Monna (€) Lisa: unos minutos para la publicidad

Y si es popular y además la SGAE no puede reclamar derechos de autor (me imagino que sabrán que Leonardo murió hace muchos, muchos años…) el maravilloso mundo de la publicidad tenía que servirse de ella. ¡Pobre Lisa, los flashes la están quemando!

 

Y en la publicidad hay de todo: gente muy creativa y otra que no sabe ni que es eso, los vampiros de la creatividad. No inventan nada, sólo se preocupan por clavar sus afilados colmillos para conseguir un bocado fácil, rápido, de fast-food vaya.

 

Y en muchos casos ese algo son las imágenes de obras de arte icónicas, un muerdo que debería paladearse como las esferificaciones de mi paisano Ferran Adrià, masticando y ensalivando con esmero. En el top three: El nacimiento de Venus de Botticelli, La Creación de Adán y el David de Miguel Ángel, y, ¡sorpresa!, la Monna Lisa.

 

Hace tiempo que busco y rebusco y todavía no he encontrado un anuncio que la utilice de forma inteligente. Como muestra de la gansada o la simpleza, un botón de entre los cientos de botones que servirían para ilustrar a aquellos condesdráculas de la publicidad.

comunicacion_del_patrimonio__14

Deja un comentario