He tenido un sueño

retratomateos1

Que el post inaugural de este nuevo blog comience parafraseando las míticas palabras de Martin Luther King puede parecer un punto pretencioso por mi parte, pero como veréis se adapta como anillo al dedo a mi filosofía del papel que deberían tener las riquezas patrimoniales en nuestra sociedad.

 

Durante una reparadora siesta, he soñado que mis alumnos, cuando les preguntaba si visitaban asiduamente museos, archivos, monumentos o yacimientos arqueológicos, no me miraban con cara sorpresiva y condescendiente como si no me hubiese tomado la medicación el día antes, cuchicheando entre ellos: «¿cómo se le ocurre a éste preguntar semejante tontería? » y respondiéndome a coro: «¡Por supuesto que lo hacemos! El día después de una noche de juerga y desenfreno siempre visitamos algún museo para reequilibrar nuestras neuronas».

 

He soñado que mis familiares y amigos, la mayoría integrantes de eso que se conoce como gran público o público general, estarían esperando como agua de mayo mis propuestas culturales para los fines de semana. Incluso he soñado los problemas logísticos que me generaría la gestión de un grupo de más de veinte personas. He soñado que sus caras durante una de esas visitas no serían de aburrimiento o de apatía, que sus ojos no traslucirían el temor que vivía cuando aquella profesora de métodos pedagógicos franquistas me preguntaba la tabla de multiplicar, mientras sujetaba con su mano leñosa una regla de aluminio alemán con la que se daba golpecitos, cadenciosos y uniformes, sobre la palma de su otra mano.

 

Por supuesto, he soñado que los niños y niñas que nos acompañaban tendrían adaptaciones para pasárselo bien aprendiendo, y que algunos amigos y amigas con algún tipo de discapacidad también tendrían los contenidos adaptados a sus necesidades.

 

En resumen, era un sueño donde todos, jóvenes y mayores, con estudios y sin estudios, com más o menos capacidades, disfrutaban de nuestro patrimonio cultural. Por desgracia, una inoportuna llamada de mi operador de Internet ofreciéndome la velocidad de la luz para mi conexión me ha despertado…

 

Post-post: Evidentemente, si compartes este sueño aquí tienes tu blog. Como dice Macaco en su canción-himno Moving : “Tiempos de pequeños movimientos / movimientos en reacción, una gota junto a otra hace oleajes; luego mares, océanos / Nunca una ley fue tan simple y clara: acción, reacción, repercusión. Murmullos se unen, forman gritos: juntos somos evolución”.

9 comentarios

Añade el tuyo

¡Gracias Carlos! Ya sabes que tú tienes mucha culpa de que mis huesos hayan acabado en un portal virtual.

Gràcies Anna. De fet, quan acabi amb les jornades de Madrid la meva intenció es anar comentant casos.
Una abraçada ben forta!

Una abraçada y muchisimos agradecimientos:
por «abrir una ventana» y dejarnos mirar
por atreverte a compartir con «nos» uno de tus sueños
por ayudarnos con futuras propuestas culturales (lo prometido es deuda!!)
Felicidades y buen trabajo

¡Gracias Alejandra! Abro la ventana, la puerta y lo que haga falta si del otro lado hay alguien que mire con curiosidad.
Un fuerte abrazo.

Deja un comentario