Miradas aumentadas sobre la Realidad

18 de mayo, 2017

Realidad Virtual

“La Realidad Aumentada es la viagra de la Interpretación del patrimonio.”

Ricardo Siri ‘Liniers’ Historietista

Marcelo Martín Arquitecto y referente teórico de la difusión cultural del patrimonio

La autora de las Meninas, una distopía muy actual

16 de mayo, 2017

“No es una historia inimaginable

ni resulta tan inverosímil”

Ernesto Caballero

Las Meninas

La autora de las Meninas es la obra de teatro que todo el colectivo vinculado con la gestión del patrimonio cultural y con la Historia del Arte y las Humanidades debería ver.

¿Una comedia distópica o una comedia actual?

Aunque su autor y director, Ernesto Caballero (director del Centro Dramático Nacional), habla de su obra como de una sátira distópica situada en la España de 2037, yo diría más bien que se trata de una tragedia de actualidad. Nada de viajar a 2037, basta con quedarse incómodamente en 2017.

En aspectos como el del papel y la valoración de la Cultura y por extensión, del arte y del patrimonio artístico, la política del partido en el gobierno en ese 2037, Pueblo en pie (Podemos y variantes), representado por la directora del Museo del Prado (o mejor, la comisaria política del Museo del Prado), no difiere mucho de lo que viene haciendo Barcelona en Comú desde el gobierno de Barcelona. El papel e interés de los otros partidos es bien conocido.

Las Meninas

Sólo un ejemplo, sólo uno, para que se entienda lo que para mí es una dolorosa crítica: ¿ha cambiado algo en la gestión del Park Güell desde que asumió el poder municipal el tándem Colau-Pisarello hace ahora dos años? Se criticó hasta la saciedad al anterior gobierno de Trias, pero, hoy por hoy, se sigue regulando el acceso y cobrando entrada para acceder al parque público.

La Cultura interpreta un papel de secundario para nuestros partidos políticos, pero también lo es para la sociedad en su conjunto: hay una escasa valoración social de la Cultura. Para la gente no vinculada a ella, sigue siendo una actriz de reparto.

Sólo un ejemplo, una vez más doloroso, sobre esa falta de empatía por la Cultura: pocos, muy pocos, son los que se preocuparon cuando el Museu Nacional d’Art de Catalunya (museo de titularidad pública), cerró un día para celebrar un evento privado (la famosa boda india). Una mayoría social aceptó sin problemas la perversa versión oficial pergeñada desde el museo: se había cerrado el museo, pero gracias a ello se podría comprar una obra para la colección y se compensaba con puertas abiertas dos días. Perverso, mezquino; pero efectivo: la mayoría de gente con la que hablé o he hablado del tema, lo aceptaba sin problemas.

El autor y director de la obra se pregunta si, llegado un punto de grave crisis económica, con una Unión Europea desparecida y una España con la peseta de vuelta, se aceptaría socialmente la venta de Las Meninas para salir de esa situación de emergencia nacional. Por los indicios que llevo viendo los últimos años, no hay duda de la respuesta. Y me preocupa, me entristece y me rebela a partes iguales.

Una obra para disfrute de los historiadores del arte

La obra está plagada de guiños a la Historia del Arte. Para no hacer ningún spoiler, me limitaré a comentar que las posesiones que sufre la monja copista son geniales e hilarantes. Sor Ángela Romo Ruiz (Carmen Machi) está sublime.

Las Meninas

[Fotos: David Ruano]

No deja títere con cabeza para evidenciar la egolatría de muchos creadores de vanguardia. Y tampoco para criticar la banalización de la experiencia artística, convertida en puro evento mediático dirigido a un consumo masivo.

También hay un mensaje para los futuros graduados en las diferentes opciones que ofrecen las humanidades: aunque uno sea una eminencia, hay muchas probabilidades de acabar como vigilante nocturno de un museo. Una cruda y lamentable realidad que no te convierte en un ser indigno: el vigilante de seguridad, becario en prácticas del grado de Humanidades, actúa y se siente como un historiador del arte mientras le ofrece sus “clases nocturnas” a la monja copista. Se dedicará a dar vueltas y más vueltas por las salas vacías del museo, pero esos conocimientos, esas ganas de compartirlos, nadie se los podrá arrebatar. Nadie.

Si la gente vinculada a la Cultura no somos más exigentes, si no somos capaces de convencer a la sociedad de su importancia, la venta de las Meninas dejará de ser el centro del argumento de una obra de teatro.

Un momento, un momento, me asalta una duda: ¿Las Meninas expuestas en el Prado son las que salieron de los pinceles de Velázquez? En la era de la posverdad, toda mentira es verdad…

Edificios falleros & Museos. Una herencia envenenada para Barcelona

15 de mayo, 2017

Falles

¿Edificio fallero?

