La realidad supera a la ficción: MNC, MANC, MNACC o MNAC

Comentando los problemas de los acrónimos para dar nombre a museos en el post El nombre de los museos, uno de ellos era el MNAC (el de Barcelona, eh, no el de Bucarest).

Pues el pasado sábado 14 de enero, viendo el histórico programa Informe Semanal de RTVE , asistí atónito como en el reportaje Historias de «La maleta mexicana» (de Vicenç Sanclemente y Montse Cuní Figueras, para verlo pinchad aquí), se citó varias veces al museo pero sólo en un caso lo hicieron de forma correcta. ALUCINANTE.

Ya la presentadora del programa, Ana Roldán, al avanzar el tema del reportaje habla del Museo Nacional de Cataluña (así, a secas, comiéndose lo de «Arte»).

Luego, ya en el propio contenido, se refieren al MNAC (recuérdese: Museu Nacional d’Art de Catalunya) como:

· Museo de Arte Nacional de Cataluña [minuto 03:40]
· MNACC [09:45, cuando se identifica a David Balcells, el conservador de fotografía del museo]
· Museu d’Art Nacional de Catalunya [17:17, en los agradecimientos de los créditos de cierre]

Error que se repite en el breve resumen que explica el contenido del reportaje en el portal web del programa:

Informe Semanal – Historias de ‘La maleta mexicana’

14 ene 2012

Nuestra siguiente historia empezó en una maleta. La encontraron en Mexico, en 1995. Dentro habia 4.500 fotografias de la guerra civil española que hicieron fotoperiodistas como Robert Capa o Gerda Taro. Eran niños, jovenes y adultos que miraban al objetivo de la cámara reflejando el miedo, la incertidumbre o la tristeza de aquellos años dificiles en España. Hasta aqui esta historia tendría poco de novedad… pero hace unos meses, el Museo Nacional de Cataluña y el Periódico de Cataluña se propusieron el reto de encontrar aquellos rostros de la guerra y juntarlos en una exposición. A pesar de haber pasado 75 años, decenas de personas han podido recuperar algunos instantes de su pasado o reconocer en las fotos a sus familiares. Informe Semanal ha sido testigo de ese reencuentro con la historia.*

Decía antes alucinante y ahora añado PREOCUPANTE. Pensando en el tema y manteniendo la mente fría, creo que hay dos razones para entender lo sucedido:

  1. El nombre del museo no ayuda precisamente a que no se cometan errores como los comentados.
  2. El programa y los periodistas responsables del reportaje hicieron un pésimo trabajo de documentación.

Lo que me lleva a alguna conclusión:

  1. El MNAC debería plantearse seriamente redefinir su nombre (en sintonía con lo que hablamos en el debate que se produjo en el post antes comentado).
  2. Los periodistas se documentan para mantener su independencia y ofrecer a la opinión pública una información correcta y fiel a la realidad, lo que en casos como el de los profesionales de Informe Semanal no se ha hecho del todo bien. Una verdadera lástima, ya que el detalle emborrona un muy interesante y bien enfocado reportaje periodístico (de los que hacen que vea el programa todos los sábados).
  3. La publicity es una magnífica herramienta de comunicación para los museos, pero plagada de peligros. ¿O es que no es peligroso que te cambien el nombre varias veces en poco más de 15 minutos?

* La transcripción es literal, también los errores ortográficos.

2 comentarios

Añade el tuyo

Àlex, muuuuchas gracias y bienvenidos. Sigo vuestro trabajo desde avanti-avanti y coincido: me encanta el perfil de vuestro estudio. Lo de «gráfica estratégica» es de 10.

Deja un comentario