Tic, tic, tic: la ciencia ficción llama a la puerta del patrimonio cultural

  comunicacion_del_patrimonio1

«He visto cosas que vosotros no creeríais”, decía el replicante Roy Batty en Blade Runner.

Ya comenté hace tiempo que, viendo experiencias como la del Museo Archeologico Regionale de Agrigento (Sicilia), donde Cicerobot, un robot guía acompañaba a los visitantes por alguna sala del museo, se podía imaginar un futuro donde clones de R2-D2 o C-3PO nos guiarían por los museos, monumentos, yacimientos arqueológicos…

Si aquella historia era más experimentación científico-técnica que realidad, ahora, viendo otra experiencia robótica ya no tengo dudas: el futuro ya está aquí, llamando con insistencia a la puerta del patrimonio cultural.

La Cité des Sciencies et de l’Industrie de la Villette (París), gracias al evento sobre cultura digital Futur en Seine, ha puesto en marcha, de la mano de la start-up especializada en Inteligencia Artificial aplicada a la robótica Gostai, el llamado Robot Touriste.

El robot turista, con autonomía total, puede ser controlado en tiempo real desde cualquier parte del mundo gracias a una interfície web, permitiendo la visualización de los espacios y objetos que tiene delante. En la siguiente dirección puedes ver una batería de vídeos sobre el aparatejo: <http://fes.gostainet.com/video/>

comunicacion_del_patrimonio-1

Por cierto, ¿qué pasa con los diseñadores de robots? Por lo visto resuelven magistralmente la parte funcional, pero ¿qué pasa con la formal? Me miro el susodicho y parece una especie de cafetera gigante con ruedas salida del estudio de Philippe Starck en un mal día del genio francés…sólo falta George Clooney y su caidita de ojos luchando por un ristretto… 

 comunicacion_del_patrimonio-2

 

En fin, ya me imagino jugueteando desde casa con el robot, intentando partirle los tobillos a algún japonés descuidado por las salas del Prado.

¡No, si está claro que al final soñaremos con ovejas eléctricas!

2 comentarios

Añade el tuyo

Me encantó ese museo, estuve toda la mañana visitándolo (vaaleeee, tocando botoncitooos xD). Las pocas veces que he viajado por ciudades de Europa, me he parado en sus museos de la ciencia. El Nemo de Amsterdam también hace acciones divulgativas muy interesantes. Quizá no tan de «replicante», por eso 😛

bZoZ!

Zonya, me encantan los buenos museos de ciencia. Cómo dices, te puedes pasar el día tocando botoncitos que te ayudan a entender muchas cosas. Pero sólo cuando apretar un botón sirva para una mejor comprensión de unos determinados contenidos, no sólo para divertirse. ¡Qué sólo para divertirse ya tenemos Port Aventura!

Deja un comentario