Los edificios falleros son aquellas construcciones pensadas para no perdurar en el tiempo o para aguantar poco más de lo que dura la exposición que los vio nacer.¹

En Barcelona disponemos nada más y nada menos que de tres de esos edificios, a los que se ofreció una nueva vida como museos. Los cito por orden cronológico: el café-restaurante de la Exposición Universal de 1888 (obra de Lluís Domènech i Montaner), el Palau Nacional de la Exposición Internacional de 1929 (obra de Eugenio P. Cendoya, Enric Catà y Pere Domènech i Roura) y el Edificio Fórum del Fórum de las Culturas 2004 (obra de Jacques Herzog y Pierre de Meuron).

Hablo en pasado, porque el Castell dels Tres Dragons de Domènech i Montaner dejó de ser la sede del Museu de Zoologia en 2010.

En cambio, el Palau Nacional es la sede del Museu Nacional d’Art de Catalunya y el Edificio Fórum del Museu de Ciències Naturals de Barcelona. De estos dos edificios falleros es de lo que voy a hablar en este post.

El Palau Nacional: el pastel de la montaña de Montjuïc

El Palau Nacional, un pastiche historicista que debería haber corrido la misma suerte que el Pabellón alemán de Mies van der Rohe² (atendiendo a su valor arquitectónico, en el caso del Palau Nacional de forma totalmente justificada), se mantuvo en pie: era un bonito pastel para coronar esa vista de la montaña de Montjuïc.

Palau Nacional

En 1934, se convertía en la sede del Museu d’Art de Catalunya. Ya entonces se tuvo que intervenir ante la multitud de problemas que ya sufría.

Y desde entonces hasta ahora. Una porción importante del presupuesto del Museu Nacional d’Art de Catalunya se dedica al mantenimiento de un edificio no apto para usos museísticos.

Como dice su jefe del Área de Infraestructuras y Servicios Generales, Xavier Abelló, el edificio es un gran enfermo que crea multitud de problemas de conservación (Dilluns al Museu Nacional, minuto 18:00).

El Edificio Fórum: el triángulo de las Bermudas del Parque del Fórum

Y la misma pauta se puede aplicar al Edificio Fórum. Una estructura no apta para usos museísticos que se ha transformado en museo.

Edificio Fórum

Un edificio que, aunque joven, ya muestra signos de envejecimiento que deberían sonrojar a todo los implicados en su nacimiento. Atención al siguiente texto:

L’edifici del Museu Blau no ha tingut un manteniment adequat des que es va inaugurar, l’any 2004. En concret, s’han identificat un conjunt de patologies que es poden considerar importants en els àmbits següents: làmina d’aigua de la coberta, instal·lació elèctrica general, climatització, estructura general de l’edifici i il·luminació general.

Aquestes patologies fan que l’edifici es trobi en una situació molt precària, tant pel que fa a la climatització adequada de les sales, cosa que pot afectar la conservació de les col·leccions, com a la seguretat bàsica i la funcionalitat del conjunt.

És urgent, per tant, que es prenguin les mesures necessàries per resoldre aquests problemes, amb atenció especial als d’impermeabilització de la coberta i del sistema elèctric.

No sale de mis teclas; se trata de uno de los objetivos estratégicos del Pla Estratègic 2013-2017 del Museu de Ciències Naturals de Barcelona (página 25). Sin comentarios.

Pocos lo reconocerán, pero el traslado del Museu de Ciències Naturals de Barcelona a ese edifico ha sido una de las decisiones más lamentables que se han tomado en los últimos años. Cosa difícil, cuando el catálogo de malas decisiones es amplio.

Un edificio sin luz natural, que convierte el recorrido por el museo en una experiencia como la que algunos hemos vivido en el Zoo de Barcelona visitando la zona de las aves nocturnas.

Museu Blau

[Fotos: Vicente Ramírez Lucas, Museu Nacional d’Art de Catalunya, Illya Kondratyuk, vía Wikipedia y Museu de Ciències Naturals de Barcelona, vía Flickr]

Moraleja

Si Barcelona vuelve a acoger algún evento del estilo de los comentados, que nadie decida salvar un edificio fallero con la excusa de crear o trasladar allí un museo.

Los edificios falleros son y deben ser efímeros. Y deben serlo por el bien de las arcas públicas, que son nuestras arcas.

Los museos se deben hacer en edificios creados ex professo para ellos. Quien quiera conocer un buen caso, que se llegue al Museu Episcopal de Vic de Federico Correa y Alfons Milà.

Si alguien quiere indultar un edificio fallero, que se lo ofrezca a Juan Roig. Para un Mercadona son ideales.

__________________________

¹ Otra de las acepciones de edificio fallero, que no me ocupa aquí, se refiere a la obra de un famoso arquitecto de la tierra de las Falles.

² Curioso artefacto, el Pabellón alemán. Desmantelado en 1930, se volvió a levantar en los años 80. Si los monumentos son zombies (siguiendo al sociólogo Gil-Manuel Hernández Martí), el pabellón de Mies van der Rohe es el monstruo de Frankenstein.

La restauración monumental. Un debate sobre la autenticidad y la ocultación

9 de mayo, 2017

Restauración monumental

“En el fondo, todos llevamos un

pequeño Viollet-le-Duc en el interior”

Jesús Cuartero

Hace ya bastantes años, tantos que ya no recuerdo cuando fue, durante una visita a la Seu Vella de Lleida, paseando por su claustro gótico, maravillándome con sus exquisitas tracerías (soy goticofílico diagnosticado), empecé a fijarme en algo que hasta entonces no me había (pre)ocupado: las piezas realmente góticas eran las menos.

