Crowdcurating, ¿hasta dónde debe llegar la participación en los museos?

El concepto y la filosofía del crowdsourcing ha llegada hace unos pocos años a los museos. Concretamente a la concepción de su actividad estrella: las exposiciones temporales.

Si lo usual es que la propuesta de una muestra temporal surja de los propios conservadores del museo o de comisarios (curators) externos, en una aplicación extrema del concepto de participación de los visitantes el The Walters Art Museum (Baltimore, Maryland) ha aplicado la filosofía del crowdsourcing al tema. En USA ya se habla de crowd-curated.

Comunicacion_del_patrimonio

[Foto: Walters Art Museum]

El proyecto me plantea muchos interrogantes:

¿Hasta dónde deben llegar los límites de la participación de los visitantes?

¿Que se pida al público que decida el tema y obras de una exposición temporal es crear museos más abiertos o infantilizarlos?

Si Public Property (la exposición temporal en la que el Walters Art Museum aplica la nueva filosofía) se plantea como un ejercicio puntual para explorar los límites de la participación en el ámbito museístico, puede ser razonable. En cambio, si se plantea como una opción para diseñar actividades me parece una irresponsabilidad mayúscula.

Comunicacion_del_patrimonio[Foto: Walters Art Museum]  

Vendría a ser como si se preguntase y dejase decidir a los alumnos sobre las asignaturas que desearían cursar durante sus estudios, o como si se preguntase y dejase decidir a los pacientes sobre la manera de abordar clínicamente un diagnóstico médico.

Bienvenida la participación, siempre y cuando se tengan claros los límites de lo razonable.

1 comentario

Añade el tuyo

[…] Foto @lafotografica. Web de CCCB La incorporación de procesos participativos a proyectos expositivos debe desarrollarse siempre con unos objetivos definidos, en relación directa con los objetivos específicos del museo, y puede enriquecer la relación del museo con sus públicos y garantizar su impacto en la comunidad local, además de combinarse con modelos tradicionales de comisariado. La incorporación de la participación no implica que se vulgaricen los contenidos ni mucho menos puede considerarse como una irresponsabilidad por parte de los museos. […]

Deja un comentario