Pirotecnia digital: Google & Museo del Prado

 

Hace unos meses, concretamente el pasado enero, se presentó a bombo y platillo el proyecto conjunto entre el gigante digital Google y el Museo Nacional del Prado: “Obras maestras del Prado en Google Earth”. Las 14 obras maestras de la pinacoteca madrileña en súper alta resolución (cerca de 14.000 megapíxeles) disponibles en Google Earth, lo que permite un efecto zoom realmente espectacular al acercarse a detalles que son directamente imperceptibles para el ojo humano en las habituales condiciones de exposición de este tipo de obras maestras.

Sólo basta seleccionar El Descendimiento del pintor flamenco Roger van der Weyden para apreciar lo que esas fotografías digitales permiten saborear desde casa. ¡Realmente impactante!

comunicacion_del_patrimonio

comunicacion_del_patrimonio

comunicacion_del_patrimonio

 

Hacerlo con El jardín de las Delicias de El Bosco es directamente una locura, muy recomendable por cierto.

Un esfuerzo loable aunque efímero como los fuegos de artificio. Impacta por la espectacular calidad de las reproducciones, pero aporta bien poco desde el punto de vista cultural. De acuerdo que facilita un acceso de extraordinaria calidad a  un conjunto de obras de arte, universalizándolas y democratizándolas. También de acuerdo que abre el camino para la colaboración entre el mundo de los museos y las empresas tecnológicas. Pero podía y debía haber sido mucho más ambicioso.

Si esas fotografías se hubiesen acompañado de un proyecto hipermedia divulgativo, que permitiese al internauta un conocimiento al detalle de cada una de las obras seleccionadas, sin duda hubiese alcanzado el grado de excelencia de proyectos similares como el Oeuvres à la Loupe del Museo del Louvre, superándolo en espectacularidad.

La realidad es bien otra, ya que lo único que las acompaña ahora es una ficha identificativa y un muy básico texto informativo (de hecho, la misma información disponible en la ficha correspondiente de la casa virtual del museo).

Una vez más me temo que ha sido una oportunidad perdida por el Prado para profundizar en las bondades de la comunicación digital online. De hecho una ocasión única ya que ha sido el primer museo internacional en asociarse con la empresa de Silicon Valley.

Desde luego no lo ha sido si se analiza desde el punto de vista de las Relaciones Públicas, ya que la noticia se publicó en medios de comunicación y blogs de los cinco continentes. Eco mediático que sin duda ha posicionado al Prado como la avanzadilla de la aplicación de la tecnología digital en el ámbito museístico. En resumen, un gran acierto estratégico basado en la pirotecnia digital.

8 comentarios

Añade el tuyo

Santi, al menos con este proyecto quizás se consigue que los que no sienten la llamada del arte/de los museos se interesen por verle las arrugas a la Virgen María. Por algo se empieza… Poco a poco quizás lleguemos al nivel de Francia (un dia podrías hacer un post «sociológico» para intentar saber por qué los franceses van tanto a los museos). De momento, algunos nos conformamos con imitar el Museo del Prado, conscientes de que esto no es la panacea, pero son pequeños pasos que creo conviene dar.

Sí, valoro el proyecto, pero me sabe a poco, a muy poco. Teniendo en cuenta que se trata del buque insignia de la museística española, debería ser un referencia de máximos para el resto de los museos. Si museos de la importancia del Prado son incapaces de hacerlo la lectura rápida para los demás es que nadie más puedo hacerlo.
Al final, se van dando pequeños pasos, pero son tan cortos y lentos que la distancia con lo que se hace en otros países deja de ser preocupante para ser lamentable. Por eso me temo que llegaremos al nivel de Francia cuando Carla Bruni llegue a la presidencia de la República como cabeza de lista del PS.
Por cierto, y después de verle las patas de gallo a la Virgen María ¿qué?

Pues después de verle las patas de gallo, algunas pensamos que no estamos tan mal… Es broma. Tienes razón, pero es lo que tenemos y quizás es lo que nos merecemos. Yo pienso de todas formas que si alguien no conocía las obras del Prado, ahora con la publicidad de Google a alguien le puede picar el gusanillo de ir a verlas en directo, o buscar más información si lo que le dice la ficha le sabe a poco. También podemos ser pro-activos y buscarnos nosotros la vida, y no que nos lo den todo tan masticadito, no? Por otra parte, es una gozada ver tan de cerca esas obras, ya que las limitaciones físicas en el espacio real son tremendas (el magnífico cordón de terciopelo del Jardín de las Delicias no tiene desperdicio).

Yrene, me encanta que seas tan positiva (¡yo creo que soy muy negativo!). Dudo que a la gente le pique el gusanillo de ir a ver las obras gracias a esas súper imágenes. Incluso puede pasar todo lo contrario, que ante la posibilidad de ver hasta el más mínimo detalle de las obras piensen que ya no es necesario desplazarse físicamente al Prado. En fin, hipótesis que habría que comprobar conociendo la opinión de la gente. Yo prefiero pensar que son formas de consumo complementarias. Para ver la parte física del Jardín de las Delicias Google Earth, para ver su aura, su alma el Prado.

Deja un comentario