Me volvió a pasar visitando el Conjunto monumental de la Alhambra y el Generalife. En los Palacios Nazaríes, una porción importante de los atauriques y mocárabes me parecieron labrados por cristianos de los siglos XIX, XX y XXI.

Desde entonces es algo que me ha perseguido con mayor o menor intensidad. Tras visitar, hace poco, la Catedral de Notre-Dame de Strasbourg y la Lonja de Valencia, el tema me dejó de perseguir. En esos dos bienes culturales ya me alcanzó, impactando en mis neuronas como un obús.

En esas dos joyas góticas, ambas en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO, no sólo vi el trabajo de una necesaria restauración monumental y conservación, vi algo más.

Se podría decir que la Catedral de Notre-Dame de Strasbourg es una joya de la arquitectura gótica de los siglos XIII-XV, continuada en el XIX, XX y XXI. Yo diría que la mayor parte de las ricas decoraciones y la escultura monumental que la decoran son fruto del trabajo de reconstrucción de los últimos tres siglos.

Estrasburgo

Y atención, no hablo sólo de la escultura que decora sus fachadas, cuyos originales se conservan mayoritariamente en el Musée de l’œuvre Notre-Dame, hablo de toda la decoración típicamente gótica que la tapiza de arriba a abajo.

Normal, teniendo en mente imágenes que permiten ver las afectaciones que tuvo la catedral por los bombardeos durante la Guerra Franco-Prusiana de 1870.

Estrasburgo

En cuanto a la Lonja de la Seda de Valencia, se puede decir que es una espectacular muestra de la arquitectura civil gótica de los siglos XV-XVI, continuada en los siglos XIX, XX y XXI.

Un porcentaje elevado de elementos decorativos y escultóricos del interior y de las fachadas han sido reintegrados en sucesivas restauraciones acometidas a partir del siglo XIX. Basta ver la fotografía de Jean Laurent (1870) para comprobar la inexistencia de almenas en la torre y de tracerías en los ventanales de la Sala de Contratación.

La Lonja

Atención, no dudo que en la casi totalidad de las restauraciones monumentales realizadas en los últimos años, esas reconstituciones sigan fielmente las estructuras originales. Por ejemplo, en la Sala de Contratación de la Lonja de Valencia, con su famosísimo bosque de columnas helicoidales, las piezas reintegradas en las basas lo hacen.

La Lonja

Las restauraciones monumentales van aportando nuevas estratificaciones a los monumentos intervenidos. Nada que objetar, ya que los monumentos son entes vivos que necesitan de una puesta a punto cada cierto tiempo.

Otro cantar es lo realizado siglos atrás, muchas veces convertido en falso histórico. Se pierde la noticia de su ejecución y pasa a identificarse como materia original.

Atención, al decir esto no estoy criticando las restauraciones monumentales del siglo XIX o buena parte del XX. En el momento en el que se hicieron, seguían criterios aceptados en la época.

¿Por qué se oculta esa realidad al visitante?

El principal problema es la nula información que se ofrece al visitante. En poquísimas ocasiones, contadas, he visto materiales de difusión o dispositivos de mediación in situ que dediquen una porción de lo que explican a hablar de esa “vida durante siglos” de monumentos como los comentados. Lo usual es no decir absolutamente nada. Y si se hace, se habla genéricamente de restauraciones, sin especificar gran cosa.

Esa falta de información comporta que los visitantes crean que están visitando unos edificios maravillosamente conservados aún con el paso de los siglos. Y no creo que nadie dedicado a la gestión del patrimonio cultural (que sea mínimamente profesional) quiere engañar a los visitantes.

1914, Catedral de Reims: devastada por las bombas y el fuego durante la I Guerra Mundial. ¿Tan difícil, tan insufrible es ofrecer al visitante fotos como la que viene a continuación?

Reims

Fotos como ésta, permitirían que el visitante tuviera muy presente lo que pasó allí, y, sobre todo, le permitiría saber que la cabeza del famoso Ange au Sourire fue arrancada de cuajo y, como un puzle, recompuesta y recolocada por un escultor en la segunda década del siglo XX.

Reims 02

[Fotos: Fototeca del Patrimonio Histórico, Gallica de la BnF y Miradas desde la copa]

Si la historia vivida y sufrida por el patrimonio a lo largo de sus siglos de vida es un valor más, ¿por qué no se explica esa historia?

Aviso, no me sirve la clásica ocurrencia que alguna vez he tenido que escuchar y soportar estoicamente en boca de algún gestor, de una petulancia insufrible: “el visitante tiene que venir informado de casa”.

Bonus track

Jaume Prat (2017), “Limpiar la escena del crimen”, Arquitectura entre d’altres solucions.

