La llegada de las marcas vivas: el Disseny Hub Barcelona

Como era previsible, la nueva tendencia de diseño de marcas visuales vivas ha acabado por aterrizar en nuestro país. Y lo ha hecho desarrollando la identidad visual del futuro museo del diseño de Barcelona: el Disseny Hub Barcelona. Vaya, una entrada triunfal.

El equipamiento se plantea como un espacio abierto, capaz de relacionarse con el exterior de diferentes maneras. De hecho su función es la de recoger, procesar y redistribuir la información, actividades y acciones sobre diseño. Pretende conseguirlo gracias a un ADN formado por cuatro ramificaciones: el Museo, el Escenario, la Investigación y la Acción.

Para responder a esa personalidad múltiple, el estudio laGasulla (Anna Gasulla y Klas Ernflo) creó un sistema gráfico capaz de adoptar formas diferentes. Se parte de una retícula que genera unas piezas en perspectiva isométrica, sobre las que se adapta la tipografía. Estas piezas se combinan entre sí, dando lugar a composiciones formales diferentes pero siempre acordes al sistema gráfico del que parten.

elementos

Una identidad visual que mereció el Grand Laus de Diseño Gráfico, dos Laus Or y un Laus Plata otorgados por la Associació de Directors d’Art i Dissenyadors Gràfics del FAD (ADG-FAD) en su convocatoria de 2009.

aplicacion1

Como en el ejemplo de la identidad visual del Natural History Museum de Londres, lo mejor es ver el vídeo:

9 comentarios

Añade el tuyo

Santi, todos entendemos que esto de las marcas vivas es un filón y algo realmente positivo para este mundo de los logos, pero me surgen algunas dudas: ¿no crees que esto puede llegar a ser un problema para el gran público? Es decir, ¿crees que la gente de a pie puede identificar claramente el logo de un museo si se lo vamos cambiando continuamente? Si ya a veces tiene problemas para identificar ciertas marcas, imaginate la de un museo… ¿No se puede tratar de una aparente contradicción con la idea de que los museos e instituciones culturales tienen que ser plenamente comprensibles para el gran público?
Una última duda: el nuevo logo del MNAC, sería una marca viva, o directamente un “pinta y colorea”?

Yrene, que las marcas visuales sean dinámicas no quiere decir que esto sea un cachondeo. Como en las marcas visuales tradicionales, en las vivas también existe un manual de aplicación (eso que en algunos museos nadie sabe que existe, normalmente castigado en un cajón o criando polvo en alguna estantería) con normas claras de aplicación de todas esas variables en los diferentes soportes. En todos los casos comentados en el conjunto de tres post que hablaban del tema es así. No creo que en ninguno de esos casos (alguno más interesante que otros, también hay que reconocerlo) se pueda llegar a confundir a la gente. Son pequeñas declinaciones que ayudan a enviar esa idea de que detrás existe algo dinámico.
En resumen, una marca viva no tiene nada que ver con la mala aplicación de los identificadores del museo (logo, color, tipografía…) o con alguna pequeña variación de color o tipografía en el logotipo.
Viendo las aplicaciones del nuevo logo del MNAC, está claro que sigue el modelo tradicional. Me imagino que el rediseño no habrá supuesto una gran inversión para el museo. En fin, a veces es difícil convencer a mis alumnos de la importancia de las marcas visuales viendo casos como el del nuevo logotipo del MNAC. Con la de jóvenes diseñadores gráficos que tenemos por aquí (el caso del Disseny Hub Barcelona es la muestra) dispuestos a hacer trabajos realmente memorables… Lo veo y me recuerda al caso Belén Esteban: aunque los aduladores que la rodean le digan que está guapísima después de su tuneado, ahora está peor que antes y con unos cuantos de miles de Euros menos en la cuenta corriente.

No sé, Santi. Está claro que todos estos logos tienen su manual y nada es arbitrario, pero con todo y con eso no me acaba de convencer. Vaya por delante que entiendo la filosofía del logo vivo y que realmente es mucho más atractivo que el logo estático tradicional, pero sigo diciendo: en casos de nuevos museos, donde la imagen de marca no está aún en la retina de los consumidores, ¿seguro que no se produce confusión? Por ejemplo, en la Tate creo que no hay confusión posible: durante años han usado el mismo logo, las cuatro letras potentes, y a hora es cuando han decidido darle vida. Pero en otros casos, donde ya de buen principio presentan logos mutantes, no sé si lo veo claro. Por cierto, buscaré en algún cajón: quizás tengo una sorpresa y me encuentro con una normativa…

Yrene, no sabes la de sorpresas que hay dentro de los cajones de algunos museos: manuales de identidad visual, campañas rompedoras que no pasaron del cartón pluma …
Volviendo con el tema de las marcas visuales: en ningún momento he dicho que las marcas dinámicas sean necesariamente mejores que las estáticas. En esto, como en la comunicación en general, lo que interesa es ser efectivo. Ahora bien, para equipamientos culturales como los museos, con colecciones variadas y actividades siempre en marcha, posiblemente sea una buena opción para proyectar esa imagen de algo en movimiento. Pero por favor, nada de aplicarlo porque está de moda, como solemos hacer por aquí con las innovaciones de por allá.
Por cierto, el famoso logo de la Tate ya nació dinámico junto con el replanteamiento del propio museo. Y está claro que la Tate ya es una marca museística potentísima y reconocida a nivel internacional.
¡Saludos dinámicos!

efectivamente, no se que les sorprende, no hay nada nuevo bajo el sol. ¿Que diría el celebre Cassandre con su identidad visual para Dubonnet? Los sistemas de identidad visual dinámicos existen desde hace muchísimo tiempo y no solo contemplado como algo bidimensional. Ejemplos de identidades dinámicas y evolutivas sobran. Ya lo decía Moles: «Las imágenes sobran, faltan ideas».

Eric,
Cómo habrás observado, en el blog y el portal se habla de comunicación en el ámbito del patrimonio cultural y los museos. Los comentarios sobre marcas vivas se limitan, por tanto, a su aplicación en este ámbito cultural. Por supuesto que los casos comentados no son una novedad si tomas el contexto general, pero sí lo son en el específico.
Por cierto, Cassandre no diseñó el sistema de identidad visual de Dubonnet. Lo que comentas es un cartel (de hecho, tres carteles en uno). Por cierto, uno de los mejores carteles del siglo XX. Sí lo es su logotipo de Yves Saint Laurent, una auténtica joya que todavía se aplica tal cual la diseñó el gran Cassandre. Pero esta es otra historia (del diseño) que no toca ahora.
Sa – Salu – Saludos

Gracias Santi e Irene por tan interesante debate.
Me quedo con que no hay que dejarse cegar por las tendencias y tener claro nuestro objetivo de marca y lo que nos puede ayudar a conseguir ese objetivo de una forma eficaz.
Por cierto, he intentado ver YSL como una marca dinámica y no he sabido verlo ¿hay algún lugar donde apreciar las diferencias?
Un cordial saludo.

Mía, pues tu elección es la correcta y, por tanto, sabia.
En cuanto al tema de la marca de Cassandre para YSL, es normal que no lo veas: no lo es. Yo la ponía en mi comentario a Eric como ejemplo de marca diseñada por Cassandre, para corregir su error de considerar el trabajo que hizo el diseñador ucraniano para Dubonnet (un cartel).
Saludos.

Deja un comentario