Museum Lab: un laboratorio de experimentación multimedia

¿Cómo avanzar realmente en la aplicación de elementos de mediación multimedia sin testarlos con el público? ¿Cómo hacerlo en un museo sin que se generen problemas? Creando un laboratorio.

comunicacion_del_patrimonio3

Museum Lab es eso: un laboratorio creado en Japón hace ya tres años por iniciativa del Museo del Louvre y la empresa nipona Dai Nippon Printing (DNP). Un espacio expositivo nacido con la voluntad de experimentar con nuevas y sofisticadas  plataformas y dispositivos museográficos multimedia a partir de una o varias obras cedidas por el museo parisino (desde Un carabinier de Théodore Géricault o La Vierge au lapin de Tiziano hasta los actuales retratos egipcios del siglo II aC).

Mientras el museo elabora los contenidos científicos y divulgativos que fundamentan las seis presentaciones programadas (realizadas entre el 2006 y el 2009) y cede sus obras para que las disfruten los habitantes de Tokio, la empresa moviliza sus competencias y herramientas tecnológicas aplicándolas en diferentes programas multimedia.

En las seis exposiciones se han aplicado nuevas herramientas de mediación multimedia, que han podido ser verificadas por el público visitante en una situación de mediación cultural real. Sin duda la mejor forma de captar las reacciones y conocer las opiniones de uno de los protagonistas esenciales del proceso de mediación: el usuario.

En la mayoría de esos dispositivos multimedia se ha intentado conseguir la semi-transparencia o la transparencia total, para que el visitante pueda interactuar con ellos de forma fácil e intuitiva, sin sentir la opresión que muchas veces generan este tipo de elementos. Etiquetas RFID de trasmisión inalámbrica que transmiten a las audio-guías los contenidos de forma simultánea e individualizada. Pantallas táctiles Ubiq´window que se activan con sólo pasar la mano por delante de ellas. Espacios inmersivos en 3D tipo CAVE que permiten introducirse físicamente en la obra, descubriendo así su composición y perspectiva. Guías multimedia (PC tablets o smart phones) que explotan la Realidad Aumentada (la superposición de imágenes de síntesis sobre el objeto real) presentado de forma sorprendente y atractiva determinados aspectos de las piezas expuestas.

comunicacion_del_patrimonoio-1

Una vez más, una feliz idea del Louvre.

Por cierto, busco mecenas que desinteresadamente me sufrague una expedición a Tokio para conocer in situ Museum Lab. Abstenerse antiguos responsables del Palau de la Música Catalana.

7 comentarios

Añade el tuyo

Santi, i la idea és que algun o varis d’aquests dispositius s’incorporin al museu (el Louvre o en d’altres), o no? Tot plegat queda només en un experiment de laboratori? I els usuaris són simples ratolinets curiosos? Ei, no és una crítica, la iniciativa és fantàstica! (merde, toujours les français! Ils sont tellement bons..!)

La resposta és afirmativa. Però si vols saber més hauràs d’esperar una mica, després de la pausa publicitària. Tinc un segon post sobre el tema que ja està al forn.
Per cert, jo vull ser un d’aquests ratolinets. Jo vull visitar una d’aquestes exposicions! Què vols ser la meva mecenes?

Ah, d’acord! Esperarem la segona edició! Fes-ho ràpid, que los fans estamos ansiosos! I d’això de ser la teva mecenes: dilluns vaig a comprar els números de la loteria de Nadal. Si me toca, ves ensayando cómo usar los palillos y empieza a aceptar el sushi como animal de compañía…

Vaja, vols dir que tot depèn de la lotería de Nadal? ¿Es que no hay al otro lado de la pantalla algún lector o lectora procedente de la clase patricia de este país? Alguien capaz de pagar una expedición científica a Japón con el único interés de que avance la ciencia.
Si de cas jo també compraré uns números de la loteria…

Santos, ya veo que cada vez más te apuntas al bando del arte interactivo y hacía una total participación del «usuario»… que es usuario y es autor, y que olvida del autor primigenio. Saludos

Pero Héctor, si yo siempre he estado del bando del visitante (eso sí, sin olvidar en el proceso de mediación el papel protagonista del arte). Y siempre he defendido la utilización de las TIC. Eso sí, siempre que sean el mejor medio para llegar de forma efectiva al visitante. No por moda u obligación. Muchas veces es más efectivo (y, por tanto, suficiente) un buen dibujo que una recreación virtual de última generación.

Deja un comentario