El conjunto monumental del Parque de la Ciutadella. Un pulmón enfermo

1 de mayo, 2017

“Los jardines son a las ciudades,

lo que los pulmones al cuerpo humano”

Josep Fontseré i Mestre (1871)

Parc de la Ciutadella, Google Maps

El Parque de la Ciutadella de Barcelona posee un extraordinario legado patrimonial que permite catalogarlo como parque histórico.

Como explicaba el periodista Toni Pou en “100 anys de ciències naturals”, precisamente ahora se cumple el centenario de la conversión del parque en una referencia de la investigación y divulgación científica.

Pues bien, cuatro de los bienes patrimoniales que representan ese proyecto científico sufren desde hace años una degradación galopante. Me refiero a los antiguos museos Martorell (obra de Antoni Rovira i Trias, 1878-82) y de Zoología (Lluís Domènech i Montaner, 1887-88), el umbráculo (Josep Fontseré i Mestre, 1883-84) y el invernadero (Josep Amargós i Samaranch, 1883-87).

Parc de la Ciutadella, Google Maps 02

En cuanto al primero, el antiguo Museo Martorell de Geología, se trata del primer edificio construido en Barcelona para albergar un museo y del primer museo público de la ciudad. Singularidades que le otorgan un caché que le hace merecedor de un uso museológico digno.

He dicho “antiguo museo”, pero por la información que se puede leer en la entrada no sé si debería decir únicamente “museo”. Concretamente, el museo número 151 del registro de museos de la Generalitat de Catalunya (uno de los regulados por la Llei 17/1990, de 2 de novembre, de museus).

Museu Martorell

Por desgracia para el museo y la museología catalana, hay que hacer caso omiso a la información colocada in situ. 

Si se consulta el registro de museos de la Generalitat de Catalunya, el número 151 no aparece en la lista.

Si se consulta el portal web del Museu de Ciències Naturals de Barcelona, se dice ésto:

Aviso: la visita al centro está cerrada temporalmente al público, excepto la Biblioteca.

Oficialmente ya no es un museo y el acceso no está temporalmente restringido, sino cerrado sin más. Por tanto, nos quedamos con lo de “antiguo museo”.

El proyecto para convertirlo en un museo que explique y presente la historia de las ciencias naturales en Barcelona y Catalunya es eso, un proyecto en estado de hibernación en algún cajón municipal. En el artículo del diario Ara se habla que la propuesta vuelve a salir del cajón. Veremos.

El antiguo Museo de Zoología, construido para ser el café-restaurante de la Exposición Universal, es hoy (y desde el traslado del Museu de Ciències Naturals de Barcelona en 2011 al desagradable y desafortunado Edificio Fórum de Herzog & de Meuron¹) la sede científica del museo por medio del llamado Laboratori de Natura. El portal web vuelve a hablar sobre su situación:

Aviso: la visita al centro está cerrada temporalmente al público en general por motivos de remodelación y acondicionamiento de nuevos espacios para las colecciones del Museo y el centro de documentación, excepto la biblioteca y el acceso a la consulta científica de las colecciones.

Desde hace tiempo, un edificio clave del Modernisme catalán está cubierto parcialmente por una lona protectora. Lo que demuestra que su degradación es evidente y peligrosa.

Museu Zoologia 01

Museu Zoologia 02

El umbráculo está cerrado los fines de semana. Sólo abre de lunes a viernes. Sólo en horario de mañana (de 10 a 15 horas). Bien curioso, porque no creo equivocarme si digo que la mayor afluencia al parque debe ser por las tardes y los fines de semana.

Umbráculo 01

Umbráculo 02

El invernadero no sólo está cerrado temporalmente, como se informa en el portal web del Ayuntamiento de Barcelona, está abandonado. De los cuatro edificios, es el que muestra un estado de conservación más deplorable, casi casi ruinoso.

Invernadero 01

Invernadero 03

Invernadero 02

Haciendo un viaje en el tiempo gracias a Google Maps, se podrá comprobar que en abril de 2011 mostraba signos de envejecimiento, pero no ruina como ahora.

Invernadero 02

Invernadero 01

Seis años de abandono dan para mucho. Interesante la fotografía que viene a continuación. ¿Quién será la persona que recoge los restos del naufragio del invernadero?

Invernadero 04

Visto lo visto, parece más que evidente que el Parque de la Ciutadella padece enfisema pulmonar. Si hay alguien detrás de la pantalla que sienta y padezca por la ciudad, todavía no es tarde para curar al enfermo.

Invernadero 05

[Fotos: Google Maps y Miradas desde la copa]

Ahora bien, mientras vegeta en la UVI, la imagen de los visitantes que pasean por el parque no creo que sea muy positiva cuando pasan por delante de esos cuatro enfermos.

Si los parques son vida, el Parque de la Ciutadella es un zombi.

Seguramente se decida restaurar los edificios en algún momento. Bien.

No obstante, deberíamos pensar muy fuerte y hacernos la siguiente pregunta: ¿es aceptable que por una acto de dejación de sus propietarios, cuando se actúe la factura (con 3% o sin él) que se tenga que abonar sea más elevada que si se hubiesen mantenido en condiciones dignas?

