¡Napoleón toma la red!

Como comentaba en el post ¡Napoleón toma las calles de Barcelona!, en el marco de la muestra Els Napoleon. Un estudi fotogràfic, el Arxiu Fotogràfic de Barcelona ha puesto en marcha una exposición virtual.

De diseño, arquitectura y navegación muy sencilla, es de agradecer un tipo de recurso como éste, que deja en suspenso el adjetivo «temporal» que históricamente se asocia a  las exposiciones organizadas por equipamientos y atractivos patrimoniales. Con la dimensión virtual las exposiciones son simple y llanamente eso: exposiciones.

Cómo decía, aunque muy básica es magnífica. Y lo es si la contextualizamos: pocos, muy pocos son los centros de la memoria en España que disponen de exposiciones virtuales (ya comenté en el post Exposiciones virtuales: la muerte de la temporalidad que el Museu Episcopal de Vic es uno de los elegidos). Un verdadero oasis, vaya.

Comunicacion_del_patrimonio

Entre las muchas cosas positivas, quizá la más espectacular es un pequeño detalle sobre una de las fotografías expuestas: el retrato del artista Santiago Rusiñol. En el original fotográfico expuesto físicamente, era prácticamente imperceptible la leyenda que hay en la tarjeta cabinet que le sirve de soporte («Medalla de oro 1888 Barcelona»). Detalle que sí es visible en la versión virtual gracias al efecto zoom que facilita el aplicativo interactivo.

Comunicacion_del_patrimonio

Comunicacion_del_patrimonio

Magia digital: cosas que no se ven en el ecosistema expositivo físico sí son vistas en el virtual.

Deja un comentario