Cultura y economía de guerra: buenas ideas para malos tiempos

Gracias a nuestro bien engrasado sistema capitalista, la palabra crisis está en boca de todos (y en los bolsillos de muchos). Y si el ámbito de la Cultura siempre se ha lamentado de disponer de pocos recursos económicos, con la que está cayendo tendrá menos. Si hasta ahora se podía hablar de economía de subsistencia, ahora ya se debe hablar de economía de guerra. Adaptarse o morir en forma de ERE.

viñeta_jr_mora

[Viñeta: J.R. Mora]

¿Qué hacer? Lo típico en el sector es acudir a la subvención pública o al mecenazgo y patrocinio empresarial. Pero en un momento en que las administraciones públicas recortan (o malgastan) y las empresas cierran el grifo, hay que inventarse nuevas fuentes de agua donde seguir bebiendo (léase, tener ideas alternativas y ponerlas en práctica).

Pero, ¿qué tipo de ideas? Para muestra un par de botones: uno internacional y otro nacional. ¿Qué hace el Museo del Louvre para comprar una nueva obra? ¿Qué hace el Ateneu Barcelonès para restaurar parte de sus valiosísimos fondos bibliográficos?

La buena idea del Museo del Louvre

Una vez ordeñadas las vías de financiación usuales (como el mecenazgo de grandes empresas y su propio crédito para adquisiciones), al Museo del Louvre todavía le faltaba un millón de € de los cuatro que necesitaba para comprar una pequeña joya de la pintura renacentista: Las Tres Gracias de Lucas Cranach el Viejo (1531). Para conseguirlo, el museo puso en marcha una campaña de donaciones particulares (para la que incluso se creó una muy completa y potente microsite). Iniciada el pasado 15 de noviembre, tenía previsto su finalización el próximo 31 de enero de 2011. Gracias a la campaña y a la gran movilización conseguida (más de 5.000 donantes), el pasado 17 de diciembre ya se había reunido la cantidad necesaria para comprar la obra, que colgará de las paredes del museo en marzo de este año.  

Comunicacion_del_patrimonio

[Foto: Musée du Louvre]

La buena idea del Ateneu Barcelonès

La institución barcelonesa (que este año celebra el 150 aniversario de su fundación) cuenta con un importante patrimonio bibliográfico; con incunables, manuscritos y obras singulares de los siglos XVI, XVII y XVIII necesitados de una urgente restauración (libros de Petrarca, Góngora, Quevedo, Dante, etc.).

Comunicacion_del_patrimonio

[Foto: Ateneu Barcelonès]

Para conseguir los fondos necesarios, los responsables de la biblioteca han ideado y puesto en marcha la campaña Apadrina un llibre!, que intenta conseguir el apadrinamiento de esos libros, previo pago de la cantidad (o de una parte) necesaria para su restauración.

Comunicacion_del_patrimonio

[Foto: Ateneu Barcelonès]

En ambos casos, los donantes o padrinos reciben algunas ventajas (como figurar en el listado de mecenas del museo parisino o en la caja de preservación del ejemplar apadrinado en la biblioteca barcelonesa). Entre estas contraprestaciones, sin duda la más golosa es la posibilidad de deducir fiscalmente parte de la cantidad donada. Mientras en Francia los particulares se puede deducir el 66%, aquí esa deducción fiscal es sólo del 40%. Un 26% que separa bruscamente el primer mundo del subdesarrollo.

La buena noticia: la idea está funcionando muy bien. Esperemos que casos como los comentados sean capaces de animar y movilizar a otras organizaciones culturales. En el ocaso de la época de la subvención, será una de las pocas formas de sobrevivir. Y ya sabemos como funcionan los mecanismos evolutivos: evolución o muerte.   

Tags: , , , , ,

2 Responses to “Cultura y economía de guerra: buenas ideas para malos tiempos”

  1. […] financiación en el mundo privado? (vale la pena ver los excelentes ejemplos comentados en el post Cultura y economía de guerra: buenas ideas para malos tiempos). […]

  2. […] afrontar restauraciones costosas en tiempos de crisis? Ya comenté hace tiempo que seguramente había que empezar a aplicar nuevas ideas, en las que la esfera privada […]

Deja un comentario