Recordad esta pregunta cuando, en un futuro seguramente no muy lejano, la alcaldesa o alcalde de la ciudad corte triunfalmente la cinta inaugural. Recordadlo, porque en ese momento nadie lo hará.

¹ Estoy trabajando en un artículo sobre el Edificio Fórum y su transformación y uso como equipamiento museístico.

Bonus track

Miquel Àngel Rodríguez-Arias (2016), “Passat, present i futur de la Ciutadella”, Ara, 18/12/2016.

Lascaux, Episodio IV. La copia contraataca

19 de abril, 2017

Hacía tiempo que buscaba un equipamiento patrimonial que me volviese a generar buenas sensaciones, de esas que te hacen volver a creer que se pueden hacer las cosas con excelencia: por fin lo he encontrado en Lascaux. Centre International de l’Art Pariétal.

Lascaux. Episodio IV

Entre las muchísimas cosas que se pueden comentar, me centraré en las tres que más me interesan (por ejemplo, dejo el análisis del magnífico edificio de Snøhetta -a Libe Fdez Torróntegui de reharq* seguro que le interesa-, la gráfica, el merchandise, el despliegue tecnológico, etc. etc.).

Edificio

Sobre la copia de la cueva o la cueva simplemente

A diferencia de la histórica Lascaux II (inaugurada en 1983), ahora se ha reproducido casi la totalidad de la cueva.

Neocueva

Como defensor del original y su aura, he de decir que en un momento dado de la visita a la reproducción me vi comentando con una de mis acompañantes, Yrene Bueno, el detalle del friso de los ciervos cruzando el río. En ese preciso momento me di cuenta que me había olvidado complemente que estaba visitando una copia.

En el caso de Lascaux IV, la experiencia cultural es plena. Aceptando que no se puede visitar el original, la copia lo representa con honores.

Sólo un par de detalles del buen trabajo para conseguir esa inmersión del visitante: dentro de la neocueva la temperatura es la misma que en la cueva (16°C) y la luz está colocada de tal manera que reproduce la incidencia que debieron tener las lámparas paleolíticas en las pinturas (aquí es el único momento del artículo en el que me permito una pequeña observación: para darle más verosimilitud a la iluminación, en algún punto se podría reproducir el parpadeo característico de una llama).

Sobre el uso de la tecnología o el equilibrio entre la mediación tecnológica y la humana

Aunque la presencia de la tecnología es muy relevante en Lascaux, los impulsores del proyecto no han olvidado que un centro así también tiene la obligación de generar empleo.

La totalidad de la visita se hace acompañada de una tablet, pero en la primera parte de inmersión y exploración por la terraza mirador, el abrigo, el camino del descubrimiento y la réplica de la cueva (me sirvo de lo comentado por Manel Miró), el peso lo lleva una persona.

Guía

Sólo un detalle del buen trabajo que realizó la profesional que me acompañó en esa parte de mi “aventura” por Lascaux: como conclusión y despedida, y ante la imposibilidad científica de saber el papel concreto que jugó el arte parietal para sus creadores, nos ofreció algunas de la hipótesis que se han barajado, invitándonos a imaginar la que a nosotros nos pareciese más evocadora. Una forma bella de despedir a un grupo.

En cuanto al despliegue tecnológico, el mejor piropo es que funciona cuando tiene que hacerlo. Dispositivos móviles, Realidad Virtual y Realidad Aumentada al servicio de la mediación cultural.

Tecnología

Sobre el cierre de la Cueva de Lascaux o una acción de Difusión preventiva

Una de mis inquietudes antes de la visita era conocer el tratamiento de un tema fundamental: la explicación de las razones que llevaron al gobierno francés liderado por su ministro de cultura, André Malraux, a cerrar la cueva en abril de 1963.

En El taller de Lascaux se resolvía mi inquietud. El display Un equilibrio frágil explica de una forma muy visual y efectista los problemas que genera la presencia humana en el interior de una cueva como la de Lascaux: aumento de la temperatura, de la humedad y de CO2.

Difusión preventiva

En este punto no quiero olvidar la anécdota que explica uno de los “padres” de la conservación preventiva, Gaël de Guichen. Miembro del equipo que trabajó en la conservación de Lascaux, explica que la forma que tuvieron de hacer entender a la población local que se tenía que cerrar la cueva era utilizando el símil con uno de los productos estrellas del Périgord, el foie. De la misma manera que al abrir una lata de foie en conserva se produce una alteración inmediata en el producto, algo parecido pasaba con la cueva: se había mantenido protegida durante los miles de años que había permanecido sellada, pero con graves afectaciones desde que se había abierto al público, que la visitó masivamente entre 1948 y 1963. Llegado este momento, tengo que confesarme: albergaba la esperanza que esa fuese la forma de explicárselo al visitante.

Vaya en la siguiente foto mi homenaje a Gaël de Guichen y al magistral símil de la lata de foie.

Gaël de Guichen

En conclusión

Lascaux. Centre International de l’Art Pariétal es, sin ningún género de dudas, el centro de referencia de la presentación del arte parietal paleolítico.

