Cuando la iniciativa privada hace el trabajo: Gaudí Experiència

Comunicacion_del_patrimonioHoy se inaugura en Barcelona Gaudí Experiència. Un centro que, utilizando los últimos avances de la tecnología audiovisual e interactiva, dará a conocer de forma diferente (atractiva a la vez que instructiva) el universo creativo del arquitecto modernista Antoni Gaudí.

Y lo hace con un planteamiento inmersivo que lo aleja de la típica museografía meramente contemplativa, gracias a un espacio audiovisual que se sirve de la tecnología 4D para dar a conocer las fuentes de inspiración del arquitecto y grandes paneles interactivos para difundir toda su obra.

Comunicacion_del_patrimonio

Comunicacion_del_patrimonio

[Foto: Gaudí Experiència]

Los ideólogos del proyecto, Toni Cruz y Josep Maria Mainat, demuestran una vez más su buen ojo para los negocios. No sólo ocupan un espacio que en Barcelona está prácticamente desierto, sino que además saben donde situarlo: a las puertas del Park Güell, el recurso gaudiniano más visitado por los turistas que quieren conocer y disfrutar de la obra de Gaudí (el Park Güell es un ejemplo de como matar a la gallina de los huevos de oro, como comenta Manel Miró en el post El Park Güell ¿patrimonio mundial o caos monumental?). Como allí no se paga nada por entrar en el recinto, seguro que muchos de sus visitantes (¡se habla de más de nueve millones al año!) no tendrán problema en pagar la entrada al cercano G Experiència. 

 

Aunque antes incluso de su lanzamiento ya se ha bautizado como Gaudilandia (la periodista Teresa Sesé en La Vanguardia), detrás de los contenidos está la Cátedra Gaudí de la Universitat Politècnica de Catalunya, que asegura el rigor histórico de lo que se difunde. 

Siendo una buena noticia, también es mala, ya que deja en evidencia a equipamientos e instituciones públicas que deberían liderar proyectos como éste. Que se utilice Gaudí y el modernismo catalán como pieza clave de la marca turística Barcelona y los equipamientos que los presentan y difunden sean fruto de la iniciativa privada (la PedreraMuseu del Modernisme Català y ahora Gaudí Experiència) tendría que sonrojar a más de un político y gestor cultural de la ciudad.

No deja de ser una variable más que demuestra que los políticos y gestores que deberían liderar este tipo de proyectos culturales desde el sector público dejan los recursos patrimoniales de Barcelona (en este caso el modernismo) en manos de la industria turística. Y, como ya se sabe, esta industria actúa con ellos como los macarras con las prostitutas: los exprimen todo lo que pueden para vivir totalmente de ellos sin pegar un palo al agua.

Ahora que llegan las vacaciones habrá que acercarse para conocer el nuevo equipamiento, sin olvidar un paseo por el Park Güell para recordar como no se tienen que hacer las cosas para gestionar un bien cultural. Si queréis ver como se trincha la gallina de los huevos de oro, solo tenéis que visitar el Park Güell.

En Barcelona, se vive de Gaudí y del modernismo. No estaría mal ser agradecidos (razonables, justos, inteligentes, etc.) con este regalo monumental. La iniciativa privada lo hace desde hace tiempo, la pública simplemente no está a la altura.

Tags: , , , ,

3 Responses to “Cuando la iniciativa privada hace el trabajo: Gaudí Experiència”

  1. Completamente de acuerdo contigo. No sólo se cargan la gallina de los huevos de oro en el Park Güell, también en la Rotonda. Tenemos una clase política cutre, que aprueba cosas cutres. Lo de la Rotonda no es innovación, es una vergüenza y un atentado a la marca Barcelona como capital del modernismo!

    • Santi dice:

      Pues sí. Nunca entenderé como la ciudad se sirve claramente de algo, el patrimonio modernista (cosa que nadie puede negar), pero no se tiene la decencia de valorarlo, respetarlo y cuidarlo con mimo (¡qué sería lo inteligente!).
      En el caso que defendéis, seguramente tenga mucho que ver que para la clase política el modernismo catalán solo lo forman las obras emblemáticas de Gaudí y poca cosa más (si me apuráis algo de Domènech i Muntaner y otro poco de Puig i Cadafalch). Con esa mirada miope, es normal que traten la Rotonda como algo prescindible.
      Lo del Park Güell (que supuestamente sí entra en esa mirada reduccionista del Ayuntamiento) es simplemente una vergüenza nacional. Nada, absolutamente nada justifica el espectáculo lamentable que se puede ver y vivir allí. Si acaso lo que comentáis: tenemos una clase política cutre y corto-placista que solo mira el bien común… de su partido político.
      Una ciudad que mata a su gallina de los huevos de oro solo debería liderar el ranking a la imbecilidad supina. Si no cambian las cosas, Barcelona tiene asegurado el primer puesto durante unos añitos.

  2. Pedro dice:

    Por favor Santi, déjame que comparta contigo y tus lectores los versos de una bonita canción:

    Au vinga, vinga, vinga !
    Arriba la Trinca, Trinca, Trinca
    per salvar la humanitat.

    Está todo dicho.

    Pedro

Deja un comentario