Cartagena, sorpresa monumental

He tenido la suerte que me invitaran como ponente a un curso organizado por el Museo del Teatro Romano de Cartagena, lo que me ha permitido conocer de manera rápida (toca seguro una segunda visita con más calma) el museo y la propia ciudad.

Y la sorpresa ha sido monumental: ¡la ciudad es una bombonera y el teatro romano el bombón principal!

cartagena-01

Si el centro histórico de la ciudad me pareció de esos que invitan a pasear sin rumbo (el marco perfecto para un museo de sitio tan monumental como el del Teatro Romano), entrar al teatro fue una experiencia impresionante. Es increíble que una estructura tan imponente haya permanecido oculta durante siglos y siglos, para aparecer de nuevo en los años noventa del siglo pasado. ¡De película!

Miradas_desde_la_copa

Y el museo, obra de Rafael Moneo, está a la altura del recurso que gestiona. Muy de agradecer en un museo de sitio como éste.

Miradas_desde_la_copa

[Fotos: Miradas desde la copa]

Mi intervención trataba, como no, de la comunicación de los productos patrimoniales. Y precisamente lo único que le falta a Cartagena para ser un potente destino especializado en turismo cultural es posicionarse en el mercado turístico, darse a conocer entre sus potenciales públicos. Y eso, pasa, como no, por la comunicación: la «pata» de la gestión patrimonial que permite posicionar un producto cultural. Por el compromiso, el sentido común y el entusiasmo que percibí en la directora del museo, en una de las arqueólogas que trabaja en el Barrio del Foro Romano del Molinete y en la gerente de la marca turística de la ciudad (Cartagena. Puerto de culturas) no me cabe la menor duda que conseguirán lo que se merece la ciudad y su patrimonio.

Si los que estáis al otro lado de la pantalla confiáis en mi criterio, no dudéis en incluir a Cartagena como una buena opción para una escapada de dos o tres días (como mínimo). Os aseguro que no os defraudará. Si lo hacéis, tomaros un café asiático a mi salud.   

7 comentarios

Añade el tuyo

Creo que todos los cartageneros nos alegramos profundamente de que la imagen de la gente que visita nuestra ciudad sea la que describes. Sabemos de a belleza y la grandeza de Cartagena y más importante aún, las posibilidades que aún tiene por delante para desarrollar su atractivo turístico, aunqu no siempre se proyecta esa visión hacia el exterior.

Te esperamos en la prometida segunda visita

Cartagena se ha convertido en los últimos 10 años en toda una sorpresa para el visitante.

Esperamos que en la segunmda visita que prometes en la entrada también disfrutes de la costa y de otros atractivos que ofrece nuestra ciudad

Hola, gracias por promocionar nuestra ciudad, te recomiendo que hagas un recorrido por todo el municipio de Cartagena, te sorprenderá aun mas.
Espero que estas lineas que has escrito las lean tanto el gobierno municipal y autonómico de la ciudad, ya que parece ser que hacen todo lo contrario para promocionar tanto la ciudad como el municipio de Cartagena.

Alberto, toma buena de tu recomendación.
En cuanto a vuestros responsables políticos, si son inteligentes y piensan en el interés común de vuestra ciudad y comunidad, espero que mis palabras (de alguien foráneo que ha visto cosas muy interesantes en el poco tiempo que ha estado en la ciudad) les animen a cuidar como oro en paño del rico patrimonio cultural que tienen la suerte de gestionar.
Las joyas hay que ciudarlas para que reluzcan en todo su esplendor. Y Cartagena tiene unas cuantas joyas.

Buenas! Simplemente decir que nos has hecho entrar ganas de seguir tus pasos y hacer una visitilla a la ciudad y su patrimonio. Espero que la musealización del teatro sea mejor que la de Sagunto ; )

¡Muchas gracias!

Dani, te suspendo en terminología: lo de Sagunto no es musealización, es invención o, siendo muy buena persona, recreación 😉 Venga, me lo pienso con calma: como me encanta la ironía y la gente que la usa te pongo un 10.
Yo me dejé el ARQUA para «obligarme» a volver.
Si visitas Cartagena y te decepciona, me comprometo a expiar mis culpas públicamente.
Un fuerte saludo.

Deja un comentario