La Alhambra se movilizará

Hace poco visité el conjunto de La Alhambra y el Generalife y, aunque desde muchos puntos de vista es un excelente ejemplo de matrimonio entre turismo y patrimonio, como el control de acceso a los Palacios Nazaríes (300 personas acceden cada media hora), me pareció que en lo que se refiere a la Difusión cultural la oferta no es todo la variada que debería ser.

Hasta en algunos casos, como en la Alcazaba (concretamente en el Barrio Castrense situado en la Plaza de Armas), se podría considerar un buen ejemplo de anorexia divulgativa.

Comunicacion_del_patrimonio

[Foto: Miradas desde la copa]

Me explico.

De acuerdo que se ofrece una audioguía, pero no todo el mundo está dispuesto a pagar un alquiler por el aparato o quiere ir acompañado de este tipo de dispositivo de mediación.

Es verdad que se ofrece la posibilidad de contratar un guía profesional. Pero en este caso pasa exactamente lo mismo que con la audioguía.

Ídem con la aplicación móvil que se puede descargar gratuitamente en la entrada vía bluetooth o previamente desde la web. Interesante como concepto, pero con muchas limitaciones a nivel de contenidos.

Comunicacion_del_patrimonio

[Foto: Miradas desde la copa]

¿Cómo es posible hablar de anorexia divulgativa si se ofrecen todas esas posibilidades? Hablo en estos términos ya que faltan dos de los soportes de mediación más utilizados para informarse por la mayoría de visitantes: una guía-mapa de mano y elementos de mediación in situ tipo cartelas o señalética de contenidos.

En lo que se refiere al libreto de mano, es cierto que junto a la entrada se ofrece un folleto con un completo mapa, pero con poca información sobre los diferente espacios que componen el conjunto monumental. En cuanto a los elementos de mediación in situ, me imagino que la razón es la de siempre: no polucionar visualmente los espacios. Pero lamentablemente esa decisión va en contra de la comprensión del conjunto por parte de muchos visitantes (me imagino que un buen número de ellos).

Pero ahora leo una buena noticia en el Blog del Patronato de la Alhambra y el Generalife: se acaba de firmar un convenio de colaboración con World Monuments FundAmerican Express (en el marco de su iniciativa conjunta The American Express – World Monuments Fund Sustainable Tourism) para desarrollar el proyecto La Alhambra oculta. Su objetivo es sencillo: permitir la «entrada» de los visitantes a espacios que ahora están cerrados por motivos de conservación preventiva, como el espectacular Peinador de la Reina. El entrecomillado en entrada tiene que ver con la manera que se podrá hacer esa visita: desde el exterior de los espacios en cuestión gracias a la comunicación digital.    

Esa es precisamente la primera buena noticia: para llevarlo a cabo se implementará una guía multimedia con una aplicación de Realidad Aumentada (aunque la noticia no dice expresamente que se pondrá en marcha un dispositivo de este tipo, es lo que se deduce de su redactado).   

Buena noticia, pues ya va siendo hora que por aquí se comiencen a utilizar este tipo de dispositivos nómadas. Y creo sinceramente que ya es urgente, pues en este aspecto ya llevamos un retraso de, como poco, diez años.

La segunda buena noticia es la colaboración (una más que añadir a la lista) de la empresa privada, mediante su programa de Responsabilidad Social Corporativa, en la conservación y difusión del patrimonio cultural.

Deja un comentario