Exprimiendo todo el potencial del museo: el caso Bruegel del Prado

Aunque en general soy muy crítico con los conservadores de museos, este post reconoce su importante trabajo para que los museos cumplan con una de sus obligaciones (investigación), activando el resto (conservación, difusión y comunicación).

Ese caso perfecto que permite al museo desplegar todo su potencial nos lo regala el Museo Nacional del Prado y todos los acontecimientos alrededor del descubrimiento, investigación, compra, restauración y exposición pública de la obra El vino de la fiesta de San Martín de Pieter Bruegel el Viejo.

Comunicacion_del_patrimonio

[Foto: Museo Nacional del Prado]

Propiedad de una colección privada española y catalogada como patrimonio histórico nacional, las sospechas que se trataba de una de las pocas obras del pintor flamenco concluye a finales de 2009, con el convenio con sus propietarios para ingresarla en el taller de restauración del museo, donde proceder a su estudio con el objetivo de corroborar definitivamente su autoría. Así es como, después de un año de trabajo, se descubre la firma autógrafa del pintor bajo una gruesa capa de barniz.

Comunicacion_del_patrimonio

[Foto: Museo Nacional del Prado]

Atribución definitiva que recomienda su compra para que pase a formar parte del patrimonio público, sometiéndola a un laborioso proceso de restauración que le ha devuelto parte de la prestancia perdida por el paso del tiempo y «restauraciones» anteriores. 

Comunicacion_del_patrimonio

[Foto: Museo Nacional del Prado]

Por ahora el museo había cumplido con dos de sus cometidos: la investigación y la conservación de la obra. Pero faltaban dos patas para completar la silla: la difusión y la comunicación.

Todo ese trabajo ha salido ahora a la luz pública, cerrándose así el círculo virtuoso que da sentido a los museos.

En cuanto a la difusión, se ha tenido en cuenta al visitante físico y también al virtual.

Para los primeros, se ha diseñado una instalación especial para exponerla públicamente y explicar el laborioso trabajo de restauración llevado a cabo (que será visitable entre el 13 de diciembre y el 25 de marzo de 2012) y se ha editado un pequeño libro (con estudios sobre el artista y la obra de Pilar Silva Maroto y Manfred Sellink y sobre la restauración de Elisa Mora).

Para los segundos, se ofrece en la web corporativa del museo el estudio previo a la restauración (con información sobre la obra, el autor, el proceso de restauración, etc.), junto a un vídeo explicativo sobre el proceso de verificación de la autoría y su restauración. Aquí tengo que ser crítico, ya que el formato en el que se ofrece la información es totalmente gutenberiano. El Prado debería dar el paso definitivo, creando una plataforma hipermedia que se aleje del formato página de libro que ha utilizado hasta ahora (¡si hasta utilizan notas a pie de página!). Aunque finalmente es de agradecer que se ofrezca toda esta información en abierto, pues normalmente cosas así se reservan para revistas dirigidas a la comunidad científica.  

Se salva de la quema un pequeño recurso: el visor interactivo que permite ver de forma visualmente atractiva el antes y el después de la restauración. Un recurso digital muy sencillo pero altamente divulgativo, que demuestra que muchas veces algo simple es lo más eficaz para que se entiendan algunas cosas.

Comunicacion_del_patrimonio

[Foto: Museo Nacional del Prado]

Y para cerrar el círculo falta la comunicación, de la que este post es resultado. Como se trata de una buena noticia, el Área de comunicación del museo ha dado a conocer el tema entre periodistas y blogueros, consiguiendo que nos hagamos eco de ello de España (El País, Cadena Ser, RTVE, etc.) a Nueva York (The New York Times), pasando por Bruselas (De Morgen) o Portugal (Agência de Notícias de Portugal). Un buen ejemplo de relaciones públicas.

Como avanzaba al principio, un caso perfecto para explicar el trabajo de un museo, las sinergias entre sus departamentos y profesionales y todas las patas que conforman una buena gestión museística. 

Deja un comentario