El cómic: un buen medio divulgativo para los museos

Objetivo: divulgar el patrimonio artístico, llegando a determinados públicos mediante soportes de mediación no usuales.

Para ello, cualquier medio es bueno. Si un Big Van (un muñeco tipo Action Man de Vincent van Gogh) es perfecto para comenzar a introducir a los niños en el mundo del arte, el cómic es un medio más al alcance. Perfecto, pues además es arte.

Recién salido de máquinas tenemos un ejemplo interesante: la novela gráfica Vincent van Gogh: la lucha de un artista («Vincent van Gogh: An Artist’s Struggle»), escrita por Marc Verhaegen y Jan Kragt e ilustrada por el primero de ellos. Un encargo del Van Gogh Museum de Amsterdam.


 
Hacer una novela gráfica como ésta puede parecer fácil, pero si se quiere hacer bien (ya que hablamos de divulgación del patrimonio, recordar que está es la base irrenunciable), el trabajo previo de documentación comporta horas y horas de dedicación.

Como explica y demuestra en su blog uno de los autores, Marc Verhaegen, hay un trabajo de documentación serio e inteligente. Algo que se puede ver claramente en la viñeta que narra la llegada de Van Gogh a París el 27 de febrero de 1886.

Comunicacion_del_patrimonio

[Foto: Marc Verhaegen]

Para dibujarla, se han utilizado diferentes recursos visuales, tanto para construir el escenario como para retratar a los personajes que acompañan al pintor holandés en la escena. Desde la reproducción exacta de un ferrocarril de época, hasta retratos del chansonnier Aristide Bruant (inmortalizado en una serie de magistrales carteles por Henri de Toulouse-Lautrec) y de la bailarina la Goulue (la Reina de Montmartre, también inmortalizada por el quebradizo genio de Albi).

Comunicacion_del_patrimonio

Comunicacion_del_patrimonio

Comunicacion_del_patrimonio

[Fotos: Marc Verhaegen]

Que se utilicen referentes visuales procedentes de los pinceles de Toulouse-Lautrec es especialmente acertado, ya que se sabe que el genio del cartel moderno conoció el mundo del Ukiyo-e (la estampa japonesa) percisamente gracias a Van Gogh. Japonismo que luego plasmaría magistralmente en sus pinturas y carteles.  

En definitiva, cuando está bien documentado, el cómic es una oportunidad más para divulgar el patrimonio de forma atractiva, llegando a unos públicos que difícilmente se interesarían por un catálogo, un documental u otros medios más tradicionales.

Como no podía ser de otra manera, el Van Gogh Museum ha dado todo su apoyo al álbum, asesorando a los autores. El propio Verhaegen comenta como le hicieron modificar alguna viñeta en la que salía una obra de Van Gogh en un momento en el que todavía no la había pintado.

Pero no sólo eso. El museo ha ditado un teaching package totalmente gratuito y accesible en la web de EurEducation Foundation, por medio del cual se le puede sacar todo su jugo a la novela gráfica.

Difusión cultural en estado puro.

3 comentarios

Añade el tuyo

Santi, y vaya tráiler! No lo habrían hecho mejor ni para la última entrega de «Transformers»! En cuanto a lo de la documentación, pues el artista ha hecho lo que Hergé cuando creaba sus Tintins: reproducir la realidad lo más fielmente posible. Enhorabuena por haber encontrado este tesoro, y felicitaciones al Van Gogh Museum. Con el MNAC pasó algo parecido en el último cómic de Batman: la bat-cueva estaba situada en el Palacio Nacional de Montjuïc (sede el Museo), pero creo que esto fue pura casualidad de guionistas…

Es verdad Yrene, Hergé se documentaba muy bien, sobre todo en el álbum «Tintín en el Congo» 😉
Sobre el alto grado de tontez al cual se está llegando en la aplicación talibán de lo políticamente correcto, te recomiendo el post El «Tontín del Congo» Vs. «Tintín en el Congo» de unos colegas de Miradas, Herededos de Rowan, publicado en su blog Lo que nos alimenta.
Por cierto, ¿la bat-cueva en el Palacio Nacional de Montjuïc? No, si al final estaré equivocado en pensar que tenían que haber tirado el edificio en su momento. ¿Y Robin dónde esconde? ¿Detrás del ábside de Taüll? ¡Atención a la gente de actividades y educación del MNAC, ya tienen otro enigma por resolver!

Yrene, tienes toda la razón con lo del trailer.
Hoy en día ya no hay un buen proyecto que no tenga su correspondiente vídeo promocional o informativo. Una forma atractiva, fácil y rápida de viralizarlo.
Mira el proyecto de móvil y Realidad Aumentada del Sukiennice Museum, el vídeo que explica la campaña es simplemente espectacular. Mira, mira aquí y también aquí. Gracias al vídeo me he enterado que existe ese museo de Polonia. Por desgracia, también me demuestra que hasta en Polonia se hacen más cosas avanzadas que por aquí.

Deja un comentario