Si en su momento ya recomendé a los interesados en museografía, museos y patrimonio la visita a la Vall de Boí para conocer el mapping Taüll 1123, ahora recomiendo la visita al centro de Montignac.

Un profesional con inquietudes y, por tanto, que quiera estar al día, debe visitar Lascaux. Centre International de l’Art Pariétal. 

En mi caso, hacía mucho tiempo (demasiado) que no recordaba ser tan feliz visitando un equipamiento patrimonial. He de reconocer que también tienen su parte de responsabilidad las dos personas que me acompañaron: Yrene Bueno y Manel Miró. Vaya mi agradecimiento a los dos por aceptar mi propuesta con entusiasmo.

Lascauxfolie

[Fotos: Snøhetta y Miradas desde la copa]

En vista de la magnífica experiencia, está claro que habrá que visitar la Caverne du Pont d’Arc, el otro gran proyecto francés de presentación de una cueva con arte parietal, en este caso de la Cueva de Chauvet.

Con sólo investigar un poco en su web dan ganas de hacerlo mañana mismo.

DCIM100MEDIADJI_0084.JPG

[Foto: Caverne du Pont d’Arc]

Por ahora me conformo con el documental de Werner Herzog “La cueva de los sueños olvidados”.

Bonus track

Le Monde (2017), “Les merveilles de Lascaux. Du chef-d’œuvre à la réplique intégrale”, marzo.

Manel Miró (2017), “Lascaux IV, el triunfo de la réplica”, Raining Stones. Interpretar el patrimonio.

Para los lectores que no puedan viajar hasta Francia, pueden conocer la Cueva de Lascaux gracias a la visita virtual disponible aquí. ¡Buen viaje al paleolítico!

Una última observación: en el viaje virtual se puede acceder al Pozo (con la única representación humana de todo la cueva) y al Divertículo de los Felinos (con grabados), que no se han podido reproducir físicamente por su poca accesibilidad (el arte parietal del Pozo sí se reproduce en El Taller de Lascaux).

Difusión preventiva, la adaptación a los nuevos medios

14 de abril, 2017

Para reflexionar sobre los retos de futuro de la Difusión preventiva ante el empuje imparable de la tecnología, con una buena dosis de humor.

Dan Cretu Difusión preventiva

[Imagen: Dan Cretu]

Cuando el museo se convierte en sala de fiestas

12 de abril, 2017

Rijskmuseum 04

Los museos también se dedican a la restauración

Jordi Padró

Hace ya más de tres años, al hilo de la (tristemente) famosa boda en el MNAC, escribía el post La desaparición de la líneas rojas en la gestión de los museos, y me hacía una serie de preguntas, entre la que estaba la que sigue:

Si una empresa, institución o particular con posibilidades (económicas) se enamora de la sala del Ábside de Sant Climent de Taüll ¿el museo la cerrará por unos días para que se celebre un acto privado?

Ahora, ya tengo un magnífico (pero lamentable) ejemplo para ilustrarlo: la otra noche, el Rijskmuseum de Ámsterdam alquilaba sus salas para que Vogue celebrase una fiesta privada. Las salas en las que se exponen obras maestras de Vermeer, Rembrandt, Hals y Cia., ocupadas por mesas, sillas y la alegría de la vida de una fiesta de este estilo.

Rijskmuseum 01

Rijskmuseum 02

Rijskmuseum 03

[Fotos: Reiner RVDA]

Las imágenes hablan por sí solitas. El vídeo, que he conocido gracias a Rosario Fontova, lo redondea.

Sólo faltaba la clásica bola discotequera colocada encima de la Ronda de noche

Gracias a este caso, dos colegas (Damià Amorós y Alberto Velasco) me ponen sobre la pista de otro ejemplo: la noche del 23 de mayo de 2014, se celebraba una cena en las salas del Museo Diocesano Barbastro-Monzón.

Museo Diocesano Barbastro-Monzón

[Foto: Museo Diocesano Barbastro-Monzón]

Una vez más, la imagen “habla”. Invitados y sillas peligrosamente cercanas a las obras expuestas…

¿Dónde queda la conservación preventiva de las obras expuestas?

¿Dónde queda la verdadera misión de los museos?

Cuando el dinero o la política entran por la puerta del museo, su misión, decoro y profesionalidad saltan por la ventana.

¿Qué puede pasar?

Gracias al “soplo” de Celia Guilarte, puedo ilustrar una de las consecuencias directas de este tipo de eventos: que alguna pieza se dañe. Es lo que pasó el 10 de diciembre de 2015 en el British Museum. Un camarero rompió un dedo de la Venus de Townley.

Los titulares, demoledores:

“How the Townley Venus’s thumb was knocked off at the British Museum”, The Art Newspaper, 26/10/2016

“Hapless caterer knocks thumb off Roman statue in British Museum accident”, The Telegraph, 26/10/2016.

“Venus Loses Thumb in Encounter With Caterer (but She Has It Back)”, The New York Times, 27/10/2016.

“Una Venus del British Museum, dañada por un camarero”, ABC, 27/10/2016.

