Lo que el branding no puede maquillar: Apple y su sospechosa sensibilidad por el patrimonio español

Quien pasase en julio por la esquina barcelonesa de Paseo de Gracia y Plaza Cataluña, pudo ver una valla protectora que anunciaba la inauguración en el edificio de una nueva tienda de Apple en la Ciudad Condal.

Y podrá ver como la empresa, en una magistral jugada para ganarse a la opinión pública barcelonesa, se sirve del imaginario modernista de la ciudad, utilizando el famoso trencadís inventado por el genial Antoni Gaudí para customizar su logotipo y la propia valla.

Comunicacion_del_patrimonio

Comunicacion_del_patrimonio

[Fotos: Lady Madonna, vía flickr]

Estaría bien, muy bien, si en paralelo mostrase interés por conservar el mítico anuncio de neón de Tío Pepe (¿Simple publicidad o algo más? Tío Pepe contra el (i)Mundo) que coronaba el edificio de la Plaza del Sol madrileña, que también se convertirá en su tienda insignia en la capital.

Comunicacion_del_patrimonio

[Foto: Miradas desde la copa]

Hay cosas que ni los mejores especialistas en branding son capaces de maquillar: la incoherencia. El guiño en Barcelona es un brindis al sol teniendo en cuenta lo que está pasando en Madrid (que ya ha trascendido a los medios de comunicación internacionales, como demuestra el artículo Madrid’s neon knight upstaged by new Apple store publicado en The Guardian).

Apple demuestra que las marcas comerciales carecen de la supuesta «alma» que les otorgan los gurús del márketing. Si la tuviera, no dejaría descabezado el que será su edificio emblema madrileño.

Deja un comentario