Desajustes en la Gestión del Patrimonio cultural en Barcelona. El caso del Park Güell

Este post desarrolla Escaparatismo. La política patrimonial y museística de Barcelona.

En el caso del Park Güell, el problema de partida era la masificación.

Como ya relaté irónicamente en el post Güellcome to Barcelona, tourists y Manel Miró en El Park Güell ¿Patrimonio mundial o caos monumental?, la situación de la zona monumental había llegado a un punto de máxima degradación, de aparente no retorno. Una verdadera vergüenza para una ciudad supuestamente avanzada.

Miradas_desde_la_copa

[Foto: Miradas desde la copa]

Después de diversos intentos para dar una respuesta concreta al problema, el actual consistorio municipal ha procedido finalmente a la regulación del acceso a una porción de la zona monumental (un 7,9 % de la superficie total del parque público).

Miradas_desde_la_copa

[Imagen: Ajuntament de Barcelona]

Y regular quiere decir pasar a cobrar entrada. Si bien es cierto que gestionado en tiempo y forma, se puede disponer de acceso gratuito previo registro presencial en Gaudir+BCN y los vecinos de los barrios colindantes tiene acceso libre previa acreditación en los tornos de entrada.

MIradas_desde_la_copa

Miradas_desde_la_copa

[Fotos: L’Argot. Art Urbà Combatiu]

En el caso del Park Güell, la solución para conciliar usos entre la comunidad local y los turistas ha pasado por la privatización parcial de un parque público. Singular, es cierto, pero público al fin y al cabo. Algo parecido a lo pasó hace años con el Parque del Laberinto de Horta.

En este caso, el desajuste ha sido previo a la decisión de controlar el acceso. Me temo que la situación extrema a la que había llegado el conjunto monumental era fruto de una estrategia premeditada: dejar que la situación fuese insostenible para poder actuar después con un cierto crédito ante la comunidad local. El señor Juli era la constatación palmaria de esa dejadez: toda la vigilancia sobre el recurso patrimonial se limitaba a su voluntarioso, limitado e ineficaz papel.

Miradas_desde_la_copa

[Foto: Miradas desde la copa]

Merece la pena dejar muy claro que la lamentable situación en la que se encontraba el Park Güell, ha sido responsabilidad también de anteriores consistorios municipales, de color político diferente al actual. En una situación tan crítica como la que se vivía los últimos años, en vez de hacer verdadera política patrimonial utilizando la técnica de ‘coger el toro por los cuernos’, se optó por la nefanda de ‘marear la perdiz’ (que ni tan siquiera se puede catalogar de política patrimonial).

En un punto de no retorno como el que se encontraba la zona monumental, estaba claro que la solución pasaba por regular el acceso. Plantearse lo contrario era:

Primar el uso y disfrute del parque público por encima de la conservación de la zona monumental.

No ser conscientes que, hoy en día, el Park Güell es algo más que un parque, al disponer de un recurso patrimonial capaz de atraer visitantes de forma masiva.

¿Quién gana en el caso del Park Güell? Los visitantes y el conjunto monumental.

¿Quién pierde? Los ciudadanos de Barcelona ciudad, propietarios del parque, que ven como un espacio público se mercantiliza.

__________

Recomiendo pasearse por el blog de la Plataforma Defensem el Park Güell y visionar su documental El dret a gaudir (subtitulado en castellano).

__________

Curiosidades comunicativas:

La palabras, peligrosas ellas, las cargas el diablo.

Que la persona responsable del Park Güell en B:SM. Barcelona de Serveis Munipals, Míriam Plaza, tenga como cargo el de Jefa de Explotación del Park Güell.

Que su paticipación en el Forum TurisTIC. Congreso sobre la aplicación de las TIC en el turismo lleve por título Park Güell. Un museo abierto. Una oportunidad en la gestión turística y cultural.

Que el claim de la campaña de publicidad que se hizo por la ciudad fuese El Park com mai l’has vist.

1 comentario

Añade el tuyo

Deja un comentario