Un pequeño detalle: la noticia no trascendió a los medios de comunicación hasta casi un año después. ¿Cómo es posible? Fácil: el museo lo intentó ocultar.

Algo insólito, pues cualquier responsable de comunicación mínimamente profesional sabe que este tipo de cosas es mejor no ocultarlas, ya que es más que probable que, tarde o temprano, se acaben filtrando a la prensa o en alguna red social.

Al hilo de este último comentario: ¿algún museo que se quiera confesar?

Ampliación. Más casos

Gracias a Jordi Padró, me llegaba la noticia que el pasado 31 de marzo, la Societat Catalana de Pneumologia celebraba su cena de gala de la XXXV Diada Pneumològica en las salas del Museu de Badalona.

02

[Foto: BCIN]

La imagen, una vez más, lo dice todo.

Me sorprende y mucho que el propio museo no tenga empacho en publicarla en su propio perfil en Twitter. Hacerlo implica muchas cosas. Muchas.

Museu Badalona

He de reconocerlo, nunca imaginé que llegaría a ver algo así. Ayer, Demian Ramos me informaba de la fiesta de Louis Vuitton en el Musée du Louvre. La cena se celebró en la Salle des Etats. De fondo, la Monna Lisa.

Sala de los Estados

[Foto: Wallpaper, vía Instagram]

Es una imagen demoledora: el museo francés por excelencia, su sala más emblemática, convertida en un restaurante.

Carlo Mazzoni, via Instagram

[Foto: Carlo Mazzoni, vía Instagram]

Una cena presidida por el presidente-director del museo, Jean-Luc Martínez (Wallpaper). Y por Mme Gherardini, bien sûr.

¿Una realidad aceptada?

No le debería haber hecho caso: Boro me envió una secuencia de fotos de eventos realizados en salas de museos de todo el mundo, indicándome que con solo hacer una búsqueda en San Google, tendría multitud de ejemplos.

Así es. Entre esa ingente cantidad de casos, hay uno que me gustaría comentar: el British Museum. No sólo se han hecho y se hacen este tipo de eventos (con las consecuencias arriba explicadas), sino que se comercializan sin ningún reparo. Por ejemplo, la Sala 17 del museo, que conserva el Monumento de las Nereidas, se puede alquilar para celebrar una fiesta.

Room 17

British Museum 01

[Fotos: British Museum]

No hay problema en hacerlo, ya que se publicita en el apartado Event spaces del portal web corporativo del museo.

Luego este tipo de cosas se aceptan. ¿Es así?

The Metbnb. Una broma con fundamento

El pasado 1 de abril, Hyperallergic publicaba el artículo In Effort to Cover Deficit, Metropolitan Museum Partners with Airbnb to Rent Period Rooms, en el que anunciaba la colaboración de el Metropolitan Museum con Airbnb: el museo, necesitado de ingresos, alquilaría sus habitaciones históricas.

20BREUER-master768-xxxx-720x480

[Imagen: Hyperallergic]

Aunque se trataba de una broma del “April Fools’ Day”, la verdad es que planteaba una interesante reflexión: si se siguen recortando o directamente eliminando las asignaciones públicas a los museos, estos se verán obligados a aceptar cosas simplemente inimaginables como la de la broma. Como decía el replicante de Blade Runner, veremos cosas que no creeríamos: ¿un paseo por Central Park en un carro etrusco del siglo VI aC? (joint venture del Met con Uber).

Bonus track

Maria Palau (2017), “Ni de conya al museus”, El Punt Avui, 25 de marzo.

Addenda

Artículo publicado originariamente el 11 de marzo de 2017.

Este artículo no sería posible sin la colaboración de una serie de personas. Yrene Bueno me informó del caso del Rijksmuseum, que sirvió de detonante para redactarlo. Alberto Velasco, Damià Amorós, Jordi Padró, Celia Guilarte, Karmele Barandiaran, Demian Ramos y Boro me han informado de la mayoría de casos que me permiten ilustrarlo. A todos ellos, gracias.

Mirar en el museo del siglo XXI. Las miradas de Eduardo Salles y de Rafael Argullol

7 de abril, 2017

Miradas_desde_la_copa

Cinismo ilustrado, Eduardo Salles

“Quien escuche una opinión semejante rápidamente alegará que hemos sustituido la cultura de la palabra por la cultura de la imagen, el argumento favorito cuando se conversa de estas cuestiones. De ser así, habríamos sustituido la centralidad del acto de leer por la del acto de mirar. Surgen, como es lógico, las nuevas tecnologías, extraordinarias productoras de imágenes, e incluso las vastas muchedumbres que el turismo masivo ha dirigido hacia las salas de los museos de todo el mundo. Esto probaría que el hombre actual, reacio al valor de la palabra, confía su conocimiento al poder de la imagen. Esto es indudable, pero, ¿cuál es la calidad de su mirada? ¿Mira auténticamente? A este respecto, puede hacerse un experimento interesante en los museos a los que se accede con móviles y cámaras fotográficas, que son casi todos por la presión del denominado turismo cultural.

