Monna (€) Lisa: la imagen en venta

Comunicacion_del_patrimonio

[Foto: Miradas desde la copa]

Popularización, masificación y, para cerrar el círculo virtuoso: comercialización. Formar parte del star-system tiene estas cosas: cuando algo es conocido vende, se llame Paquirrín o Monna Lisa.

Como en todo lo demás, el caso de Lisa es extremo. Existe desde hace ya bastantes años una auténtica giocondomanía, con sus adictos/adeptos (entre los que me cuento) y sus gurús, como Jean Margat, propietario de la mayor colección del mundo en gadgets producidos con la imagen leonardesca.

Y ser la imagen más globalizada y mediática del mundo tiene sus pros y sus contras. Si, por regla general, el propietario de la pieza en cuestión produce un merchandising donde la inteligencia, la clase y el respeto por la obra de arte suele ser la tónica general (ver aquí lo que hace el Louvre); también lo es que está expuesta a quincalleros, capaces de comercializar artefactos de lo más curioso o, en el peor de las casos, de lo más lamentable.

 

comunicacion_del_patrimonio__13-2

 

[Foto: Miradas desde la copa]

Acompañando este post puedes ver dos de mis últimas capturas (en la cacería me ayudó una buena amiga): una Monna Lisa con ojos de mosca y un escaparate de una óptica madrileña (¿será por aquello de su penetrante mirada que te persigue allá donde vayas?).

4 comentarios

Añade el tuyo

Sí hombre, ¡y viva Zapata!
Ya me quedó claro que eres un peligro público para los museos. Si quieres toquitear tendrás que ir al CosmoCaixa. Ese es tu espacio natural.
Tranqui, que ya tocará hablar del aura, de W. Benjamin y bla, bla, bla.
Por lo pronto hago un llamamiento global:
Museos del mundo, tengan cuidado con el individuo que se hace llamar Héctor Iván

Pero bueno, ¿cómo que elitista? ¿cómo que romántico?
En fin, lo tomaré como un piropo viniendo de un populista bolivariano …

Deja un comentario