Poniendo hilo a la aguja para regalar verdadera publicidad

Una vez más (¡y ya van unas cuantas!), la estrecha colaboración entre el Museo de Bellas Artes de Bilbao y la agencia Herederos de Rowan vuelve a sorprendernos. Una sorpresa nutritiva que me permite comenzar a pensar que en la publicidad de los museos el irrisorio porcentaje del 1% excepcional (persuasiva, inteligente…) empieza a comerle terreno al restante 99% (plana, aburrida…).

El tándem nos regala ahora un magnífico cartel para promocionar la exposición Balenciaga. El diseño del límite (10 de mayo-26 de septiembre de 2010). Una gráfica realmente exquisita y llena de inteligentes guiños para los entendidos en moda y en la obra del gran costurero (utilizando palabras de Coco Chanel) Cristóbal Balenciaga.

comunicacion_del_patrimonio

El retrato del modista y la información textual se ha bordado sobre la tela que se utiliza para confeccionar los patrones. Pero no sólo eso. Atención al juego tipográfico y al logotipo del museo. Pero tampoco esto es todo. Para los conocedores del diseñador se ha incluido una muestra del «Botón Balenciaga» y el tipo de tela y colores que utilizaba normalmente. Guiño sobre guiño.

Exquisitez e inteligencia. Como se comenta en el blog Yorokobu, un anuncio que les ha salido bordado.

El trabajo conjunto (y continuado en el tiempo) del museo bilbaíno y la agencia publicitaria acalla definitivamente las voces de aquellos que desde los museos españoles creen o/y afirman que sólo se puede/debe informar al público. Sostener esta opinión a estas alturas del partido es continuar aceptando la pérdida de oportunidades. En el caso del museo, perdiendo potenciales visitantes interesados en sus actividades. Algo lamentable si hablamos de museos públicos.  

3 comentarios

Añade el tuyo

Deja un comentario