Una campaña para grabar lo que es buena publicidad

Una vez más (ya he perdido la cuenta), el Museo de Bellas Artes de Bilbao y la agencia Herederos de Rowan marcan el paso de la comunicación comercial en museos con una nueva campaña para promocionar la exposición temporal Goya. Estampas de invención.

Jugando con la temática de la muestra (los grabados de Goya), las siguientes tres imágenes ilustran la gráfica de la publicidad de exterior, la acción de marketing promocional y una acción publicitaria singular.

Comunicacion_del_patrimonio

Comunicacion_del_patrimonio

Comunicacion_del_patrimonio

[Fotos: Herederos de Rowan]

Si antes había sido el sentido del humor, ahora recuperan el hilo de lo hecho para la exposición Balenciaga. El diseño del límite (para recordarla, leer el post Poniendo hilo a la aguja para regalar verdadera publicidad) para tirar creativamente de la inteligencia, exigiendo al receptor que interprete la temática de la muestra a partir de un juego muy pertinente entre la matriz del grababo y el grabado propiamente dicho.

En la acción de marketing promocional, los clientes del circuito de hoteles de cuatro y cinco estrellas de Bilbao se encontraban sobre la cama de su habitación la plancha de la foto, con un tarjetón en su reverso que les invitaba a colocarla frente a un espejo para descubrir la esencia del grabado junto a una invitación a la exposición para dos personas.  

Mientras la gráfica de exterior y la acción de marketing promocional mantienen el nivel al que nos han acostumbrado el Bellas Artes de Bilbao y Herederos, ahora la novedad es la acción publicitaria de la bolsa, que se repartió gratuitamente a los compradores de prensa dominical de los quioscos de Bilbao.

Si otros trabajos ya comentados eran excelentes, el de Goya los ha superado cuantitativamente, al plantear tres acciones diferentes en las que se aplica la creatividad teniendo muy en cuenta el tipo de soporte en el que irán al encuentro del espectador.

¡Qué pena no vivir en Bilbao para disfrutar de buena publicidad!  

4 comentarios

Añade el tuyo

Me pregunto: ¿hasta dónde pueden llegar esta gente? Porque superar estas campañas parece imposible. Un gran ‘gora Herederos’ por sus excelentes trabajos. Y que conste que no lo digo para hartarme de txakolí de gorra…

Yrene, te respondo con una pregunta: si las campañas del Museo de Bellas Artes de Bilbao han abierto el camino de forma clara y continuada en el tiempo -ahora ya es casi casi una autopista- ¿cuándo otros museos empezarán a seguir sus pasos?

Buena pregunta… ni idea. Y es triste. Porque ellos demuestran eso del «Yes, we can». Lo que pasa es que «esgrimirse» las neuronas, como decía aquella, da miedo, muuuucho miedo.

Deja un comentario