Me gusta la evolución del Museo de la Evolución Humana de Burgos

Un museo dedicado a divulgar las interioridades de la evolución humana, como el Museo de la Evolución Humana de Burgos, está prácticamente obligado a evolucionar. Y una forma de hacerlo es exprimir los nuevos canales de comunicación que permiten a los museos conversar con sus públicos. Entre ellos están, naturalmente, las redes sociales virtuales.

Comunicacion_del_patrimonio

[Foto: S. Entressangle – Atelier Daynès]

Y la entrada del MEH en las redes sociales me gusta. Para no quedarme en el superficial «Me gusta» o la mera descripción, justificaré las razones para felicitar a los sapiens que hay tras El blog de Miguelón y Lucy y los perfiles @MiguelonMEH y @Lucy_MEH en Twitter.

La voz desde el museo ¿Quién hay al otro lado del teléfono?

Hablan Miguelón (el de la foto) y Lucy, las impresionantes reconstrucciones de un Homo heidelberiensis y una Australopithecus afarensis (del Atelier Daynès de París) que singularizan al museo (y que ya se utilizaron en la campaña promocional de lanzamiento del museo realizada por la agencia C&C Publicidad, como se puede ver en el microsite de la actual campaña de posicionamiento online).

Más allá del perfil institucional que el MEH tiene en Twitter (@museoevolucion), se personalizan dos más para humanizar (nunca mejor dicho) la presencia del museo en esa red social y en el blog. Buena decisión: nos gusta conversar e intercambiar ideas y comentarios con personas (aunque sean personajes ficticios como Miguelón y Lucy), no con instituciones o empresas.  

¿Qué tono utilizan? 

Se nota que detrás del blog y de los perfiles de Miguelón y de Lucy en Twitter hay sapiens que utilizan toda su capacidad cerebral.

Aquí van algunos tweets o conversaciones que demuestran el tono y la cintura de Miguelón y Lucy (por cierto, el primer Homo heidelberiensis y la primera Australopithecus afarensis que tuitean):

Comunicacion_del_patrimonio

A la pregunta de Eduardo G. Ercoreca: «¿Qué tasa de paro había en Atapuerca?», la respuesta de Miguelón: «no teníamos paro, teníamos que cazar y recolectar» [2 de mayo].

Al comentario de Fran Saenz Leon: «@abelitojoven5 he estado en Atapuerca y te he visto fabricandote tu primera pala hace 850.000 años. Ya apuntabas maneras», la sorna de Miguelón: «pala? Lo que tu amigo fabricaba eran bifaces, las navajas suizas de la prehistoria ;)» [7 de abril].

Comunicacion_del_patrimonio

Lucy dixit: «Algunas sapiens que nos visitan comentan que @MiguelonMEH está muy bien dotado… Deben referirse a su capacidad craneal, más de 1.000 c.c.» [30 de abril].

«Hoy es el Día Internacional del Jazz, adoro la música sapiens…» [30 de abril].

En cuanto al blog, escrito a cuatro manos (las de Miguelón y Lucy), se habla de temas muy serios como la nueva teoría sobre la fecha de extinción de los neandertales en La extinción de mis sucesores, la capacidad para hablar del Homo heidelbergensis –preneandertal- y del Homo neanderthalensis en Emulando a la Voz o la poco diferencia entre el genoma humano y el del chimpancé o el gorila en Esa pequeña gran diferencia. Y se habla de todo eso y mucho más con un tono claro y directo, con un estilo atractivo y divertido. En pocas palabras, El Blog de Miguelón y Lucy es una magnífica herramienta de divulgación científica.

Si la presencia de los museos en las redes sociales fuese como la del Museo de la Evolución Humana, seguro que más de un sapiens descarriado se enamoraría de nuevo de los museos.

Ya veremos como evoluciona la cosa, aunque (a veces) viendo algunos perfiles de museos en Facebook o Twiter tengo la sensación que se vuelve una y otra vez a la época de los Neandertales. Y ya sabemos como acabaron…

No quiero acabar el post sin felicitar a los responsables de la presencia en los social media del Museo de la Evolución Humana de Burgos. Está claro que ellos sí saben exprimir ese 1% de genes que nos diferencian de los chimpancés.

Deja un comentario