETENTES. Los arranques y traslados de pinturas murales son operaciones PELIGROSAS, DRÁSTICAS E IRREVERSIBLES, que afectan seriamente a su composición física, así como a su estructura material y a sus valores estéticos. Por tanto, tales actuaciones sólo resultan justificables en casos extremos, cuando TODAS LAS OPCIONES DE APLICACIÓN DE OTRO TRATAMIENTO «IN SITU» CARECEZCAN DE VIABILIDAD. Si se presenta una de estas situaciones, es mejor que las decisiones relativas a los arranques y traslados sean tomadas por un equipo de profesionales, y NO POR LA PERSONA ENCARGADA DEL TRABAJO DE CONSERVACIÓN. Las pinturas arrancadas deberán ser REPUESTAS A SU EMPLAZAMIENTO ORIGINAL siempre que resulte posible. Deberán adoptarse medidas especiales para la protección y mantenimiento de las pinturas arrancadas, así como para prevenir su robo y dispersión. La aplicación de una capa de protección sobre la decoración existente, con el propósito de evitar el daño o destrucción que puede provocar su exposición a un ambiente inhóspito, habrá de realizarse con materiales compatibles con las pinturas murales, y de tal forma que permita que en el futuro puedan volver a destaparse.»

Deja un comentario