Les propongo tres ejemplos de obras maestras sometidas al asedio de dicho turismo: La Gioconda en el Museo del Louvre, El nacimiento de Venus en los Uffizi y La Pietà en la Basílica de San Pedro. No intenten acercarse a las obras con detenimiento porque eso es imposible; apóstense, más bien, a un lado y miren a los que tendrían que mirar. La conclusión es fácil: en su mayoría no miran porque únicamente tienen tiempo de observar, unos segundos, a través de su cámara: de posar para hacerse un selfie. Capturadas las imágenes, los ajetreados cazadores vuelven en tropel a la comitiva que desfila por las galerías. ¿Alguien tiene tiempo de pensar en la ambigua ironía de Leonardo, o en la sensualidad de Botticelli, o en el sereno dramatismo de Miguel Ángel? Es más: ¿alguien piensa que tiene que pensar en tales cosas?

Paradójicamente, nuestra célebre cultura de la imagen alberga una mirada de baja calidad en la que la velocidad del consumo parece proporcionalmente inverso a la captación del sentido. El experimento en los museos, aun con su componente paródico, ilustra bien la orientación presente del acto de mirar: un acto masivo, permanente, que atraviesa fronteras e intimidades, pero, simultáneamente, un acto superficial, amnésico, que apenas proporciona significado al que mira, si este niega las propiedades que exigiría una mirada profunda y que, de alguna manera, se identifican con los que requiere el acto de leer: complejidad, memoria, lentitud, libre elección desde la libertad. Frente a estas propiedades la mirada idolátrica es un vertiginoso consumo de imágenes que se devoran entre sí. Al adicto a esta mirada, al ciego mirón, le ocurre lo que al pseudolector: tampoco está en condiciones de confrontarse con las imágenes creadas a lo largo de milenios, desde una pintura renacentista a una secuencia de Orson Welles: las mira pero no las ve.

De ser cierto esto, la cultura de la imagen no ha sustituido a la cultura de la palabra sino que ambas culturas han quedado aparentemente invalidadas, a los ojos y oídos de muchos, al mismo tiempo. El pseudolector, que ha aceptado que a su alrededor se desvanezcan las palabras, marcha al unísono con el pseudoespectador, que naufraga, satisfecho, en el océano de las imágenes. La casi desaparición del acto de leer y, pese a la abundante materia prima visual, el empobrecimiento del acto de mirar llevan consigo una creciente dificultad para la interrogación. En nuestro escenario actual el espectáculo tiene una apariencia impactante pero las voces que escuchamos son escasamente interrogativas. Y con bastante justificación puede identificarse el oscurecimiento actual de la cultura humanista e ilustrada con nuestra triple incapacidad para leer, mirar e interrogar. (…)”

Rafael Argullol, “Vida sin cultura”, El País

El cómic entra en el museo de arte. Por favor, que no lo haga como el cartel

2 de abril, 2017

Mono

[Foto: Miradas desde la copa]

Nunca he entendido que los museos de arte que exhiben o hacen exposiciones temporales sobre el cartel, expongan estas muestras publicitarias solamente desde el punto de vista estético, castrando voluntariamente su verdadera función, sin la cual jamás se habrían diseñado: la promocional.

No tendríamos la trinidad de carteles de Ramon Casas para el Anís del Mono, si la empresa de Badalona no hubiese convocado un concurso en 1898 para conseguir un cartel que publicitase su evolucionado producto anisado.

En los museos de arte, la función publicitaria primigenia del cartel casi siempre queda diluida y supeditada a la aproximación meramente esteticista.

Hay pocos artefactos más extraños que un cartel enmarcado, protegido por un vidrio y acompañado por una minúscula cartela informativa.

Photo Pedro Ruiz en Le Devoir

[Foto: Pedro Ruiz, Le Devoir]

Siempre que veo un cartel encapsulado de esa manera, me vienen a la cabeza los museos de ciencias naturales y sus colecciones de coleópteros clavados con paciencia de acupuntor chino en tapetes de terciopelo granate.

No me gustaría que ahora que finalmente algunos museos de arte españoles han puesto el foco en el cómic (el Museo Thyssen-Bornemisza ha sido el pionero, seguido por ahora por el Museo Nacional del Prado y parece ser que pronto también por el Museu Nacional d’Art de Catalunya), pase algo parecido.

No me gustaría que el cómic fuese exhibido como si se tratase de una pieza de Velázquez. No me gustaría ver expuesto un cómic como si fuera un escarabajo rinoceronte.  

Por otra parte, de la emergencia del cómic se genera una curiosidad: hemos tenido que esperar al siglo XXI para que el cómic franquee las puertas del museo de arte español. Pero al hacerlo, llega tarde a la fiesta: como me comentó irónicamente Carles Sora, deberían estar hablando e incorporando ya el cómic interactivo (algo que sí ha hecho un museo de sitio: Un videojuego narrativo para que los jóvenes se enganchen al museo). Pero como dice el refrán, nunca es tarde si la dicha es buena. Aunque la dicha no sea interactiva.

Este post viene al hilo del interesante artículo del periodista cultural Xavi Serra sobre el auge del cómic en algunos museos de arte españoles, El còmic travessa les portes dels museus